martes, 18 de mayo de 2021

Niños: acoso a la infancia, diana de proxenetas

Intimidados en su soledad, los menores demandan medios para relacionarse de inmediato, más con extraños que con propios, en unas irrealidades que les convierten en víctimas.


Niños: acoso a la infancia, diana de proxenetas
  • whatsapp
  • linkedin

La Policía Nacional detiene a 8 pedófilos, por acosar sexualmente a una niña de 13 años, a través de Internet”;  “Arrestado un hombre de 33 años, por abusos sexuales a la hija menor de su pareja”; “Aprestado en Málaga un pedófilo de 62 años, acusado de abusar de 7 niñas, de entre 13 y 15 años”; “Una mujer de 19 años, acusada de prostitución de menores y tráfico de drogas”; “Detenido A.C.S., de 79 años y vecino de Berja (Almería), como presunto autor de exhibicionismo ante menores”. Estos titulares, pertenecen a algunas de las notas facilitadas por los cuerpos de seguridad en los 2 últimos meses. Son solo niños, el blanco donde proxenetas y pederastas hacen diana. Su caladero: las redes sociales.

Reincidentes

Están al acecho. Necesitan niños y niñas a los que embaucar con mentiras, regalos, promesas y deseos que quieren cumplir. Como una plaga, miles de pervertidos y pervertidores, han encontrado la manera de alargar sus perniciosos tentáculos, para atrapar presas inocentes, en una cacería sin límites. Es el placebo de sus mentes, que alimentan con la inocencia de los infantes. Están ahí, agazapados en la red, sedientos de fotos, vídeos y citas con sus víctimas, en el peor de los casos, para alcanzar el culmen. Su herramienta más útil es la red; esa telaraña por la que navegan con cualquier identidad ficticia, que disimula su única intención: traficar con la ingenuidad. Saben que es difícil ponerle freno a este vasto campo internacional, por el que transitan millones de humanos; y saben que aún cuando sean identificados, atrapados y detenidos, el Código Penal es benévolo con sus delitos. La reincidencia de los encausados por acoso, seducción, difusión y comercialización de sexo infantil, es del 100%.

A la caza

Los servicios policiales de todo el mundo van tras ellos, en una lucha que se enfrenta a la plataforma digital, donde los delincuentes se reproducen a velocidad de vértigo. En España, la Policía Nacional, que cruza datos con sus homólogos de otros países, ha creado para los ciudadanos un servicio de notificaciones y otro de denuncias, a disposición de cualquiera que sospeche que alguien manipula a un menor, para obtener material sexual. La colaboración de todos es imprescindible, para reducir estas cacerías de menores que practican los depredadores de la candidez.

El peligro de los amiguitos

Entre las miles de investigaciones abiertas, hace unos días concluyó una macro redada internacional con 33 apresados en 11 países de 3 continentes. De ellos, 17 operan desde España junto con otros 9 que también están encausados en la operación Chemosh. De estos  26 investigados y perseguidos, se han producido 5 detenciones en Las Palmas, 3 en Madrid, 2 en Valladolid y 1 en las provincias de: Santa Cruz de Tenerife, Murcia, Valencia, Palencia, La Rioja, Cuenca y Salamanca. Además, 5 son investigados en Madrid, y uno en las provincias de Valencia, Guadalajara, Ciudad Real y Alicante. De todos estos apresados e investigados, 14 son menores de edad (el más joven tiene 15 años) y otros 7 tienen menos de 25 años. La edad media de los 26 implicados es de 22 años. Las detenciones en el extranjero han sido: 4 en Ecuador, 2 en Costa Rica, Uruguay y Perú; y 1 en India, Italia, Francia, Pakistán, Reino Unido y Siria. Entre estos arrestos se subraya los 2 de Uruguay, donde junto con el menor que había intercambiado material pedófilo con los españoles, se detuvo a la madre de una niña que abusaba de su hija y enviaba las imágenes de esos abusos.

Todo por WhatsApp

Este grupo de chavales perversos pertenecen a todos los estratos sociales y no tienen un perfil concreto, salvo que todos son chicos jóvenes, con móviles a nombre de sus padres, quienes han sido investigados para conocer su posible implicación en esta trama delictiva. La gravedad de los hechos cometidos por los encausados la subrayan los expertos de Policía: “habían normalizado la pedofilia y los abusos sexuales a otros menores; compartían archivos pedófilos de extrema crueldad, con imágenes de bebés abusados sexualmente”. Llegaron a convertirse en virales con la participación de pedófilos extranjeros adultos.

A por las niñas

El más peligroso de todos los investigados es un hombre, de 29 años, que desde Ciudad Real, intentaba que los usuarios del chats contactaran con niñas para acosarlas y obtener material, a cambio de contactos con menores extranjeras. Este individuo fue arrestado por un policía que se hizo pasar por interesado en intercambiar contactos. Los investigadores, ahora, están en la localización de las víctimas y el análisis de todos los archivos incautados, y no descartan más apresados.

Sin infancia

El acoso a una infancia creada hace poco más de 50 años ha hecho saltar todas las alarmas, desde la masificación de internautas que despliegan sus garras hacia las presas más vulnerables, camuflados en un servicio multitudinario. Antes de los años 50 (s XX) los niños y niñas tenían pocas posibilidades de cursar o concluir estudios reglados, porque las necesidades familiares les llevaban a comenzar a trabajar, para aumentar la supervivencia de la familia. La historia nacional se nutre de miles y miles de menores que ya estaban en la nómina de alguna empresa, y de niñas que entraban al servicio doméstico, lo que se decía ‘iban a servir’. La mejora de la economía patria, la televisión y una cadena nacional de grandes almacenes, generaron en las décadas siguientes la necesidad de educar y tratar a los menores como lo que son: niños, solo niños. ¿Cuántos nacidos en los 40 recibieron juguetes de los Reyes Magos?, ¿cuántos de los 50 conocieron a Papá Noel?; y ¿Cuántos de estos niños comenzaron a trabajar a los 11, 12 13 y 14 años? A lo largo de los siglos, la infancia ha sido diana fácil de los abusadores; ahora, los mismos o más, lo tienen más fácil y rápido. Lástima que la infancia dure tan poco, no la dejen disfrutar, y la mancillen por un puñado de monedas y la satisfacción enferma e inmediata.

Denuncia, siempre denuncia.

Te puede interesar

Ignacio Aguado abandona la política
  • Miguel Pérez Montes 18 mayo 2021
Ignacio Aguado abandona la política
Isabel Ayuso: me van a mirar con lupa
  • Moises Campos 14 mayo 2021
Isabel Ayuso: me van a mirar con lupa