Las negociaciones de los ERTE, “in extremis”: las distintas posturas (II)

A partir de ahora se incluirá una prestación especial para los trabajadores fijos-discontinuos por la mala temporada de verano

Yolanda Díaz
Yolanda Díaz

Uno de los puntos que va a dar más problemas, sin duda, es el de las exoneraciones de cuotas a los empresarios por los trabajadores, ya que el Ejecutivo quieren que sean de mayor cuantía para los trabajadores que salgan de los ERTE que para aquellos que permanezcan en ellos.

Justo lo contrario a lo que defienden los agentes sociales que consideran que las exenciones sólo tendrían que aplicarse a los trabajadores que se quedan en los ERTE. Lo contrario, según Unai Sordo, secretario general de las CC.OO, sería un “despropósito”.

La mala temporada de verano ha provocado que el número de trabajadores afectados aumente

La última propuesta conocida por el Gobierno sería aplicar exoneraciones “muy altas”, que superarían el 80%, para ERTE de determinados sectores, los más afectados desde el comienzo de la pandemia, así como para aquellas empresas que están vinculados con ellos, siempre que demuestren una caída en la facturación importante.

Eso sí, hay acuerdo en una serie de puntos muy importantes: por ejemplo, a lo que se refiere a la protección social. Según ha anunciado la ministra Yolanda Díaz, se ha llegado a un acuerdo por lo que el “contador para a cero” de 180 a 196 días y se aplicaría durante todo el año 2021: la prestación de los trabajadores dentro de un ERTE se mantendría en el 70% de la base reguladora una vez pasen seis meses (antes, al pasar seis meses, caía al 50%) e introducir una prestación especial para los trabajadores fijos- discontinuos por la malísima temporada turística de este verano.

Según datos oficiales de la Seguridad Social, del 31 de agosto, habría más de 660.000 trabajadores dentro de un ERTE. Unos 149.000 estarían por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP). Las actividades que se han visto más afectadas son las de bebidas y servicios de comida (con un total de 150.000 afectados) y los relacionados con servicios de alojamiento, más de 104.000.

Después, estarían el comercio minorista (66.000 empleados), el comercio mayorista (54.000), la educación (antes del comienzo del curso escolar, la cifra era de 35.000), las agencias de viaje, los operadores turísticos, las actividades recreativas, deportivas y de entretenimiento (superando los 25.000 afectados)

Sin duda, la pandemia del coronavirus no solo ha golpeado al sistema sanitario del país, costando miles de vidas, también ha sido duro golpe para la economía como la española que depende, fundamentalmente, del sector servicio y del turismo como ha quedado demostrado. El gran problema es poner de acuerdo a todas las partes y dar una solución a los cientos de trabajadores que han visto como su vida se ha visto parada por culpa de la pandemia y evitar que la crisis económica sea todavía peor.

 

Etiquetas