contador web

CULTURA | UNAS 14.000 PERSONAS SE CONGREGARON EN EL WIZINK CENTER DE MADRID PARA DISFRUTAR DEL ÚLTIMO CONCIERTO DE 2017 DE KASE.O.

Kase.O logra la cuadratura de 'El Círculo' con su concierto en Madrid

Por @MARILOCORLEONE. 03/12/2017

14.000 personas disfrutaron de un Kase.O que desnudó su alma para conectar con el público y hacerlo parte del show. Les dio una historia, les emocionó y les dio motivos para abrir su corazón.

cultura
música
rap
Madrid
concierto
VioladoresdelVerso
RdeRumba
kase.O
elmomo

Kase.O durante su actuación en el WiZink Center. Foto: @marcoscebrian_

Emoción. Eso es lo que he sentido este 2 de diciembre. Lo que he visto esta noche, esta fría y a la vez cálida noche en Madrid, en el WiZink Center, solo se puede y se debe resumir con esa palabra. Porque emocionante ha sido ver a Kase.O cerrando 'El Círculo'.

Emocionante ha sido para mí, para los 14.000 asistentes al antaño Palacio de los Deportes, ver a un rapero, a un artista que ha llegado donde ha llegado por su trabajo y no por salir en radios, televisiones o revistas, llenar una plaza tan exigente con rap. Llenar a cada uno, a cada alma y a cada corazón presentes en el pabellón, con un espectáculo digno del más grande con la rima en este país.

Y no era fácil. No es fácil hacerlo, y menos aún es hacerlo que hasta parezca sencillo. Pero no, no lo es, y aunque todos nos creamos que podemos hacer lo que Lionel Messi con un balón, nadie es capaz de hacer lo que hace Kase.O con un micrófono.

Porque Javier Ibarra no solo nació con talento. Nació con un don. Con una habilidad innata y también con la sabiduría de saber que no solo basta con eso. Que también hace falta trabajo. Hace falta plasmar en un escenario más de lo que cabe en un disco. Mucho más. En Madrid lo puso.

En Madrid se vio a un Kase.O por el que los años pasan y no solo no le pasan factura sino que le hacen mejorar. Uno que hasta hizo que alguno se quitase la camiseta del júbilo en un par de ocasiones. Que conectó con el público, que le hizo sentirse parte del show y al que además no solo dio fiesta y entretenimiento. Le dio una historia, le dio en qué pensar y les hizo tener motivos para abrir su corazón, para ser positivos y para dar lo mejor de sí mismos. Justo lo que hizo él durante dos horas.

Durante 120 minutos en los que no dejó de sorprender. Primero cumpliendo su promesa de ver un "feto extraterrestre". Un alien bastante majete, llamado Félix, que también se lo pasó en grande en la fría y a la vez cálida noche en el WiZink. Uno que, como el Momo, fue uno de los actores principales del show de Kase.O junto con R de Rumba y el propio público. El Oscar, eso sí, se lo llevó Javat. A base de aplausos, a base de ruido. A base de un viento al que las manos levantadas de cada uno de los presentes hacía soplar a favor suyo.

Se lo ganó. Vaya si se lo ganó. Porque todo fue un cúmulo de sorpresas y un concierto tan perfecto como un círculo. Se ganó cada uno de los miles y miles de aplausos que sonaron.

Se ganó cada una de las decenas y decenas de veces que se coreó su nombre. Se lo ganó desde el primer minuto, desde el primer segundo en el que estuvo sobre el escenario, haciendo sonar con fuerza la Intro de El Círculo. Haciendo que fuera imposible estar sentado en las gradas del WiZink y que, sin querer, o queriendo, se sintiera el impulso de levantarse a acompañar al maestro de Zaragoza.

Un show lleno de sorpresas y reencuentros

No faltó nada de El Círculo. Ni los ritmos funky de 'No sé qué voy a hacer', hasta el reggae de 'Pavos reales' junto con Hermano L y Shabu One Shant, o los orientales y místicos de 'Yemén'. Tampoco faltaron los sentimientos con 'Triste' o 'Guapo Tarde'. Y por supuesto que hubo sitio para el 'amor sin cláusulas' y para el sexo. Porque dos mitades siempre suman un entero, y así fue su show. Entero. Completo. Y, como dije al comienzo, con sorpresas.

Sorpresas como Sho Hai y Xhelazz, con 'Viejos ciegos', que a las/los menos jóvenes en el lugar nos trae recuerdos... alguno que otro borroso. Pero, sobre todo, sorpresa como ver a Rozalén junto a él. La cantante, por si alguno no lo sabe, hizo una versión espectacular de 'Mazas y Catapultas', y sobre Madrid ella y Kase.O se marcaron un dueto antológico con baile incluido. Bale que se suma al twerking, al perreo, al break dance y incluso al Moonwalking con el que Javat deleitó al respetable.

Como deleitó con 'Basureta', con un foco dirigido hacia él mientras, sentado, abría su corazón a la par que desnudaba, delante de todo un Palacio de los Deportes, aquello que más cuesta desnudar: el alma. Para mostrar que con el paso de los años se ha hecho incluso un artista más completo de lo que ya era. Más completo que cuando nos hizo, y nos hace, mover los cuellos con 'Cantando', con 'Pura droga sin cortar'. Más completo que el que nos hizo, y nos hace, sabernos cada frase, cada rima, cada palabra y cada letra de ‘Ballantines'.

Porque tiene razón. Porque 'Cuanto más amor das, mejor estás', y sin duda tiene motivos para encontrarse como nunca. Porque no hizo otra cosa que dar amor en Madrid. Porque no ha hecho otra cosa que dar amor en cada ciudad en la que ha estado. Porque, 'repartiendo arte', se ha ganado a pulso el 'no hay billetes' en cada actuación de 'El Círculo'. Sin duda, lo ha cerrado de la mejor forma posible, y de la mejor forma posible nos ha hecho a todos los presentes cerrar el 2017 para comenzar 2018.

TAMBIÉN EN:

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar