contador web

“Carteles de cine desde Barcelona”: pequeñas obras de arte de ayer y de hoy

Por ALBERTO CASTILLA . 14/11/2017

En la era digital, el cartel es el único medio en formato papel que ha sobrevivido de los tiempos en los que prospectos, guías y catálogos informaban de la programación cinematográfica.

  • Cartel original de 'Niagara' (1953)
    Cartel original de 'Niagara' (1953)
  • Cartel de 'Niagara' para los cines españoles
    Cartel de 'Niagara' para los cines españoles
  • Cartel original de 'Casablanca' (1942)
    Cartel original de 'Casablanca' (1942)
  • Cartel español de 'Casablanca'
    Cartel español de 'Casablanca'
  • Cartel original de 'American Graffiti' (1973)
    Cartel original de 'American Graffiti' (1973)
  • Cartel de 'American Graffiti' diseñado para España
    Cartel de 'American Graffiti' diseñado para España
cartel
CasaBlanca
Zinebi
Michelena
Monge
ilustración
Niagara
Graffiti

Ayer en Bilbao, dentro de los actos de la 59ª edición del festival Zinebi se presentó el libro ‘Carteles de cine desde Barcelona’ (Art & Films Ediciones). El coloquio, conducido por el periodista Félix Linares, contó con la presencia del autor, el historiador y crítico cinematográfico bilbaíno Ignacio Michelena, y de los diseñadores gráficos que han colaborado en el proyecto, Raúl Monge y Andoni Sebastián.

La obra consta de cuatro partes: las tres primeras están dedicadas a los grandes cartelistas de la época (Soligó, Mcp y Mac) y la cuarta a la imprenta. El título hace referencia a Barcelona porque “era donde se cocía todo lo relacionado con la distribución y publicidad cinematográfica, los grandes estudios como Paramount y Warner Bros fijaron allí su sede española en los años treinta”. Fueron años muy complicados. Los diseñadores tenían que adaptar la publicidad recibida desde Estados Unidos a las características e idiosincrasia de la sociedad española de posguerra…y a la censura.

El primer encargo que recibió Josep Soligó fue el de ‘Niagara’ (Henry Hathaway, 1953), el film que lanzó al estrellato a Marilyn Monroe. De Hollywood llegó un cartel basado en el sex-appeal de la actriz, y no era válido para el censor. El diseñador buscó entre las fotos promocionales de la película y optó por una que reflejaba el componente de thriller de la misma.

Por su parte, la firma Mcp, compuesta por Ramón Martí, Josep Clavé y Hernán Picó, se ocupó del cartel de ‘Casablanca’ (Michael Curtiz, 1942). En el afiche americano, hay un primerísimo plano de la pareja protagonista y detrás aparecen los secundarios. Sin embargo, en la lámina confeccionada para las salas españolas se prescinde de Humphrey Bogart, e Ingrid Bergman llena la práctica totalidad de la superficie. Michelena lo atribuye a razones comerciales. “Se trata de un film de 1942 que aquí se estrenó en 1949, y las exitosas películas de Bogart previas a ‘Casablanca’ (‘El Halcón maltés’, ‘El último refugio’) aún no se habían proyectado en España”. Aunque también hay quien culpa a la censura, ya que ‘Rick’, el personaje interpretado por el actor neoyorquino, había luchado en la Guerra Civil en el bando republicano.

Ya en los años setenta, Macario Gómez ‘Mac’, aceptó la propuesta para ilustrar ‘American Graffiti’ (George Lucas, 1973). El cartel americano consistía en una composición coral de los personajes con un toque de cómic. La distribuidora española pensó que esa fórmula no iba a vender mucho, por tanto, Mac le dio una vuelta de tuerca. Confeccionó un conjunto de imágenes que representaban emociones alrededor del rostro de Charles Martin Smith, uno de los actores de reparto. A George Lucas le fascinó el resultado de tal manera que habló con el autor para pedirle una serie de ideas que plasmaría en el afiche de su siguiente película, ‘La guerra de las galaxias’.

"Los carteles antiguos tenían la barrera de la censura, pero los autores gozaban de mayor libertad artística"

El ilustrador Raúl Monge, que tuvo como primer proyecto ‘Alatriste’ (Agustín Díaz Yanes, 2006), habló de la evolución de la composición en el cartelismo cinematográfico. “Los carteles antiguos tenían la barrera de la censura, pero los autores gozaban de mayor libertad artística”. El proceso actual es previo al rodaje de la película. “Presentamos unos bocetos y nos topamos con el inmovilismo de los estudios, porque no son partidarios de grandes cambios y quieren que el trabajo se base en lo que ya ha funcionado. Hoy en día, el punto de partida suele ser una sesión fotográfica realizada con los protagonistas en pleno rodaje. “Esto, sin duda, hace que disminuya la capacidad artística y desaparece parte de la autoría”.

El acto concluyó con una exhibición de retoque de imágenes a cargo del periodista y diseñador gráfico Andoni Sebastián, que se ha encargado de la maquetación y la restauración digital de los carteles que aparecen en el libro.

TAMBIÉN EN:
NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar