Jorge Javier crítica a Isabel Pantoja por su reacción ante la depresión de Kiko Rivera

Jorge Javier Vázquez considera que Isabel Pantoja no quería que su hijo mostrase sus debilidades

Kiko Rivera 2
Kiko Rivera 2

Jorge Javier Vázquez ha sido muy crítico con Isabel Pantoja por su intervención, durante el último “Sábado Deluxe”, tras conocerse que su hijo Kiko Rivera podría sufrir una depresión. Según el catalán, “solo aguanté cinco minutos escuchándola”. Ante la situación que estaba explicando su hijo, la tonadillera “estuvo muy desafortunada”. Hay que recordar que Kiko, en vez de hablar sobre sus infidelidades, acabó hablando de sus problemas anímicos y que podría sufrir una depresión.

Chelo García- Cortés, que fue una amiga cercana de Isabel Pantoja hasta hace unos años, lo tiene claro: “No te puedes avergonzar de tener a tu lago a alguien que tiene depresión”.

Kiko Rivera se sentó en el plató de “Sábado Deluxe” para hablar sobre sus presuntas infidelidades y acabó confesando que está viviendo el momento más complicado de su vida. Dando detalles, Kiko reconoció que estaba pasando una depresión. Su madre, la tonadillera Isabel Pantoja, que no tenía ni idea, llamó en directo y quiso hablar con el DJ. Pero sus palabras han sido duramente criticadas por los colaboradores del programa que consideraron que Isabel no le había dado el apoyo que Kiko necesitaba realmente.

Los colaboradores de "Sálvame" consideran que la llamada de Isabel Pantoja era innecesaria

Jorge piensa que la Pantoja estuvo realmente muy “desafortunada”. El presentador vio el programa al día siguiente y no le gustó absolutamente nada la llamada de la tonadillera. “Solo aguanté cinco minutos escuchándola”. Desde su punto de vista, Isabel Pantoja no quería que su hijo mostrase “sus debilidades” y no paraba de recordarle “el mal que le hace a él y a ella”.

Incluso, una persona que fue muy cercana a la familia Pantoja, Chelo García-Cortes, se ha mostrado en contra de lo que Isabel Pantoja dijo en la llamada. “Me dio tanta rabia que no le mandé ningún mensaje”. Desde su punto de vista, “no puedes regañar a una persona cuando está en el suelo y tiene el valor de decir que tiene depresión, que no se encuentra. Tienes que darle apoyo. No te puedes avergonzar de tener a tu lado a alguien que tiene depresión”.

Kiko Matamoros fue mucho más duro con la tonadillera: “Ella en la llamada no intenta darle ánimos a su hijo, sino salvar sus propios muebles. Y luego con ese exceso de dramatismo, que es ridículo”.

Gema López tenía otro punto de vista y cree que el principal objetivo de la tonadillera era dejar “claro que no sabía” lo que estaba viviendo su hijo. Pero una frase que podría ahorrarse: “si lo llego a saber, yo te curo”.