MUNDO ROSA | ADARA Y GIANMARCO HAN VUELTO A PROTAGONIZAR UN MOMENTO EN LA CAMA TRAS LA PASADA GALA

GH VIP 7: Hugo destrozado tras la noche de pasión de Adara y Gianmarco

Por JUAN ANTONIO. 06/11/2019

El novio de Adara se ha pronunciado tras la noche de Adara y Gianmarco en la cama

Adara y Gianmarco

Adara y Gianmarco

Todo empieza cuando la gala finaliza y Gianmarco, al llegar a la habitación, se enfada y le pide a Adara que se cambie de cama. Ella alucina, lo habla con el Maestro Joao y reconoce estar muy "dolida". A partir de aquí, la pareja de amigos entra en bucle y acaban en la cama mirándose fijamente y hablando de su situación a Joao:

Gianmarco: "Ella ha decidido luchar por lo suyo. Yo le dije hoy que no me quería separar".

Adara: "Ya se lo he pedido tres veces, no me voy a arrastrar más".

Sin embargo, después de estar un gran rato discutiendo en qué hacer, la parejita hace las paces y lo celebra con varios minutos tumbados en la cama, abrazados y dándose cariños. A eso de las cinco de la mañana, el italiano llega a la habitación tras acudir al confesionario. Gianmarco, que visiblemente estaba de buen humor, se tumba en la cama y se derrumba entre lágrimas mientras mira a Adara. El concursante estaba muy afectado por la decisión de la audiencia pero, mientras miraba fijamente a su compañera, vuelve a la carga: 

Adara: "¿En qué piensas?".

Gianmarco: "Tú has dicho que se entiende todo. Pues entonces ya lo sabes".

Gianmarco: "Me siento como cuando tienes un regalo, pero para abrirlo tienes que esperar"

Parece que el concursante estaba pensando en su relación con Adara. La concursante no contesta y se queda mirando fijamente a Gianmarco. El italiano, con los ojos llorosos, no dice nada y ambos se quedan durante varios minutos mirándose el uno al otro. Sin embargo, llega el momento en el que Adara no puede más, va a darle un abrazo y rompe a llorar en el hombro de su compañero.

A partir de aquí, sólo se escucha como la respiración de Gianmarco es cada vez más intensa, mientras que Adara lo abraza y le acaricia el pelo. Ella, que nota la intensidad del italiano, le dice "para ya, porfi", se distancia de él y disimula justificando que "no me gusta verte así".