contador web

ESPAÑA | CUIDADOS

Las labores del gerocultor

Por COLUMNA CERO. 19/03/2019

La inestimable ayuda a las personas mayores.

ancianos
cuidados
gerocultor
labores

Las labores del gerocultor

En el ámbito de la sanidad cada año son más los estudiantes que optan por introducirse en este sector. Así, la Formación Profesional a distancia o presencial cada vez está más presente en los currículums de los profesionales del sector sanitario. Si bien es cierto existen varias ramas pues no es lo mismo el cuidado infantil al cuidado de personas mayores. Debido al rápido envejecimiento de la población española, las capacidades y aptitudes necesarias, así como la formación cualificada de los gerocultores cada vez es más exigente.

Pero, ¿qué es un gerocultor?

El gerocultor o gerocultora es el auxiliar de geriatría, el profesional que se encarga de trabajar en la atención diaria de los ancianos. Por lo general desarrolla sus tareas en centros de mayores, centros de día o residencias, pero también pueden trabajar a domicilio para facilitar las labores cotidianas en el cuidado de las personas mayores.

Las funciones y el trabajo de un gerocultor van desde la higiene personal hasta el acompañamiento de los ancianos. Las personas mayores suelen sufrir de movilidad reducida, lo que les impide realizar las tareas básicas de higiene íntima por lo que necesitan de una ayuda exterior para ello. Así también, los gerocultores se encargan de la limpieza de las habitaciones de las personas mayores, ocupándose de hacer las camas o recoger la ropa para lavarla. Según las necesidades del anciano, el gerocultor también se encarga de proporcionar la ayuda necesaria a la hora de comer, pues hay personas mayores que no son capaces de hacerlo por ellos mismos. Dentro de los cuidados generales que los auxiliares de geriatría proporcionan en la atención a las personas mayores cabe resaltar el cambio de postura de los pacientes con movilidad reducida, pues es una de las técnicas que mayor preparación requiere. Además los gerocultores se encargan de acompañar a los ancianos en sus paseos, actividades o juegos.

Pero no hay que olvidar que un gerocultor es un profesional que ha recibido una formación adecuada para poder realizar las tareas pertinentes al cuidado de las personas mayores. Es necesario obtener un Certificado de Profesionalidad para trabajar como auxiliar de geriatría, ya que se exige, por ley, que las personas que se dediquen al cuidado de personas mayores acrediten la cualificación profesional de Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes en Instituciones Sociales.

Por lo general todas las residencias deben contar con un director del centro, éste debe tener una cualificación profesional certificada y estudios universitarios de grado medio, o si no posee dichos estudios, tener al menos tres años de experiencia en funciones similares a la gestión y dirección de centros residenciales. En cuanto al personal de atención directa, todas las residencias deben contar con servicios médicos complementarios a los servicios médicos del sistema sanitario público, para garantizar una atención óptima y continuada de las personas mayores. Además todas las residencias deben disponer, como mínimo, de un ATS/DUE. En el caso de personas dependientes debe haber 1 ATS/DUE por cada 40 pacientes, mientras que en el caso de personas no dependientes el ratio es de 1 ATS/DUE por cada 50 pacientes.

En cuanto a los auxiliares o gerocultores, una residencia debe de tener al menos un 50% de gerocultores con titulación de auxiliar de clínica o la titulación académica equivalente. En el caso de residentes dependientes, el centro debe de contar con 1 gerocultor por cada 6 pacientes, mientras que en el caso de personas no dependientes, la residencia debe disponer de 1 gerocultor por cada 15 pacientes.

Por otro lado, en cuanto al personal que no es de atención directa también requiere de ciertas exigencias en la residencia, como por ejemplo: hasta 100 plazas es necesario disponer de 1 cocinero, si son más de 100 plazas será necesario contar con 2 cocineros. Así las residencias de tamaño medio deben tener 1 ayudante de cocina, mientras que las grandes residencias 2 ayudantes de cocina. Por cada 15 residentes es necesario que exista 1 persona encargada de limpieza y lavandería. A parte, todas las residencias deben contar con al menos una persona encargada de servicios varios.

La mejor manera de convertirse en gerocultor es a través de la Formación Profesional, ya sea a distancia o presencial. Este tipo de estudios ofrece una mayor probabilidad de insertarse en el mercado laboral, así como una garantía de profesionalidad tras haber finalizado los estudios. Además la Formación Profesional presencial y la Formación Profesional a distancia (también conocida como e-learning) están subvencionadas por las becas FP que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte convoca cada año. Cabe destacar que la Formación Profesional abre las puertas laborales no solo en el ámbito nacional, sino también fuera de España, ya que este tipo de estudios están muy bien valorados en el extranjero.




NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar