ESPAÑA | MOCIÓN DE CENSURA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ

¿Una moción de censura contra Pedro Sánchez o contra Pablo Casado?

Por MIGUEL PÉREZ MONTES. 30/07/2020

La herramienta parlamentaria para intentar derrocar al Gobierno que presentará Vox no serviría tanto para perjudicar al presidente como para socavar la figura del líder de la oposición.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante la sesión de control al Gobierno.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante la sesión de control al Gobierno.

"La sociedad española exige y merece más de todos nosotros y, por eso, les anuncio que no nos queda más remedio que presentar una moción de censura en septiembre. A esa moción invitamos a todos los diputados de todos los partidos que crean que aún estamos a tiempo de evitar la ruinda que ustedes nos traen". Así anunció este miércoles el presidente de Vox, Santiago Abascal, su candidatura a presidente del Gobierno cuando registre una moción de censura contra el actual líder del Ejecutivo, Pedro Sánchez, con el inicio del curso político 2020-2021.

El pleno debatía el Fondo de Reconstrucción Europeo y el Marco Financiero Plurianual que tiene que contar con el visto bueno del Parlamento Europeo. El presidente pidió comparecer a petición propia ante la Cámara para explicar los términos del acuerdo de los Veintisiete, pero el debate derivó en diferentes asuntos, como el de la "noticia bomba" del partido ultra. Pero... ¿Es una moción de censura contra Pedro Sánchez o contra Pablo Casado?

Vox ya había anunciado durante el estado de alarma que estudiaba presentar una moción contra Sánchez por la gestión de La Moncloa de la situación sanitaria del coronavirus. Sin emabrgo, todo pareció diluirse hasta el pasado miércoles. Desde el partido ultra saben que Abascal no será presidente al derrocar a Pedro Sánchez porque la geometría variable del Congreso de los Diputados es tozuda y los números no salen. Nada apunta a que aquellos partidos que votaron a favor o se abstuvieron el pasado enero en la investidura del líder del PSOE ahora vayan a ponerse de perfil ante el Gobierno. 

Sin embargo, todas las miradas están puestas en Génova 13. Pablo Casado pasó de puntillas en el debate sobre el anuncio del partido más a la derecha del PP, pero su posición es delicada. Si votan a favor de la moción, abandonarán el intento de su propio presidente de erigir a su partido como el gran partido de centro-derecha que intenta abarcar a su electorado natural e, incluso, a parte del voto socialista descontento con la actuación del PSOE en los últimos tiempos. La fórmula que dotó a Alberto Núñez Feijóo de su cuarta mayoría absoluta en Galicia el pasado 12 de julio pasaría a ser historia.

Por el contrario, si votara en contra de Abascal o, al menos, se abstuviera, afloraría el discurso más conservador del PP lamentando que Sánchez siga en las instituciones. De ahí que esta estrategia de los de Vox no se dirija tanto al actual Gobierno como a poner entre la espada y la pared al PP.