Kiko Rivera renuncia a su trabajo como comentarista de fútbol en tiempo récord

A pesar de no tener trabajo por la pandemia del coronavirus, Kiko Rivera ha decidido rechazar esta colaboración

Kiko Rivera
Kiko Rivera

Kiko Rivera no está pasando por su mejor momento profesional: las medidas para frenar la expansión del coronavirus le han afectado de lleno: no ha podido abrir su discoteca en Sevilla y se ha quedado sin bolos, como DJ, todo el verano. Ante esta dura situación, Kiko parecía muy ilusionado con un nuevo trabajo muy diferente a los anteriores: comentarista en el programa de Canal Sur radio, “La Gran Jugada”. Pues bien, Kiko Rivera ha renunciado, en tiempo récord, a esta colaboración por las durísimas críticas recibidas tras su debut.

Kiko Rivera cobraba 85 euros por esta colaboración en Canal Sur radio

Algunos de los adjetivos utilizados por los seguidores del programa han sido: “desastroso”, “bochornoso”, “lamentable”... un recibimiento muy poco positivo para Kiko Rivera en su estreno como comentarista de fútbol en Canal Sur radio. El joven, en un primer momento, se tomó con humor las duras críticas pues está acostumbrado a las mismas desde hace años: “Y si no os gusta, ya sabéis jajajajaj amapolas! Cuando tienes una oportunidad hay que aprovecharla”, esto fue lo que escribió el propio Kiko horas después de tener lugar su debut radiofónico.

Lo cierto es que, quizás por los nervios del estreno, el DJ no dio pie con bola en todo el programa. Kiko ni siquiera acertó con algo tan elemental como es el nombre de los jugadores, un detalle que recibió una durísimas críticas, por parte de los oyentes, en las redes sociales.

Parece que después de consultarlo con la almohada, el mediático hijo de Isabel Pantoja tomó una decisión muy drástica: renunciar de forma tajante a esta colaboración que le había hecho mucha ilusión en un primer momento y por la que cobraba 85 euros, pero hay cosas que no piensa aceptar a estas altura de la vida. A través de su perfil en Twitter ha querido dejar muy claro que su camino profesional es otro: "He tomado una decisión. Mi vida es mucho más bonita que todo esto. No tengo porque aguantar esto. Renuncio a mi salario y a volver a ir a comentar un partido" "Hay cosas que tienen su límite y créanme ayer se superó con creces... No tengo ningún tipo de necesidad. Vivo de maravilla y mi oficio es otro"

Tras lo sucedido, Kiko ha seguido con su vida normal, llevando a sus hijas al colegio, con gesto muy serio y sin querer hablar sobre lo que había sucedido. Su hermana, Isa Pantoja, ha querido dar la cara por él en “El programa de AR”, asegurando que se habían pasado todos los límites y que a su hermano le acaban afectando las críticas aunque “tiene que estar por encima de todo eso”.