ESPAÑA | ESPAÑA Y SU "NUEVA NORMALIDAD"

Rufián insta a replantear la estrategia de ERC en el Congreso

Por MIGUEL PÉREZ MONTES. 03/08/2020

El portavoz republicano en Madrid reconoce que su partido ya no es socio prioritario del Gobierno y defiende utilizar un discurso más bronco y exigente con Sánchez.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, durante el debate de la nueva prórroga del estado de alarma.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, durante el debate de la nueva prórroga del estado de alarma.

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, ha asegurado este fin de semana en una entrevista para Europa Press que su formación ya no es "tan imprescindible" para el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos y que, por lo tanto, se torna necesario un replanteamiento de su estrategia política de cara a La Moncloa. Para el republicano, la "activación" de Ciudaanos como actor político dentro de la geometría variable del Ejecutivo. 

"Son muy malas noticias" para Rufián que Ciudadanos se postule como un socio prioritario para Pedro Sánchez, aunque considera "legítimo" el movimiento del partido de Inés Arrimadas porque es un partido "en absoluta desintegración" y esstá jugando "sus últimas bazas". No obstante, es "aalgo nocivo" que Cs esté tan cerca de la izquierda española. 

“Eso nos tiene que hacer reflexionar y hacer replantearnos nuestra estrategia a la hora de negociar o interlocutar con quien sea”, recalcó el líder republicano. Rufián tachó de "incompatible" que ERC vote en el mismo sentido que Ciudadanos y se preguntó "cuánto aguantará" Unidas Podemis ante un partido "reaccionario" a sus planteamientos como Ciudadanos. 

Esta nueva relación entre el Ejecutivo y Ciudadanos ha provocado, entre otras situaciones, que la mesa de diálogo con Cataluña haya volado por los aires y que el diálogo con el independentismo se haya dado por roto. Algo que, en un primer momento, no entraba en el plan del gobierno de coalición: bloquear el conflicto catalán y enquistarlo como con la administración de Mariano Rajoy. No obstante, parece que entre los planes a más corto plazo del Gobierno sea abordar el desafío soberanista. 

Una de las grandes damnificadas del cambio de la estrategia política de Ciudadanos es Esquerra Republicana. El partido de Oriol Junquerasa ha pasado de tener un tono bronco e incluso amenazador -Rufián llegó a asegurar en la sesión de investidura de Pedro Sánchez que "sin diálogo con ERC no hay legislatura"- a plantearse la situación que está viviendo, con un ejecutivo cada vez menos interesado en convocaar la mesa de diálogo para "afrontar el conflicto político de Cataluña". 

El presidente del Gobierno puso la pelota en el tejado de JxCAT asegurando, el pasado miércoles, que tiene que ser el Govern el que ponga "fecha y hora" para reunir a la mesa bilateral Estado-Generalitat. Por su parte, el president Quim Torra dio por roto el diálogo con La Moncloa hasta aque no abandone sus "discrepancias con el independentismo", algo que desde el Ejecutivo no asume como tal.