ESPAÑA | ESPAÑA Y SU "NUEVA NORMALIDAD"

La Fiscalía pide suspender el artículo 100.2 a los presos del "procés"

Por MIGUEL PÉREZ MONTES. 30/07/2020

La petición del Ministerio Público acabaría con los permisos para trabajar o hacer voluntariado de los líderes independentistas.

El exvicepresidente de Cataluña Oriol Junqueras a su entrada en el Parlament.

El exvicepresidente de Cataluña Oriol Junqueras a su entrada en el Parlament.

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha solicitado que se suspenda el artícul 100.2 del Reglamento Penitenciario a todos los presos del procés catalán. El Ministerio Público asegura que, con la derogación del tercer grado a los cinco presos de la prisión de Lledoners (Barcelona), los líderes independentistas que cumplen condena por delitos de sedición y malversación en dicha cárcel están un régimen de segundo grado -como cualquier otro preso- y que, por ende, no pueden disfrutar de salidas de la prisión por motivos laborales, de voluntariado o de cuidado de familiares. 

El pasado martes, los cinco presos de Lledoners volvieron a prisión al revocarse su grado de semilibertad. Oriol Junqueras, Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez regresaron a la ccárcel porque el juez de vigilancia penitenciaria 5 de Cataluña desestimó el tercer grado concedido por la Junta de Tratamiento de la prisión. 

Varios fiscales reclaman que "se acuerde la suspensión de la ejecutividaad de las decisiones del juzgado de vigilancia porque se hallan recurridas por el fiscal en apelación". Desde que la semana pasada, el Tribunal Supremo revocara los permisos penitenciarios de la expresidenta del Parlament de Cataluña Carme Forcadell, los presos del proceso independentista sabían que podrían correr la misma suerte. 

Los presos disfrutaban de este permiso penitenciario desde febrero en algunos casos. Forcadell podría salir tres veces por semana para cuidar a su madre, de avanzada edad. La exconsellera Dolors Bassa estaba trabajando en una residencia de ancianos. El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras había empezado a dar clases en la Universidad de Vic...

Muchas voces independentistas han salido al ataque de la Justicia y del propio Estado después de formalizarse dicha decisión. El presidente de Cataluña, Quim Torra, dio por roto el diálogo con el Gobierno y alejó la reunión de la mesa bilateral hasta que Pedro Sánchez no demuestre su voluntad de acabar con las "hostilidades hacia el independentismo" que muestran las institiciones españolas. El presidente, en cambio, dejó la pelota en el tejado del Govern: "Cuando quieran reunirse, que pongan fecha y lugar. El Gobierno de España sabe que existe un conflicto político en Cataluña y tiene una claraa voluntad de alcanzar un acuerdo". 

14 días que dan para mucho

Solo dos semanas. Ese ha sido el periodo que los líderes soberanistas del procés catalán condenados por el Supremo han podido disfrutar de la semilibertad. Sin embargo, han aprovechado para continuar con la propaganda independentista y con los ataques al Estado por mantener una "persecución" contra el espíritu secesionista de parte de los catalanes.