Un militar homosexual asegurar haber tenido relaciones con futbolistas a cambio de dinero

Por primera vez, un hombre aparece en un programa de televisión para hablar de relaciones íntimas con futbolistas

Fiestas futbolistas
Fiestas futbolistas

El programa “Socialité” ha sorprendido a sus seguidores con las declaraciones de un joven militar, homosexual, que asegura que ha mantenido relaciones sexuales con jugadores de fútbol a cambio de importantes cantidades de dinero. El nombre del protagonista de esta historia es Alberto Linero y ha querido revelar que en las fiestas secretas de los jugadores de fútbol no solo hay sitio para chicas jóvenes y espectaculares, también para hombres.

Siempre se hablaba de chicas jóvenes, guapas y ambiciosas... pero nunca un hombre había hablado sobre ello en televisión

Si hace unos meses, el plató de “Sábado Deluxe” tembló tras las declaraciones de Cristini, Samira y Nuria durante un polígrafo. Por ejemplo, Cristini reconoció ejercer la prostitución de lujo, Nuria aseguró que le pagaban por ir a las fiestas pero no por liarse con los jugadores. Incluso, la joven catalana viajó a Manchester para asistir a varias fiestas de un jugador de fútbol español que vive allí.

En el caso de Alberto Linero, el joven ha asegurado que ha mantenido relaciones sexuales con jugadores de fútbol, la mayoría casados, a cambio de importantes cantidades de dinero.

El joven se ha mostrado muy tajante a la hora de hablar de este tipo de servicios que realizaba, sin ningún tipo de tapujo. Alberto asegura que algunos de sus “clientes” eran jugadores muy famosos que le llegaron a pagar unos 3.000 euros por el mero hecho de que les daba mucho morbo el uniforme. Según su versión, los jugadores de fútbol no pagan por el físico, sino por el morbo. Ellos tienen dinero y pagan por lo que consideran como algo inalcanzable. Con uno de ellos llegó a pasar toda una noche y el 90% de los hombres que le pagaron por sexo eran casados con hijos o mantenían relaciones estables que eran públicas.

Alberto también ha contado que los jugadores se ponían en contacto con él a través de una tercera persona y solía quedar con ellos en un apartamento o en una casa. Nada más llegar le quitaban el teléfono móvil y todo estaba rodeado de lujos.

A principio de este verano tan atípico salía a la luz los entresijos de las fiestas que organizaban los futbolistas más importantes de Primera División, en las mismas había muchas cantidades de alcohol y sexo. Los futbolistas no dudaban en ser infieles con las chicas que iban a las mismas, algunas gratis y otras cobrando cantidades importantes. Algunas de esas jóvenes podían cobrar entre 800 y 900 euros por asistir. La que más detalles ha dado sobre esas fiestas ha sido Amor Romeira (Gran Hermano) que aseguró recibir ofertas para asistir a estas fiestas, aunque siempre se ha negado.