ESPAÑA | ESPAÑA Y SU "NUEVA NORMALIDAD"

Puigdemont arrebata la marca de JxCAT al PDeCAT

Por MIGUEL PÉREZ MONTES. 11/07/2020

El nombre, que en un primer momento surgió de la coalición del PDeCAT y de CDC, ha recaído en un afín al expresidente de Cataluña.

El expresidente de Cataluña Carles Puigdemont defendiendo el Consell per la República.

El expresidente de Cataluña Carles Puigdemont defendiendo el Consell per la República.

ÚLTIMA HORA SOBRE EL AVANCE DEL CORONAVIRUS EN ESPAÑA

La marca de Junts per Catalunya (JxCAT) ya es definitivamente del espectro de Carles Puigdemont. El Ministerio de Interior ha actualizado los datos del partido tras una serie de movimientos realizados por el expresidente de Cataluña para que el nuevo pressidente de la marca sea un afín a su ideología.

El nuevo presidente de JxCAT es Carles Vall Arnó, alcalde de Balenyà (Osona), que se ha mostrado muy afín a los postulados del exlíder autonómico. De ahí que Puigdemont pueda usar el nombre de la formación para el partido que lance el próximo 25 de julio. El PDeCAT, sin embago, tiene los derechoss de la marca de JxCAT como coalición. Es decir: podría haber un JxCAT como partido y otro como coalición de partidos en el Parlament de Cataluña, un panorama, cuanto menos, llamativo. 

JxCAT nació de la coalición electoral entre el PDeCAT y CDC para aunar al espacio postconvergente de Cataluña de cara a las consecutivas elecciones autonómicas y europeasa de 2014 y 2015. Hasta el momento, su líder era Laia Canet, consejera municipal del PDeCAT del distrito del Eixample de Barcelona. 

Este movimiento, como es lógico, no ha gustado nada a la dirección del PDeCAT. En la fundación de JxCAT, los tres firmantes renunciaron a su propia copresidencia para que el poder recayera en el partido. Sin embargo, esta ha sido la táctica de Puigdemont para hacerse con la marca: utilizar a un miembro de la dirección del partido posconvergente para asumir las riendas. El líder de la formación, David Bonvehí, lametó "el comportamiento y la ruptura del acuerdo". Desde el partido apuntan a que se tomarán las medidas legales "necesarias".