Irene Rosales ha abandonado el plató de “Viva la vida” y Kiko Rivera la defiende

Irene Rosales ha dejado claro que no quiere ir en contra de Isabel Pantoja por ser la única abuela viva de sus hijas

Kiko Rivera Irene Rosales
Kiko Rivera Irene Rosales

Irene Rosales no puede más. La joven andaluza está aguantando mucha presión desde que se hizo pública la guerra mediática entre su marido, Kiko Rivera, y su suegra, Isabel Pantoja. Sobrepasada por la presión y las críticas, la joven ha roto a llorar en pleno directo y se ha visto obligada a salir de plató. Inmediatamente, y ante la sorpresa general, Kiko Rivera quiso intervenir en directo para defender a su mujer ante lo que estaba sucediendo.

Irene Rosales ha admitido que sufre ansiedad por culpa de la guerra entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera

Desde que se inició la guerra entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja por la herencia de Francisco Rivera, “Paquirri”, Irene Rosales siempre ha querido mantener una posición neutral. Aunque ha dejado claro que siempre apoyará a su marido en lo que sea necesario, también es incapaz de hablar mal de Isabel Pantoja, al ser la única abuela que le queda a sus hijos tras la muerte de su madre este verano.

Irene, con evidente dolor, reconoce que no es fácil mantener su posición pero “Es la única abuela que tienen”. Pero, la situación ha ido a peor al salir a la luz más detalles sobre la polémica herencia del torero “Paquirri”. La colaboradora acababa llorando en pleno directo y se veía obligada a abandonar el plató.

De manera inmediata, y ante la sorpresa general, Kiko Rivera ha querido intervenir en directo desde la acera de su casa para enviar su apoyo públicamente a su mujer. Una situación muy complicada y un aviso a Isabel Pantoja: si sigue hablando de su mujer, Kiko seguirá con todo con lo que conlleva.

Irene Rosales ha reconocido, sin poder evitar las lágrimas, que esta situación le ha superado completamente: “Para mi es muchísima responsabilidad. Tengo mucha presión por la situación. Es la abuela de mis hijas”. Con un dolor muy evidente, la joven reconocía que estaba sufriendo ansiedad.

Al ver la situación en la que estaba su mujer, Kiko Rivera ha querido salir en defensa de su mujer, sin pensárselo dos veces, con un cariñoso mensaje siendo muy consciente de lo mal que lo está pasando la joven:

“Me siento muy orgulloso y me rompe el alma verte llorar. La postura que tienes es la correcta (…) ¡Saca fuerzas, no llores!”.

Aprovechando el directo, Kiko Rivera ha querido mandar una petición pública a su propia madre, Isabel Pantoja. “Esto es horroroso, duele mucho. Por muy mal que ha hecho las cosas no deja de ser mi madre”. Y ha reconocido que la pelota está en el tejado de su madre:

“No quiero dinero ni herencias, lo único que quiero es que en un futuro mi madre no me deje un marrón... pero si este teléfono suena y me da explicaciones, públicamente se para”.

Esta “guerra” ya está teniendo un precio para el propio Kiko Rivera:

“Psicológicamente estoy hundido. No estoy llorando por las esquinas ni mucho menos pero no estoy bien”.

Kiko Rivera reconoció a Sandra Barneda, con mucho dolor, que “he abierto los ojos y me he llevado una decepción muy grande”. Su objetivo es poder zanjar todo de una vez, tras 33 años de muchas dudas, y solucionar todos los “pufos” en los que su madre supuestamente le ha metido: “ No es justo, no me lo merezco”.