Antonio David presenta al hermano de las Campos en una exclusiva

El ex de Rocío Carrasco ya no vende su vida privada y la de su hija sino también la de los demás

La exclusiva de Antonio David en Lecturas
La exclusiva de Antonio David en Lecturas

Antonio David Flores destroza a Las Campos, su familia enemiga después de Rocío Carrasco. Con un ánimo mercantilista y después del cinismo de decir que vivían de la familia Flores, ahora es él quien vende una jugosa exclusiva a una revista del corazón más un Deluxe con polígrafo incluído para sacar rendimiento a unas simples palabras de Carmen Borrego la semana pasada. El hecho de que mencionara a su hija le ha valido al malagueño para volver a sacar tajada de hablar de gente anónima.

Los detalles del hijo secreto de Terelu Campos y Carmen Borrego

Mientras que la familia Campos ha pedido respeto para una persona anónima, el ex-guardia civil se hace eco de rumores de barrio bajo sobre la identidad de un señor, del que según él, jamás ha conocido en persona. Antonio David Flores se erige en defensor de la moral y las buenas costumbres y deja caer que, además de no llevar el apellido Borrego, este hombre pasó por la cárcel por oscuros motivos. Algo que según él no perdonarían sus hermanastras pero que choca con las informaciones que maneja este digital, que apuntan que el distanciamiento no va mucho más allá de la distancia.

Resulta llamativo que el ex de Rocío Carrasco, que fue condenado por pegar una brutal paliza a un menor por la que fue condenado, se refiera al clan de las Campos como rencorosos. El fue definido precisamente por Miguel Frigenti como "culebra rencorosa" hace solo unos días en Sálvame. Además. suponemos que el ha practicado el perdón mucho mejor que ellas ya que no ve problema en que su hija siendo menor fuera condenada por tres años de maltrato continuado a su madre o que su ex-suegro Ortega Cano pisara la cárcel tras haber atropellado a una persona por homicidio imprudente.

La rentable indignación por las palabras de Carmen Borrego sobre su hija

Más allá de lo que han querido engordarlo, Carmen Borrego simplemente hizo pública una opinión que es "vox populi": "No creo que Rocío Carrasco se reconcilie con su hija a corto plazo". Una opinión que comparte mucha gente pero que le ha servido a Antonio David para aprovechar y pasar por caja. Como si se tratara de Belén Esteban y como dijo una sabia ("por dinero baila el perro"), el colaborador vende una vez más no su vida, sino la de otras personas.

Indignación rentable: “¡Ella no es nadie para hablar de mi hija!”, exclama el ex de Rocío Carrasco esta semana. “¡Ni de mi familia!”“Al principio no llegué a creerme lo que estaba leyendo por la osadía”. “Ella sabía que su entrevista era una provocación hacia mí y que obtendría respuesta. Pues aquí la tiene”. “Pensé en si ese paso estaba consensuado por sus amigos [Rocío y Fidel] o si lo había hecho de una forma libre”.

Y es que el padre de Rocío Flores se ha atrevido a decir que hay una mano negra detrás de todas las informaciones que se vienen publicando en los últimos tiempos, incluido los artículos de este autor. Por supuesto, ataques teledirigidos a Fidel Albiac, porque la poca altura de miras de algunos no les permiten ver más allá de su horizonte y no entienden que haya gente que valore el silencio de Rocío Carrasco y su pareja tras tantos años. Cree el ladrón que todos son de su condición y las miserias flotan tanto como sube su cuenta corriente: episodios de agresividad en platós con colaboradores como Enrique del Pozo o Aída Nízar o supuestas infidelidades a su actual mujer, Olga Moreno no son conspiraciones contra él, son hechos que saca su propio programa y sus compañeros.

Rocío Flores mantiene silencio cómplice para que su padre facture por sí mismo

Después de que Rocío Flores haya querido mantenerse al margen, Antonio David Flores la protege "a su modo" en plan "tu no digas nada, que ya lo digo (y facturo yo). Después de pasar un verano gastando el dinero que no tenía hace un año, la hija de Rocío Carrasco vive su particular "dolce vita" entre exclusivas al HOLA, operaciones estéticas y haciendo poco uso de la mascarilla, tal y como la hemos visto en fotos de paparazzi.

Su padre a lo suyo, sacando a una persona anónima a la palestra: “Al hermano le molestó muchísimo que, cuando su madre murió, ellas solo enviaran una corona de flores”. “No se personaron en el cementerio, y eso que estaban en Málaga”. ¿Por qué dejaron de tener relación? ¿Qué pasó entre ellos? Antonio David lo sabe todo o cree saberlo, porque todo lo que cuenta forma parte de la rumorología de Málaga y tal y como dijo Terelu Campos, el lío judicial en el que se puede meter tendría hasta consecuencias penales.

Sobre la niña, también ha tenido unas palabras, aunque ella diga con falsa modestia que no quiere salir: “Mi hija se ha sentido sobre todo molesta”. “Siempre ha pretendido tender un puente con su madre, nunca ha hablado mal de ella. Carmen era la persona menos indicada para hacer un reportaje así, haciendo daño a la hija de su amiga”.

Rocío Carrasco y las infidelidades a Olga Moreno

“Rocío Carrasco hizo cosas reprochables cuando era joven, y su madre siempre la defendió públicamente”, dice Antonio David, volviendo a hablar 25 años después de lo que vivió con su ex y no contando nada nuevo. “No entiendo por qué ella no ha adoptado con su hija ese papel de defensa”. Y lo dice omitiendo la sentencia condenatoria que censuran convenientemente en Mediaset vendiéndonos una imagen angelical de la familia Flores y un mal reflejo de la pareja formada por Rocío y Fidel.

Respecto a los testimonios de la "sala de los ciervos" en su relación con Olga:  “Es duro que se ponga en evidencia mi relación con Olga. Veo que mi familia no está bien y lo paso mal”. “Esto no va a romper la relación, hemos pasado muchísimo juntos y hemos sacado una familia adelante”. Algo que ha sido puesto en duda por las redes sociales, hartas ya de que no se deje de hablar de una pareja que ha decidido vivir su vida de manera discreta y que cuenta con una parte de su familia dispuesta a todo por facturar a base de la injuria, la intromisión al honor y la incitación al odio.