Objetivo Telecinco: eliminar a las ‘enemigas’ de Rocío Flores

Siguen los privilegios y la protección total hacia la nueva ‘gallinita de los huevos de oro’ de Telecinco. El objetivo, acabar con la disidencia allanándole el camino, para que llegue a la final

Rocío Flores, siempre come en 'Supervivientes 2020'
Rocío Flores, siempre come en 'Supervivientes 2020'

La manipulación es realmente escandalosa y desde que saben que están en la cuerda floja de la repatriación, ya ni se molestan en disimular. Telecinco en pleno tiene como objetivo acabar con la disidencia: Ana María Aldón y Yiya, las ‘enemigas’ de Rocío Flores, que o bien le dicen lo que piensan a la cara como Yiya o bien la dejan a su aire y no le bailan el agua como Ana María.

La campaña en Telecinco y redes sociales contra las dos concursantes es brutal y en la isla tienen a José Antonio Avilés tratando de malmeter a todos contra Yiya, diciendo que es mala e insultándola, con lo cual hace bueno el refrán, viendo la paja en el ojo ajeno sin ver la viga que a él le ciega, porque menuda lengua y menuda malicia tiene el muchacho con solo 23 años.

Y ahora amenaza con abandonar, porque debe convivir 48 horas con el grupo de ‘siervos’ donde está la concursante a la que ha llamado ‘hija de p…’ sin que desde Telecinco le hayan llamado la atención, lo que no es nada nuevo.

Avilés lloraba ayer como si no hubiese un mañana porque sabe que con Yiya lleva las de perder y que con solo una mirada, la extremeña es capaz de desenmascararlo delante de todos.

Otra prueba de recompensa amañada

Sí señores, ayer volvimos a ver a Telecinco en estado puro, cuando sobre la marcha se sacaron de la manga que el ganador de la prueba de recompensa podía compartirla.

¿Y quién ganó la prueba?: Albert Barranco, que en lugar de escoger a quien más necesita comer, como por ejemplo Elena con la que supuestamente se lleva muy bien, se decantó (como no) por Rocío Flores.

La concursante Rocío Flores, en cada prueba de recompensa, gane o pierda su equipo, siempre come. Ya se encarga Telecinco de sacarse privilegios de la manga para que la ‘gallinita de los huevos de oro’ no sufra una bajada de azúcar, ni de tensión, ni de nada y lo que digan las redes sociales les da exactamente igual.

Lo más escandaloso era verla comer con displicencia, casi con desgana y no por buena educación, sino simplemente porque esta señorita no pasa hambre y ayer quedó patente, por si había alguien que lo dudaba.

Presumiblemente, mañana Hugo Sierra será salvado y es de esperar que el jueves José Antonio Avilés emprenda rumbo al resort (lo de regresar a España está en veremos) y así deje de pelotear a Rocío, malmeter enbarrándolo todo y hacerse la víctima.