contador web

CULTURA | MARA LEÓN CONSIGUE CAMBIAR EL MUNDO A TRAVÉS DE LA FOTOGRAFÍA

La fotógrafa que hizo de la estética un derecho

Por MELANIE LUPIÁÑEZ PÉREZ. 12/03/2018

La fotógrafa, Mara León, fue mastectomizada y a través de su fotografía consiguió acortar el tiempo de espera para la reconstrucción de mama, porque considera que no es estética sino un derecho

fotografía
mastectomía
maraleón
CAF

Mara León posa junto a sus fotos

“Es el arte que se hace para cambiar el mundo, no solo por su propio ego “decía el director del Centro Andaluz de la Fotografía (CAF), Rafael Doctor, antes de presentar la obra de Mara León, el proyecto E730. Una serie de fotografías en las que la artista representa su cuerpo mastectomizado durante el tiempo de espera hasta que le reconstruyeron el pecho amputado que fueron 730 días.

Los carteles de un torso femenino sin un pecho empezaron a llenar centros de salud de Sevilla. Unas imágenes incómodas que se hicieron virales en las redes sociales y eco en los medios de comunicación. “Tenía el poder del arte, me gustaba trabajar con mi cuerpo y en esos dos años de espera dije: ‘voy a hacer algo para que esto cambie’”, decía León. Así redujo el tiempo de espera en Andalucía de 730 a 180 días a través de la fotografía.

La artista nació en Sevilla en 1970 y a los 43 años le diagnosticaron cáncer de mama, sus dos hermanas también lo tuvieron y su madre murió de esta enfermedad a los 50 años. Durante la conferencia que dio en Almería acompañada por mujeres que había sufrido la enfermedad en primera persona, comentó su experiencia y cómo llevó a cabo este proyecto. La parte más difícil fue ponerse delante de la cámara y hacer esa instantánea que muestra su cuerpo desnudo y con la pérdida de “género, autoestima y sexo”, decía León.

“La fotografía es un medio que utilizo para expresarme, pero me considero una artista multidisciplinar. El arte es una herramienta para contar lo que queremos contar”, decía la sevillana. Mientras daba testimonio de cómo fue ir al protésico, pasar por un pasillo oscuro y llegar hasta una habitación donde le dieron su “teta de plástico”, mientras los demás clientes recibían su prótesis en el mostrador. Reconoce que hay mujeres que necesitan esa privacidad, pero el hecho le hizo reflexionar acerca de la anormalidad y represión con la que se trata el tema.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar