contador web

INTERNACIONAL | LAS CLAVES DE LA VICTORIA

Los turcos que apoyan a Erdogan hablan de mejoras económicas y religiosas

Por MARÍA MORENO FERNÁNDEZ. 18/04/2017

Pese a que la victoria fue por la mínima y no estuvo exenta de polémica, muchos ciudadanos turcos ven a Erdogan como el hombre fuerte que defenderá su país frente al exterior.

elecciones
referendum
dictadura
poder
Erdogan
Turkía
autocracia

Oponentes a Erdogan protestan en Estambul.

Merve Arslan, una profesora, lucha por reconciliar su propia percepción del presidente Recep Tayyip Erdogan de Turquía con la de sus críticos. "No es un dictador", dijo Arslan, de 28 años. Es demócrata.

Arslan es una de las minorías turcas que votaron el domingo para dar apoyo implícito al estilo de liderazgo autoritario de Erdogan y la aprobación explícita de un nuevo sistema político que otorgará formalmente poderes amplios a su cargo a partir de 2019.

El principal partido de oposición de Turquía exige un recuento después de que se declararan irregularidades el domingo en el referéndum, que Erdogan ganó un 51,3 por ciento frente al 48,7. El Partido Democrático Popular pro-kurdo, conocido por su abreviatura turca H.D.P., dijo que hasta tres millones de votos, mucho más que el margen de victoria, carecían de un sello oficial y debían ser invalidados.

El lunes, Erdogan recibió una llamada del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, felicitándolo por su "reciente victoria en el referéndum". La Casa Blanca no mencionó preocupaciones sobre el voto o sobre el futuro de la democracia en Turquía.

Pero los equipos de observadores electorales europeos también tuvieron quejas. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa dijo en un informe preliminar que la votación se había celebrado "en un terreno sin igual", una referencia al estado de emergencia impuesto por Erdogan durante el cual hubo detenciones, los activistas fueron físicamente intimidados y sus concentraciones y acceso a los medios de comunicación públicos fueron limitados.

Cualquiera que sea el resultado de las apelaciones, el referéndum refleja un país fuertemente dividido, con los votantes de las grandes ciudades que tienden a oponerse a los cambios, mientras que los de las zonas rurales, que suelen ser más religiosos y conservadores, votan a favor de ellos.

Anteriormente una potencia económica en la zona, Turquía ha perdido impulso recientemente, con la guerra civil siria al lado de la frontera y la inestabilidad en su interior, todo ello ha desalentado la inversión extranjera y ha reducido el crecimiento.

Después de que un intento de golpe contra Erdogan fracasara en julio, se aumentó la incertidumbre, comenzando una purga a gran escala de sus enemigos, deteniendo a 45.000 personas y despidiendo o suspendiendo a 130.000. No estaba claro si Erdogan negociaría con sus oponentes o usaría la victoria como un mandato para una represión aún mayor.

El lunes, Erdogan calificó el voto como un paso importante y muy necesario para restablecer la estabilidad, diciendo que fue la primera vez que Turquía cambió su sistema político a través de "la política civil".

Claramente, aproximadamente la mitad de los votantes turcos estaba de acuerdo, y votaron por un hombre comúnmente representado como un autócrata. Arslan trata de explicar por qué para ella Erdogan ha ampliado ciertas libertades democráticas en Turquía, en particular, la libertad de religión. Hace diez años, Arslan no pudo asistir a una universidad turca porque a las mujeres como ella, que llevaban velo, se les prohibía estudiar allí, resultado de las reglas establecidas por los predecesores de Erdogan, que lo veían como una forma represiva de secularismo.

Erdogan ha acabado gradualmente con esas restricciones, permitiendo a las mujeres con velo entrar en los campus a partir de 2008, trabajar en el Servicio Civil desde 2013 y servir en el ejército desde febrero. Para una parte grande de la población, Erdogan representa, por lo tanto, la libertad de una especie de opresión que caracterizó a Turquía durante la mayor parte del siglo XX. "No quiero volver a esa época", dijo Arslan, explicando por qué votó en apoyo de Erdogan el domingo.

Hasta que la economía de Turquía comenzó a vacilar recientemente, Erdogan también había aportado importantes ganancias materiales a gran parte del país. Ya sea por su diseño o suerte, durante los primeros años de su mandato, reforzó la infraestructura del país, construyendo caminos y puentes y mejorando los hospitales, lo que aumentó su popularidad.

"El poder adquisitivo de las personas ha aumentado. El sistema de sanidad era realmente malo, pero ahora ha mejorado mucho”, dijo Seckin Ozdemir, un agente de 45 años que votó en apoyo del presidente el domingo. "La inflación estaba entre el 70 y 80 por ciento antes de él. Hoy en día está en el 9 por ciento ", agregó Ozdemir, citando cifras de comienzo del año.

Para el Sr. Ozdemir, la crisis actual en la economía turca valida en lugar de socavar la decisión de otorgar más poder a Erdogan. En opinión de Ozdemir, el presidente habría podido darle vuelta a la economía pero ha sido constantemente frenado por las acciones de la oposición política.

El nacionalismo de Erdogan también contribuye a su popularidad. Los observadores occidentales se horrorizaron por sus recientes polémicas con Europa, en las que Erdogan acusó a políticos holandeses y alemanes de nazismo por negar el permiso para que los ayudantes hicieran campaña allí para el referéndum turco. También ha tenido peleas con militantes kurdos. Para la Unión Europea, los resultados en Turquía hacen aún menos probable que el país se una a ellos. "Estas enmiendas constitucionales concentran mucho poder en una sola persona", dijo Bert Koenders, ministro holandés de Relaciones Exteriores. "La Unión Europea tendrá que evaluar críticamente los acontecimientos".

Pero dentro de Turquía, las tácticas de Erdogan juegan bien con una cierta demografía nacionalista, gente que compra el discurso de un presidente fuerte que pelea por una Turquía apurada contra los agresores externos.

"Estamos votando 'sí' porque la Unión Europea está diciendo 'no'", dijo Yusuf Parlayan, de 60 años, trabajador retirado de la fábrica, en una manifestación el mes pasado en la ciudad norteña de Kastamonu.

Erdogan también pudo haber recibido un pequeño pero significativo apoyo de la minoría kurda de Turquía. Las provincias del sureste, que están habitadas mayoritariamente por kurdos, todavía votan abrumadoramente contra Erdogan, pero lo hicieron en un grado menor que en las elecciones anteriores.

En Sirnak, por ejemplo, el 71,7 por ciento de los votantes se opuso a Erdogan, pero eso fue menos del 83,7 por ciento en las elecciones generales de noviembre de 2015. En Sirnak, 10.000 votantes menos participaron en el referéndum que en las elecciones anteriores, según los resultados oficiales, pero la diferencia era demasiado pequeña para explicar la caída en la oposición a Erdogan.

Algunos curdos que se alinearon el domingo con Erdogan dijeron que lo hicieron precisamente porque esperaban que pudiera traer la estabilidad necesaria para marginar a los insurgentes. "La gente mostró una tarjeta roja" a los combatientes, dijo Alaattin Parlak, un hombre de negocios de Diyarbakir de 43 años. "Quieren estabilidad, paz y empleo".

TAMBIÉN EN:
NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar