Las enmiendas de PSOE y Podemos a la eutanasia buscan acelerar los procesos

Los partidos del Gobierno presentan enmiendas a su propia ley orgánica para acortar el plazo de 15 días naturales para acceder a la misma.

La diputada del PSOE María Luisa Carcedo en su turno de intervención en contra de las enmiendas del PP y Vox aa la proposición de ley orgánica de eutanasia.
La diputada del PSOE María Luisa Carcedo en su turno de intervención en contra de las enmiendas del PP y Vox aa la proposición de ley orgánica de eutanasia.

Uno de los debates más candentes ahora mismo, junto al de los Presupuestos Generales del Estado 2021 (PGE) y el de Cataluña, es el de la posible regularización del derecho a la eutanasia. El PSOE y Unidas Podemos han presentado enmiendas a su propia proposición de ley para modificar el actual articulado de la posible nueva legislación con el objetivo de acelerar procesos, rebajar requisitos y ampliara todo lo posible la cobertura de la denominada "prestación de ayuda a morir". Estas enmiendas amplían esta especie de suicidio asistido para que abarque a aquellos ciudadanos que tengan "un padecimiento crónico" -se amplía el margen legal para acceder a la eutanasia, porque en un primer momento solo se aplicaría a aquellos pacientes terminales-. Además, los tribunales que determinarían en qué casos se aplicaría la eutanasia dejan de ser "de control" para convertirse en "tribunales de garantía". 

Estas enmiendas de los dos partidos del Ejecutivo, si salen adelante, buscan acortar hasta a los 15 días naturales la decisión de los médicos para aplicar o no la eutanasia entre la primera y segunda petición de un paciente. Se recortaría "a cualquier periodo menor" si se torna como "inminente" la "pérdida de la capacidad del paciente para dar su consentimiento". Además, se recoge la circunstancia de que se aplique la eutanasia "sin la verificación previa", es decir, sin que el médico compruebe si el paciente "desea continuar o desistir". 

Además, se pasa también de aplicarse solamente en pacientes que lo decidan "de forma libre, voluntaria y consciente" a cualquier persona que se encuentre "en pleno uso de sus facultades". Bastará que haya registrado su petición en "el testamento vital, las voluntades anticipadas o en documentos equivalentes legalmente reconocidos". 

La nueva ley amparará el derecho de la eutanasia para que, en ningún caso, sea tipificado como delito. Por ello, se incluirá el artículo 143 bis del Código Penal que recogerá que "cualquier acto necesario y directo que realice el personal sanitario y que cause o coopere a la muerte de una persona cuando esta sufra un padecimiento crónico o una enfermedad incurable dejará de ser una conducta punible".

La eutanasia avanza lentamente

El pasado 9 de septiembre, el Pleno del Congreso de los Diputados rechazó las enmiendas a la totalidad del PP y Vox a la proposición de ley orgánica del Gobierno sobre la regulación de la eutanasiaen España. El grupo socialista de la Cámara Baja defendió la proposición de ley, que comenzó su trayecto parlamentario en febrero, asegurando que hay que “dar una respuesta jurídica, sistemática, equilibrada y garantista, a una demanda sostenida de la sociedad actual como es la eutanasia”. Por ende, los de Sánchez defienden que hay que “legislar para respetar la autonomía y voluntad de poner fin a la vida de quien está en una situación de enfermedad grave e incurable, o de una enfermedad grave, crónica e invalidante, padeciendo un sufrimiento insoportable que no puede ser aliviado en condiciones que considere aceptables”. La ley de eutanasia solo sería aplicable en casos determinados, "con garantías" y "sin presión externa de cualquier índole". 

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...