MUNDO ROSA | SUPERVIVIENTES 2020: ROCÍO Y ANA MARÍA

Rocío y Ana María tienen un último cara a cara y se dicen todo

Por MARÍA AUXILIADORA GARCÍA . 27/05/2020

Rocío Flores y Ana María Aldón tienen una última oportunidad de decirse lo que piensan la una de la otra en una sincera conversación

Rocío y Ana María en un último cara a cara

Rocío y Ana María en un último cara a cara

Faltando poco para el final de Supervivientes 2020, Rocío Flores y Ana María Aldón han decidido tener un último cara a cara en el cual se sinceran y dicen lo que piensan la una de la otra, antes de partir de la isla donde vivieron muchas emociones.

Ana María le agradece a Rocío y admite el poco tacto de la hija de Rocío Carrasco

Ana María se dirigía a Rocío con palabras honestas recordándole primero que posee muchas cosas buenas y que es luz donde vaya. Le afirmaba que ella, Rocío, era una persona alegre y positiva, siendo eso de mucha ayuda para todos en la isla.

La mujer de Ortega Cano admite que Rocío pudo haberse molestado muchas veces con ella por "no estar a la altura", y no se lo ha tenido en cuenta. Ana María le confesaba que la había hecho muy feliz y que Rocío le habia dado mucho a ella en el concurso, inclusive le había enseñado lecciones a pesar de que Rocío es mucha mas jóven que ella.

Ana María no podía dejar pasar el hecho de admitirle que le hubiera gustado que Rocío tuviera mas tacto con ella pues es una persona muy directa y clara.

Rocío afirma que le gusta ser sincera y aprovecha de decirle a Ana María lo que le molestó de ella

La hija de Rocío Carrasco le ha contestado que lo hace porque ella es así y no le gustan los rodeos ni falsedades, y que siempre ha tratado de hacer sin faltar el respeto, pero también agradeció haber estado juntas en la recta final y haber sabido equilibrar la balanza. 

No obstante, Rocío aprovechó la oportunidad para decir lo que le molestaba y no ha dudado en confesar que fue un choque para ella entrar al concurso pensado que iban como familia y que eso iría sobre cualquier cosa, pero se equivoco al darse cuenta que Ana María iba por una competencia individual.

La nieta de Rocío Jurado concluía no entender posturas que tomó Ana María porque decía, que aunque ella no fuera su familia de sangre, por ser mujer de quien era lo determinaba todo. A pesar de ello, Rocío le volvía a agradecer porque gracias a eso, pudo formar un escudo y crecer como persona.