viernes, 16 de abril de 2021

Sánchez pide “disciplina social" para superar la segunda ola

“Debemos adoptar las medidas necesarias para frenar los contagios causando el menor daño económico posible y las menores restricciones posibles para las libertades", asegura el presidente.


Sánchez pide “disciplina social" para superar la segunda ola
  • whatsapp
  • linkedin

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saeguró este viernes que la situación de la pandemia en España es “grave” y que las próximas semanas y meses “serán muy duros” y ha pedido “disciplina social”, “concienciación” y “resistencia” a la ciudadanía para “evitar a toda costa recurrir a un nuevo confinamiento domiciliario”.

En una declaración institucional desde La Moncloa, Sánchez insistió en que “para contener los contagios lo que tenemos que hacer es reducir la movilidad y los contactos entre personas. No hay otra solución, no hay otra alternativa”, porque “a mayor movilidad y mayor contacto, hay un mayor contagio”.

Sánchez ha señalado los principales focos de transmisión se sitúan en reuniones sociales con familiares y amigos, en el ámbito familiar, el trabajo, en ámbitos mixtos y también en el ocio nocturno, entre otras. “Por tanto, para frenar los contagios hay que limitar al máximo, todo lo posible, las situaciones en que esos contagios se están produciendo”, añadió. “Nuestro objetivo es reducir contagios para así salvar las vidas de muchas personas, y de ese modo también salvar empleos, empresas y consolidar la recuperación de nuestra economía. Por eso tenemos que intensificar la acción para doblegar la curva” en esta segunda ola de la pandemia.

“Cada vez que evitamos un encuentro o un desplazamiento innecesario; cada vez que seguimos las reglas de higiene que recomiendan las autoridades sanitarias, estamos poniendo una piedra en el muro para detener al virus”, añadió. “Limitemos las reuniones y las celebraciones.Sigamos sintiendo la misma pasión por la vida, pero tomemos distancia y esperemos que vengan tiempos mejores, que van a venir. Porque además ahora, la lluvia y el frío nos privarán en buena medida de los espacios abiertos, las calles, las terrazas y, en consecuencia, aumentará el riesgo. Compensemos ese riesgo con una actitud responsable. Hemos de conseguir en esta segunda ola detener la transmisión del virus sin detener la vida. Podemos y debemos hacerlo. Seamos responsables”, subrayó.

Así, fijo como “reto colectivo” para las próximas semanas, pasar de la incidencia acumulada de 348 casos por cada 100.000 habitantes en la que no nos encontramos, a una incidencia acumulada “por debajo de los 25 casos por 100.000 habitantes”. “Tenemos mucho camino por recorrer”.

“Estoy convencido de que, como ha ocurrido en la primera ola, lo lograremos si contamos con la máxima disciplina social, resistencia, espíritu de equipo y moral de victoria. Lo hicimos en la primera ola y lo vamos a volver a lograr”.

El jefe del Ejecutivo subrayó que en la reunión que mantuvo ayer el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que reúne al Ministerio con las Consejerías de Salud de todas las comunidades autónomas, se fijaron cuatro niveles de riesgo o alerta para cada unidad territorial y las actuaciones que deberán adoptarse en cada unidad territorial según el nivel de riesgo que exista: bajo (una incidencia por debajo de 25 casos por 100.000 habitantes); medio (por encima de 25); alto (más de 150) o extremo (por encima de 250 casos). Sánchez explicó que este indicador se completa con los niveles de incidencia de los últimos 7 días, la incidencia específica en los mayores de 65 años, el nivel de positividad de las pruebas y el porcentaje de casos con trazabilidad.

Asimismo, se acordó como segundo marcador el grado de ocupación de los servicios hospitalarios y de las camas UCI. “Se considerará riesgo muy alto si el número de camas ocupadas por pacientes de Covid supera el 15% en hospitalización global y el 25% en el caso de las camas de UCI”, explicó Sánchez.

En cuanto a las actuaciones que se adoptarán en cada caso, apuntó que “pueden ir desde la reducción de aforos al 75% en el nivel bajo de alerta, pasando por la limitación de reuniones a 6 personas y limitación de aforos al 50% en el nivel medio, hasta llegar a la suspensión de actividades no esenciales en el nivel alto de alerta”.

Asimismo, avanzó que cuando un territorio alcance el nivel de alerta 4, es decir, alerta extrema, deberán adoptarse medidas excepcionales que podrán requerir “la activación del estado de alarma”.

Sánchez dejó claro que “la decisión sobre las medidas a adoptar y el momento de su adopción será tomada por las CCAA y se pondrá en conocimiento del Ministerio de Sanidad antes de su implantación”.

En definitiva- dijo, “debemos adoptar las medidas necesarias para frenar los contagios causando el menor daño económico posible y las menores restricciones posibles para las libertades personales. Y estamos listos para adoptar todas y cada una de las medidas que sean necesarias”.

Te puede interesar