ESPAÑA | MOVILIDAD

El auge del patinete eléctrico en las ciudades

Por MARÍA MORENO FERNÁNDEZ. 13/12/2019

Nueva normativa de regulación de la DGT.

Patinete eléctrico.

Patinete eléctrico.

El patinete eléctrico ha supuesto una alternativa ecológica tanto al transporte público como al privado. Las ventas han aumentado desde el año 2018, cuando el patinete eléctrico se convierte en una alternativa real a los demás medios de transporte.

Los usuarios que conducen patinetes eléctricos optan por este medio de transporte por su autonomía y facilidades de uso y manejo. Mientras que las bicicletas ocupan un volumen importante, aún siendo plegables, los patinetes eléctricos cuentan con un diseño muy ergonómico que facilita su uso y manipulación. Su precio dependerá tanto de la marca como de las características y prestaciones de este. Opta por el mejor patinete eléctrico.

Además, destaca que los niveles de carga se asemejan con lo que consume una carga de un teléfono móvil u ordenador portátil. Las innovaciones tecnológicas permiten que los mejores patinetes eléctricos dispongan de minutos de autonomía suficientes para llegar a cualquier punto de la ciudad, recorriendo kilómetros sin el riesgo de quedarse sin batería a medio camino. Por todo ello es un medio de transporte ecológico, que además favorece al ahorro económico del usuario, ya que no necesita combustible ni revisiones periódicas como ocurre con los vehículos de motor.

Sin embargo, a pesar de ser usado para transportarnos a través de las vías públicas, muchos olvidan que no es un juguete y actúan de forma irresponsable poniendo en peligro la seguridad de los demás. Los actos de vandalismo han aumentado cuando se han establecido en múltiples ciudades patinetes eléctricos de alquiler a través de varias compañías privadas.

Mientras que en España se carece de una normativa que regule el uso de los patinetes eléctricos, en otros países europeos como Portugal, Alemania o Suecia cuentan con normas de regulación (edad mínima de uso, velocidad, carriles…). Estas normas, generalmente, están basadas en las que se aplican a los ciclistas. Además, mientras que en algunos países se considera que son vehículos de transporte sin motor, en otros, como en los Países Bajos, los patinetes eléctricos se enmarcan en la categoría de ‘ciclomotor’.

Cuando se empezaron a utilizar los patinetes eléctricos como medio de transporte existía una laguna legal, por lo que sus usuarios podían decidir si llevaban casco o no, si circulaban por aceras o por la carretera, así como desplazarse a las velocidades que les fueran convenientes. Al inicio los patinetes se vincularon al ocio y al entretenimiento, considerándolo un juguete más pero ello cambió desde hace unos años atrás.

Hasta ahora solo existía una instrucción de la DGT para regular la circulación de los patinetes eléctricos, pero eran meras indicaciones. La nueva normativa de la DGT que se va a implantar establecerá un límite de velocidad máximo de 25 km/h por lo que no será considerado vehículo de motor ni requerirán de matrículas, carnet de conducir o seguro; la obligación de circular por la calzada y prohibiendo el tránsito por las aceras, así como contar con el certificado de los distintos fabricantes de patinetes eléctricos, los cuales indican sus características.

Además, por la seguridad tanto de los usuarios como de los viandantes, se multará el uso del patinete eléctrico bajo los efectos del alcohol o cualquier otro tipo de droga. También se impondrán sanciones por conducir mientras se usa el teléfono móvil. La DGT aconseja el uso de chalecos reflectantes, aunque no lo impone de manera obligatoria.

Estas medidas regulatorias surgen de forma necesaria para favorecer la sostenibilidad del transporte urbano. Los malos hábitos y formas de conducción imprudentes y temerarias estaban convirtiendo un medio de transporte ventajoso para el medio ambiente en un problema para la seguridad vial.