ESPAÑA | EDUCACIÓN

Mandan decálogo a docentes para afrontar el COVID-19

Por LOIDA CABEZA. 08/04/2020

El Ejecutivo autonómico orienta sobre las actividades de los estudiantes en casa, subrayando la necesidad de respetar el fin de semana y las vacaciones de Semana Santa.

Cuenta con consejos para que puedan afrontar la situación en mejores condiciones | Pixabay

Cuenta con consejos para que puedan afrontar la situación en mejores condiciones | Pixabay

La Comunidad de Madrid ha enviado a los docentes de la región un decálogo con orientaciones y consejos para que puedan afrontar la situación de confinamiento por el coronavirus en mejores condiciones.

En este documento se destaca la “incuestionable labor” de los centros educativos, “liderada por sus equipos directivos, auténticas guías en todo este proceso”, a lo que se añade que esta tarea “seguramente no está suficientemente conocida por la población en general”. Por ello, considera necesario visibilizarla, al tiempo que “reconocer su esfuerzo, dedicación, creatividad, ilusión y responsabilidad”.

El decálogo aconseja también a los docentes que continúen comunicándose con los alumnos y orientándoles para desarrollar sus actividades en casa. Además, propone que se establezcan horarios y se mantengan unas rutinas esenciales que proporcionan “la mejor higiene mental para atender adecuadamente nuestras tareas y responsabilidades”.

Estas orientaciones también establecen la necesidad de respetar los tiempos de fin de semana y el descanso durante las vacaciones de Semana Santa. “Los ritmos de trabajo online deben atender también los necesarios y obligados espacios de descanso y pausa en la intervención”, señala.

El documento, elaborado por la Unidad de Convivencia y Lucha Contra el Acoso, perteneciente a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, ha sido coordinado por el psicólogo José Antonio Luengo. En él, se requiere al personal docente y a los equipos directivos que estén especialmente atentos a las necesidades del alumnado más desfavorecido.

En este sentido, aboga por “adecuar las metodologías, los materiales y los calendarios escolares con los menores efectos negativos para el alumnado y sus familias”, con el objetivo de que los estudiantes, especialmente los más vulnerables, continúen con su desarrollo académico de la manera más adecuada. Asimismo, requiere a profesores y maestros para que estén pendientes de los comunicados oficiales respecto a la continuidad del curso escolar y todos sus procesos.