MUNDO ROSA | KIKO MATAMOROS HA CONCEDIDO UNA ENTREVISTA EN EL HOSPITAL

Kiko Matamoros, su primera entrevista despreciando a sus compañeros de Sálvame

Por STEPHANIE ORDÓÑEZ PÉREZ. 12/08/2020

Kiko Matamoros ha concedido su primera entrevista mostrando su nueva imagen y defendiendo a Marta con uñas y dientes

Kiko Matamoros en el hospital

Kiko Matamoros en el hospital

Kiko Matamoros, tras dos semanas hospitalizado, ha decidido enseñar su nuevo rostro y su figura tras perder bastante peso. Además, el colaborador de “Sálvame” no ha dudado en cargar contra sus compañeros asegurando que estos le odian y le tienen envidia. A pesar de que el colaborador sigue convaleciente de la infección grave producida tras su operación de extirpación de vesícula, Kiko ha sacado fuerzas para responder a todos sus enemigos en el programa de Telecinco. Según Kiko, ellos son conscientes de que tienen un nivel nulo en comparación con él.

Este miércoles, como se rumoreaba en el plató de “Sálvame” ayer mismo, Kiko Matamoros es el protagonista de una entrevista en una conocida revista desde el centro hospitalario donde se está recuperando de las diversas infecciones que sufre después de una intervención en la que tuvieron que extirparle la vesícula. Una operación muy habitual que no tendría que haber tenido ninguna complicación, pero que le ha llevado a permanecer quince días ingresado. A su lado, su pareja Marta López Álamo, a la que defiende de todas las críticas que recibe desde el plató de “Sálvame” cuando le acusan de vivir obsesionada con todo el clan Matamoros desde hace varios años, y sobre todo con la hija pequeña del colaborador, Anita, con la que comparte profesión y edad.

Kiko pone por delante de todo a su novia, Marta López, incluso de su hija Anita

Además Kiko revela el cambio final y asombroso de su rostro después de pasar por las manos de la novia de su hijo Diego Matamoros, Carla Barber, además de arremeter con mucha furia contra sus compañeros y su ex-mujer, Makoke, a la que llega a acusar de usar a la hija que tienen en común con el único interés de poder seguir facturando. Su enfado no tiene ningún límite y lo demuestra con ciertas frases en la entrevista.

No solo ha conseguido un gran rejuvenecimiento después de pasar por las manos de la cuestionada Carla Barber (los comentarios en redes sociales tras la presencia de Kiko en “Sálvame Deluxe” horas después de realizarse el tratamiento fueron muy negativos). También sorprende las consecuencias de la infección que sufre desde hace días por culpa de la operación a la que se sometió. En total, Kiko ha perdido diez kilos de peso. El colaborador reconoce que tiene los brazos y las piernas igual que cuando tenía once años de edad. Pero, a pesar de que todo el proceso ha sido muy duro, nunca ha estado solo.

A su lado, en todo momento, Marta López Álamo, que se ha vuelto “imprescindible” en su día a día, no ha dejado de estar a su lado ni un solo instante, y le ha animado y reconfortado a lo largo de todo el proceso. Incluso, Kiko Matamoros habla de la posibilidad de casarse con Marta.

Kiko intenta poner buena cara a todo lo que ha vivido pero es consciente que tiene mucho trabajo cuando vuelva a “Sálvame” y tenga que hacer frente a sus compañeros. La infección que ha sufrido le ha afectado al tubo biliar, hígado, la sangre, al páncreas y algún órgano más. Pero parece que está empezando a remitir tras días de muchas dudas. Las últimas pruebas que le han realizado arrojan buenos resultados y podría recibir el alta, por fin.

A pesar de que la pareja está viviendo una auténtica luna de miel permanente, Kiko está muy enfadado con aquellos que han intentado hacer daño. Por ejemplo, su ex-mujer Makoke y la hija que tiene en común con ella, Anita, por culpa de una supuesta guerra en contra de la propia Marta López que estaban llevando a cabo ellas. Por ejemplo, los comentarios sobre su último retoque estético, a Marta, le molestan mucho, le afectan y acaba sufriendo por ello. Por eso, Kiko está indignado y considera que no se merecen un trato así por parte de sus compañeros. Está siendo todo muy sucio.

Sobre Makoke, Kiko lo tiene muy claro: cuando se han cumplido dos años desde su divorcio, sigue haciendo año. No puede perdonar la guerra que ha montado junto con su hija Anita (que estaría manipulada por su madre) para perjudicar a Marta. Además, Kiko no duda en llamar a su ex-mujer “mentirosa” y “cínica”, una persona que es capaz de sentarse en un plató mientras comparan a Marta con su hija Anita por tan solo 500 euros. También se siente muy decepcionado con su compañera María Patiño al dar ciertas informaciones “interesadas” sobre los vetos de Makoke y Anita a su novia Marta. Además, Kiko confirma que Makoke se cargó una campaña publicitaria por ser Marta la modelo.

Sobre sus compañeros, Kiko sabe que le llaman “clasista”, pero él asegura que el problema es que le envidian, saben que tiene un nivel intelectual muy superior al de ellos. A alguno le molestaba que él fuera el que más trabajase durante el confinamiento y tiene muy claro que, cuando vuelva, el plató de Sálvame arderá.