contador web

Ana Julia: “Gabriel me agredió con un hacha y, de la rabia, acabé asfixiándolo”

Por MIGUEL PÉREZ MONTES. 14/03/2018

Espejo Público ha tenido acceso a la declaración que la asesina confesa del pequeño almeriense dio ayer en la Comandancia de la Guardia Civil.

Ana
asesinato
Julia
agresión
hacha
Gabriel
Confesión
Rabia

Ana confesó ayer que asesinó a Gabriel sofocándole.

La presión pudo con Ana Julia Quezada, asesina confesa de Gabriel. Casi en los mismos instantes en los que el pueblo de Almería despedía al pequeño en su misa funeral, la detenida se rompía y declaraba que había asesinado a Gabriel el mismo día que desapareció, el pasado 27 de febrero, bloqueándole las vías respiratorias con sus propias manos.

Espejo Público tenía acceso a la declaración completa de la mujer. Relataba que salió inmediatamente después del niño y que, en el camino, lo vio jugando con un palo. “Si vas a estar jugando con un palo, vente conmigo”, le espetó. Gabriel accedió y fue junto a su madrastra a la finca de Rodalquilar, propiedad de los abuelos de niño y lugar en el que la pareja iba a empezar a vivir. Ella, ya en la casa, empezó a pintar mientras que Gabriel se quedó fuera, jugando. Cuando fue a ver qué hacía el niño, empuñaba un hacha. Ana le dijo que soltara el peligroso objeto, y solo obtuvo insultes por respuesta. "Tú no eres mi madre. No te quiero", asegura la detenida que le dijo el niño. Incluso recibió un golpe de Gabriel cuando le iba a quitar el arma.Acto seguido, cuando forcejearon ella le dio en la cabeza "de un mal golpe", y el niño perdió el conocimiento. "Se la quité y, de la rabia, acabé asfixiándole, tapándole la nariz y la boca". Solo cuando entró en la casa y se fumó un cigarro se dio cuenta de lo que había hecho. Como no quería hacer daño a Ángel, decidió enterrarlo. Por lo tanto cogió una pala y formó un hoyo donde el cuerpo sin vida de Gabriel permanecería oculto. "Así Ángel no sabría nunca lo que había pasado".

Añadía que tiró la ropa del niño días después en los contenedores de un hotel, y que la prenda que apareció hace dos sábados "era para despistar". Cuando cayó en la trampa al escuchar que la Guardia Civil dijo que iba a rastrear la finca de la familia de Ángel decidió mover el cadáver. Eran sus últimas horas en libertad.

Actualmente se encuentra declarando frente al juez de Instrucción número 5 de Almería. "Será un interrogatorio largo", afirmaba su abogada.

Ana Julia ha agotado las 72 horas de prisión preventiva antes de ser puesta a disposición judicial. Era detenida el pasado domingo alrededor de las 13:00 en Vícar, con el cadáver del pequeño Gabriel en su maletero, semidesnudo y tapado con una manta. El caso Nemo se cerrará en las próximas horas al haber descubierto a la asesina de Gabriel.

Los investigadores dudan de la versión de la mujer, pues dudan que un niño de ocho años cuyo carácter era afable y amistoso atacara a una mujer de 43 años. Se está planteando la posibilidad de que Ana Julia esté aderezando su versión de los hechos para eludir la prisión permanente revisable, cuya pena mínima es de 20 años, para ser declarada de un delito de homicidio (penado con 15 años) o incluso de una pena menor cuyo castigo es de uno a cuatro años de prisión.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar