Juan Carlos I vuelve a España en Septiembre con pruebas contra el Gobierno

Por RAÚL CALVO GALEANO. 11/08/2020

El emérito amenaza con unos informes que demostrarian su inocencia desafiando a Sánchez y a Iglesias

Juan Carlos I y Pedro Sánchez

Juan Carlos I y Pedro Sánchez

El exilio de Juan Carlos I, el rey emérito de España, está dando mucho que hablar en los medios. Mientras solo unos pocos defienden su inocencia alabando su gestión a lo largo de los años, la mayoría de la ciudadanía pide como Maria Antonieta "que le corten la cabeza". Asraf Beno en Ya es Mediodía y Laura Fa desde Sálvame conectaban con su hotel en Abu Dhabi donde supuestamente reside el antiguo monarca. Ahora surgen unas informaciones que sitúan su vuelta en Septiembre con el objetivo de derrocar al Gobierno de Sánchez e Iglesias mostrando pruebas de su inocencia.

Juan Carlos I buscado por Paco Lobatón

El abandono de España del Rey Juan Carlos sigue siendo una información en el ojo del huracán. Diversos medios sitúan al emérito en la zona austral, en concreto en Nueva Zelanda; sin embargo, otras notas hablan de lugares más tropicales como la exótica República Dominicana, el vecino Portugal o algún país rico de Oriente Medio. Lo que está claro es que, a pesar de todo, su localización es un secreto solo conocido por sus más allegados y el propio Gobierno de España. 

Una nueva información surge en las últimas horas sobre el consorte de Sofía de Grecia; y es que un medio digital de derechas citando fuentes cercanas a Zarzuela, dice que no cuenta con un destino final, sino que su periplo se debe a unas "vacaciones". Algo que no ha gustado mucho en determinados círculos sociales mientras los periodistas se pelean por hallarlo en cualquier parte del mundo. 

El destino final de Juan Carlos I

Cual sera el destino final es algo desconocido pero según dicen sus más fieles Juan Carlos volverá en breve a España. El quiere demostrar su inocencia demostrando un patriotismo admirado por sus pocos defensores tras las últimas informaciones que datan del año 2014 desde que tuviera que abdicar. Desde Casa Real hay un silencio parcial pero el "off the record" afirma que no va a agachar la cabeza sin dar la última nota. De acuerdo a este medio, el 10 de septiembre volvería a su país como si nada hubiese pasado. 

El padre del actual rey Felipe VI pensaba, como cada año, participar en una regata con su navío el "bribón", nombre que ha traído mucho pitorreo respecto a su situación actual. Sin embargo, debido a la actual contingencia que vive España, determinados eventos deportivos han sido suspendidos. Sansenxo es la localidad que pretendía acogerle con los brazos abiertos pero 2020 no será su año.

El enemigo de su nuera Letizia Ortiz habría dicho a algunos amigos de este pueblo que no iban a contar con su presencia este año. Todo antes de exiliarse de España desde el aeropuerto de Vigo. Juan Carlos decía así que en septiembre volvería a compartir vino y pan en el Club Naútico de la localidad, como una cita ineludible a la que acude cada verano. 

Las vacaciones sin fin disfrazadas de exilio

Tal y como ha podido constatar diversos medios digitales, pese a no haber regatas y otro tipo de eventos deportivos, los amiguitos de Juan Carlos pretenden desafiar a Pedro Sánchez organizando un campeonato alternativo, de aficionados durante la semana del 11 de septiembre, tal y como si este año no sea diferente y saltándose todas las leyes y normas de seguridad. 

La derecha aplaude pues el regreso del amante de Bárbara Rey supondrá una amenaza para el Gobierno de España con Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a la cabeza. Y no parece dispuesto a rendirse a la justicia así como así, pues habría recabado pruebas para desmontar al ejecutivo y probar su inocencia. Según sus círculos más cercanos, los entornos republicanos de ambos partidos habrían sido los causantes del daño a su persona y a la propia monarquía. Aunque está claro que desde su propia familia solo cuenta con el apoyo de sus hijas frente a una Familia Real y una Doña Sofía unidas en bloque. 

El Emérito denunciará públicamente la campaña "de izquierdas" que existe en su contra y sus oscuros objetivos sobre eliminar todo rastro de la Constitución de 1978. Unas declaraciones, de las que no existen pruebas, pero que determinados medios derechistas relacionan con una fuente de toda solvencia. Según estos digitales, Moncloa estaría en estado de alerta ante un silencio sospechoso desde el Palacio de la Zarzuela. Ver para creer.