El estado de alarma en Madrid machaca las esperanzas económicas de Rocío Carrasco

La madre de Rocío Flores quemará su último cartucho para hacerse con dinero y así salvar sus pertenencias por la deuda de Fidel Albiac

El estado de alarma en Madrid machaca las esperanzas económicas de Rocío Carrasco
El estado de alarma en Madrid machaca las esperanzas económicas de Rocío Carrasco

Rocío Carrasco y Fidel Albiac no están pasando por buenos momentos económicos. Y ahora intentan gastar su último cartucho, a la espera de hacerse con dinero que los saque de sus actuales problemas financieros. Fidel Albiac, presenta una deuda que pone en peligro su casa y otros bienes en la tierra de Chipiona.

El embargo a Rocío Carrasco ha dado inicio

La madre de Rocío Flores, ya ha empezado a recibir el embargo por parte de Haciendo de varias de sus pertenencias, lo que se suma a su fin de contrato en Lazos de Sangre, así como también los litigios judiciales que tiene en marcha.

El estado de alarma podría acabar con la última esperanza de hacerse con dinero

La pareja posee una última esperanza, abrazada en la obra de teatro que produjeron en homenaje a su madre Rocío Jurado, aunque las cosas no se ven bien encaminadas debido a la crisis sanitaria que golpea al país y al mundo. Sin embargo luego de haber paralizado la obra luego de su estreno. Siembran sus esperanzas intentando un nuevo lanzamiento este sábado en el Auditorio de Boadilla del Monte, en Madrid.

La obra se presentará mañana, y Madrid ha sido declarado en estado de alarma por 15 días. lo que vine a ser un fuerte golpe para las intenciones monetarias de la ex de Antonio David Flores.

Sin embargo, en el programa Sálvame, se ha confirmado que la presentación se dará, solo que con la mitad de personas. Un total de 400 entradas serán vendidas de las cuales aún hay 100 asientos disponibles, a pesar del bajo costo que tienen estos tickets. 10 euros en localidades normales y 5 euros para los mayores de 65 años.

TAMBIÉN EN:
Rocío Carrasco pierde su trabajo
Rocío Carrasco pierde su trabajo

flecha Por LUIS GERARDO HARRIS OBERTO