ESPAÑA | ESPAÑA Y SU "NUEVA NORMALIDAD"

Felipe VI reaparece en público tras la marcha de Don Juan Carlos

Por MIGUEL PÉREZ MONTES. 07/08/2020

El monarca se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de la República Oriental del Uruguay, Francisco Bustillo Bonasso.

El Rey Felipe VI junto al ministro de  Relaciones Exteriores de la República Oriental del Uruguay, Francisco Bustillo.

El Rey Felipe VI junto al ministro de Relaciones Exteriores de la República Oriental del Uruguay, Francisco Bustillo.

Su Majestad el Rey Felipe VI recibió el pasado jueves en audiencia en el Palacio de La Zarzuela al ministro de Relaciones Exteriores de la República Oriental del Uruguay, Francisco Bustillo Bonasso, acompañados por la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach Figueras.

El monarca se dejó ver sonriente, al menos aparentemente, bromeando sobre la forma de saludar al mandatario. Felipe VI le dio una palmada en la espalda y se mostró cercano con Bustillo. El encuentro duró una hora y los tres mantuvieron una audiencia distendida en la que compartieron la situación actual del coronavirus en España y Urugay. 

Unas vacaciones diferentes

Sus Majestades los reyes Felipe VI y doña Letizia, la Princesa de Asturias y la infanta Sofía viajarán a Palma de Mallorca el fin de semana del 7 y 8 de agosto, según ha informado el Palacio de La Moncloa. Sin embargo, no serán unas vacaciones al uso para la Familia Real porque, entre la semana del 10 al 17 de ese mes, tendrán una apretada agenda en una visita por todas las islas del archipiélago: Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera. Serán, sin duda, unas vacaciones muy diferentes a la de los últimps años, con un descanso prácticamente nulo y con la mirada puesta en Don Juan Carlos, cuyo paradero aún no se ha hecho público y la sombra de la Justicia cada vez más sobre él. 

Los monarcas volverán a mantener un contacto estrecho con los agentes sociales y económicos más afectados por las consecuencias del coronavirus. De esta manera, seguirán la línea de trabajo mantenida hasta ahora, tras un mes y medio viajando por toda España para conocer cómo se encuentra la sociedad en la era post-pandemia.

Además, Casa Real no ofrecerá la tradicional recepción a la sociedad balear en el Palacio de La Almudaina de Palma. Esta es la razón por la que los monarcas visitarán todas las islas, para ser ellos los que contacten y estrechen relaciones con todos estos protagonistas anónimos.

El Rey mantendrá los despachos y audiencias rutinarias con las autoridades autonómicas de la comunidad autónoma en el Palacio de La Almudaina y la reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Palacio de Marivent. Los monarcas no tienen planeado irse a otro lugar de vacaciones, más privadas, tras su estancia en Palma y regresarán a Madrid para retomar la agenda de trabajo a mediados de agosto.