miércoles, 6 de julio de 2022

El Clarinos Tenerife celebra el Día de la Mujer

Esther Montenegro, Gaby Ocete y Krisztina Raksányi comparten sus impresiones sobre la desigualdad en el baloncesto.


El Clarinos Tenerife celebra el Día de la Mujer
  • whatsapp
  • linkedin

Llega el 8 de marzo, en el que se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Por esa razón, desde el CDB Ciudad de La Laguna Tenerife han emitido una nota de prensa mediante la cual algunas jugadoras moradas comparten su visión sobre la situación de las mujeres en la sociedad.

A través del documento, el club que preside Claudio García del Castillo califica a las deportistas como "imparables, luchadoras e infatigables". En esta misma línea, la entidad deportiva ha admitido que "falta camino por recorrer".

La capitana del plantel lagunero, Esther Montenegro, ha señalado: “Años atrás te miraban raro cuando decías que eras jugadora profesional de baloncesto. La gente no estaba muy familiarizada, pero ahora ha cambiado la situación. Que la gente encienda la televisión y vea a chicas jugando al fútbol, tenis, baloncesto, nos ayuda a visibilizarnos, aunque queda mucho por hacer. Vamos lento, pero con paso firme”.

Esther Montenegro durante un entrenamiento | CDB Clarinos de La Laguna

Por su parte, la directora de juego Gaby Ocete se ha centrado en resaltar el papel que desempeñan las redes sociales y los medios de comunicación. “Sí he notado un cambio a la hora de tratar a las deportistas femeninas, sobre todo a nivel de comunicación, prensa, información. Cuando yo empecé, hace ya casi 20 años, recuerdo que no había prácticamente nada, lo poco que podías ver era en un periódico y en un espacio muy pequeño. Hemos dado un paso adelante. Algunos partidos se dan por televisión, todos son retransmitidos por streaming, pero sí es verdad que a lo mejor no tanto como nos gustaría”, ha manifestado.

Gaby Ocete subiendo el balón | Loida Cabeza ©

En relación con el debate sobre la profesionalización de la Liga Femenina Endesa, ha comentado: “Es la mayor manera de valorar lo que hacemos. Creo que se nos debería considerar un deporte profesional y eso es por lo que estamos luchando”.

Para finalizar, ha añadido: “A veces, nos tiramos piedras sobre nuestro propio tejado. Lo vemos en las redes sociales cuando nos criticamos entre nosotras, cuando realmente deberíamos defendernos más. Es verdad que a veces somos malas de más en vez de estar unidas y apoyarnos. Muchos hombres han dado un paso adelante en este sentido, sobre todo los que tienen un mayor alcance. He visto que lo han hecho en muchas ocasiones, pero no solo es decirlo, sino hacerlo más”.

Krisztina Raksányi también ha tomado la palabra para pone en valor la capacidad que tiene el deporte de llegar al público. “Es un gran altavoz y la gente que tiene el poder o que tiene más seguidores, puede hacer más cosas que las más pequeñas”.

Según la internacional húngara, “la igualdad no es real, se puede hacer mucho más. En el deporte, especialmente, los hombres cobran más que las mujeres y eso es un problema en todo el mundo. El deporte de hombres es un poco más espectacular y por ello tienen más apoyo, pero nosotras trabajamos y entrenamos lo mismo o más y tendríamos que tener el mismo apoyo y condiciones que ellos”.

Krisztina Raksányi apuntando al aro | Loida Cabeza ©

En esta misma línea, ha agregado: “En España se habla más de la igualdad que en otros países. Por ejemplo, Hungría es un país más conservador, pero creo que vamos mejorando. Queda mucho por hacer allí y en Serbia también, de donde es mi familia. Creo que en esa zona de Europa todavía queda mucho por conseguir”.

Asimismo, ha considerado que existen diferencias entre el baloncesto masculino y femenino. “No solo porque los hombres son más físicos y pueden hacer más cosas que son espectaculares para la gente, que llamen más la atención, sino que el baloncesto femenino es un poco más táctico. Nosotras también hacemos cosas muy buenas de las que la gente puede disfrutar".

Caso Clarinos: Exjugadoras moradas acusan a Claudio García de presuntos malos tratos

En agosto de 2020, surgió una polémica que involucró al entrenador del Clarinos Tenerife, Claudio García. A través de una carta abierta dirigida con exclusividad a "Columna Cero", la jugadora Sara Djassi compartió su experiencia en la escuadra tinerfeña durante la temporada 2015/16.

La portuguesa denunció haber sufrido una serie de vejaciones por parte del entrenador e hijo del presidente del Clarinos. Entre ellas, supuestos comentarios como «tú, portuguesa, tienes un buen culo», «¡chúpame los huevos!» y «¡me cago en mi puta madre!».

Según Djassi, incluso llegaba a preguntarle constantemente si tenía pareja, así como a demostrar un «comportamiento agresivo».

Claudio García dando instrucciones a la plantilla durante un encuentro | Loida Cabeza ©

A su testimonio se sumó el de Kayla Woodward, que defendió la elástica morada también en el curso 2015/16. "Lo mejor que hice fue irme. Esa experiencia me hizo no disfrutar del baloncesto. Después de mi último partido, tiré los tenis a la basura", explicó mediante un vídeo que publicó en Youtube.

"Hubo muchos aspectos negativos, y soy consciente de que Sara tiene incluso más, porque sé que le decía cosas horribles y sexuales que no tenía que decir. Él ni siquiera nos conocía, no tenía relación con nosotras. Era muy poco profesional", aseguró.

Tras esto, Graciela Díaz también relató aspectos de su paso por el Clarinos, durante la campaña 2014/15. Mediante una carta abierta remitida exclusivamente a "Columna Cero", explicó: «Todos saben quién es Claudio García. Todos saben que lo que hace no está bien, pero bajan la cabeza y justifican su comportamiento: “Claudio es así, ya sabes cómo es, no va a cambiar, mejor que no le hagas caso, pasa de él, mejor que no le lleves la contraria, si la coge contigo te castiga sin jugar, etc.”»

Cabe destacar que la canaria afirma haber recibido una agresión: «Todos sabemos lo que pasó el día que me tiró del pelo en medio del entrenamiento y lo enfrenté, el día que le prohibió a la americana venir a defenderme cuando no solo me tiró del pelo sino me hizo creer que no era para tanto».

Asimismo, añadió: «Claudio me hizo creer que no era lo suficientemente buena ni importante, me creó inseguridades como jugadora y como mujer. No sólo me humilló a mí, sino a mi trabajo y esfuerzo delante de todas mis compañeras y el cuerpo técnico. En parte, me creó inseguridades. Siempre se metía con mi físico y me decía que tenía ese culo tan grande tenía que usarse para algo más que follar, como empotrar a la defensa debajo de la zona».

Posteriormente, habló Natasa Mijatovic. La serbia declaró: "Utiliza un lenguaje inapropiado e insulta cuando siente que puede. Por eso, las chicas tienen miedo de responder, ya que él manda al equipo. Mi carrera en el baloncesto terminó".

A través de una entrevista a este medio, Claudia Aponte puntualizó: "Claudio García y yo al principio no tuvimos ningún problema. Pero a medida que fueron pasando los meses, vi actitudes suyas con el equipo que yo no compartía. En dos ocasiones salí a defender a mis compañeras porque consideraba que su forma de actuar no era la correcta ni era propia de un entrenador profesional".

La internacional paraguaya indicó: "El problema estaba en que sobrepasaba los límites con sus comentarios".

Stephanie Jensen compartió su experiencia en el equipo mediante un vídeo. "Fui testigo de cómo hablaba a las jugadoras más jóvenes del equipo y a las españolas. Yo no entendía mucho español, pero a medida que pasa el tiempo, entiendes alguna palabra. Y entendí cuando les estaba hablando mal a las jugadoras jóvenes. Presencié cuando llamaba a las chicas “putas” y les gritaba cuando no hacían bien el ejercicio, encarándose con ellas y como intentando provocarlas supongo", comentó.

Asimismo, añadió: "El entrenador hacía comentarios sexuales a jugadoras. A mí también me preguntó muchas veces y regularmente si tenía novio, dónde estaba, quién era, etc."

Tiempo después, Valerie Avebe agregó:  «Fui testigo del lenguaje inapropiado del entrenador, nos insultaba. Nos llamaba “putas” durante los entrenamientos y partidos. También solía decirnos cosas groseras como “chúpame los huevos”».

La base Duna González señaló:  "Siempre he pensado que como es el hijo del presidente y dueño del club, se lo permiten todo. De lo contrario, lo habrían despedido desde la primera temporada. Es obvio que le van a defender a muerte, digan lo que digan las jugadoras lo negarán".

Asimismo, expresó: «El hecho de ser técnico no justifica para nada los insultos y comentarios machistas. Incluso llegaba al punto de entrometerse en nuestra vida privada. Por ejemplo, hacía comentarios relacionados con nuestra orientación sexual. La verdad es que decía cosas muy feas…

Finalmente, Miriam Mckenzie aportó: "El entrenador siempre estaba enfadado y decía cosas inapropiadas que mis compañeras de equipo traducían. Decían que nos estaba llamando “idiotas” y otros improperios. Desde el principio, no me gustó el ambiente que había en el club. No trataba a las jugadoras con ningún respeto y fui testigo de este comportamiento inapropiado. No le importaba en absoluto el bienestar de las jugadoras, por la excesiva cantidad de entrenamiento y el poco tiempo de descanso».

La entidad deportiva ha negado todo lo narrado, a través de una rueda de prensa.

  • whatsapp
  • linkedin
Autor

Loida Cabeza

Periodista y directora de comunicación.

Te puede interesar