Aparece ahorcada en la cárcel Rosario Porto, la madre de Asunta Basterra

No era la primera vez que Rosario Porto intentaba suicidarse en prisión: en siete años había estado en tres prisiones diferentes

Rosario Porto
Rosario Porto

Instituciones Penitenciarias ha confirmado que ha aparecido ahorcada en prisión Rosario Porto, la mujer que fue condenada junto a su marido por el asesinato de su hija, la niña Asunta Basterra. Los funcionarios de la prisión de Brieva (Ávila) han encontrado esta misma mañana el cuerpo sin vida de la abogada en su celda, colgada de un cinturón de tela que había sido atado a la ventana.

El hallazgo del cuerpo de Asunta Basterra, el 22 de septiembre del 2013, paralizó a la sociedad de Santiago de Compostela

Rosario Porto, madre de la pequeña Asunta Basterra, fue condenada a 18 años de prisión por el asesinato de su hija en Santiago de Compostela (A Coruña). Fuentes penitenciarias han confirmado que durante el recuento habitual de la mañana los funcionarios echaron en falta a la reclusa y cuando han ido a su celda se la encontraron ahorcada. Tras el hallazgo, rápidamente avisaron al 112 y los servicios de emergencia realizaron las maniobras de reanimación pero lo único que pudieron hacer es certificar su fallecimiento.

Uno de los datos más sobrecogedores es el hecho de que la celda estaba perfectamente recogida, incluidas sus escasas pertenencias, lo que hace pensar que su decisión estaba meditada.

Rosario Porto, abogada de profesión y perteneciente a una de las familias más influyentes de Santiago de Compostela, cumplía la mencionada pena de prisión por el asesinato de su hija adoptiva y ya había cumplido un total de siete años en tres cárceles diferentes: A Lama (Pontevedra), Teixeiro (A Coruña) y, donde falleció, Brieva (Ávila). Ya había intentado quitarse la vida en otras ocasiones.

El 12 de noviembre del año 2018, Instituciones Penitenciarias confirmó que se había enroscado un cordón alrededor del cuello estando en una ducha y llamó a gritos a una compañera que no dudó en alertar a los funcionarios que acudieron y pudieron evitar que el episodio fuera a más. Aunque en aquel momento no se trató como si fuera un intento de suicidio, a partir de ese momento Rosario Porto estaba bajo un protocolo de prevención de suicidios y se le asignó una presa de confianza.

Anteriormente sí se había autolesionado y el 24 de febrero del año 2017 tuvo que ser ingresada en un centro hospitalario tras ingerir un medicamento que tomaba, de manera habitual, por prescripción médica. Por todo ello, en cada uno de los centros penitenciarios por los que ha pasado se le ha sometido a protocolos antisuicidio: tres meses en el de A Lama y otros tres, en Teixeiro.

Más concretamente, en la prisión de Brieva ha estado en las instalaciones de la enfermería acompañada siempre por otra reclusa mientras se le estaba aplicando otro protocolo. Fuentes penitenciarias explican que estas medidas no se pueden tomar de manera indefinida porque eso significa pasar la mayor parte del tiempo en enfermería que significa un castigo mayor a la privación de libertad.

Rosario Porto fue condenada, junto a Alfonso Basterra (su marido y padre adoptivo de la pequeña) a un total de 18 años de prisión por el asesinato de su hija, cuyo cuerpo apareció el día 22 de septiembre del año 2013 en una cuneta en Teo, municipio coruñés muy cerca de Santiago de Compostela. En ese momento se inició una investigación que acabó con la imagen de matrimonio perfecto de la pareja.

 

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...