domingo, 16 de mayo de 2021

Recital Denbora, Kantak eta Islak en Arriaga Bilbao

La cita tiene lugar en el Arriaga de Bilbao, el 13 de abril, a partir de las 19:00 horas.


Recital Denbora, Kantak eta Islak en Arriaga Bilbao
  • whatsapp
  • linkedin

 El ciclo “Literatura eta Musika Euskaraz”, impulsado  por el Teatro Arriaga y el Área de Euskera del Ayuntamiento de Bilbao, vuelve al  escenario en forma de recital poético-musical protagonizado por dos figuras de primer  nivel, cada una en su ámbito. Bernardo Atxaga, probablemente nuestro autor literario  más universal, y Mikel Azpiroz, un músico de acreditada trayectoria (Lau behi, Elkano  Browning Cream…), compartirán escenario el 13 de abril, a las 19:00  horas, en una cita única preparada expresamente para la ocasión y que han titulado  Denbora, kantak eta islak. 

El nuevo disco Islak, de Mikel Azpiroz, una colección de nueve composiciones propias  que interpreta en un fabuloso piano de cola Steinway&Sons modelo B del año 1978,  sirve de punto de partida a este recital en el que combina su música con la bella prosa  de Bernardo Atxaga. 

La poesía abrazará espacios cercanos a Atxaga y a los espectadores como el propio  Teatro Arriaga o el río Nervión, con la expresividad y hondura que acostumbra a dotar  a sus textos el autor de Asteasu. En esta ocasión, el concepto del tiempo adquiere un  peso importante en sus palabras, que encuentran un refuerzo ineludible en la  aportación al piano de Mikel Azpiroz, puesto que el propio Atxaga reconoce que la  música tiene la capacidad de provocar que el tiempo pase casi sin percatarse. La  música viaja y la música acompaña en el viaje. El piano, además, ayuda a Atxaga a  sumergirse en su viaje mental hacia los textos, y el disco de Azpiroz ha supuesto una  inspiración importante para él. Mañana martes, el público bilbaíno tendrá la  oportunidad de degustar el resultado de esta combinación exclusiva. 

Reflexiones de Atxaga 

“El tiempo no se establece en ninguna parte de la misma manera: ni en las cosas, ni  en los animales, ni en otras realidades. Se posa lentamente, por ejemplo, sobre una  piedra; en algunas piedras, es preciso que pasen cientos o miles de años para que se  produzca una alteración perceptible. 

En la flor, sin embargo, no es así; la mayoría dura una estación, apenas unos meses.  En cuanto al reino animal, los loros y las tortugas reciben el tiempo de una manera; las  mariposas, de otra. Por no hablar de los mosquitos llamados ephémeros.

Tengamos en mente también otras realidades: las músicas y textos que nos llegan  escritos…”

Bernardo Atxaga

José Irazu Garmendia, nació en Asteasu, Gipuzkoa, el 27 de julio de 1951. Seguramente, fueron el deseo de emular a grandes autores de la literatura universal, y la intención de esquivar la censura franquista algunas de las razones que le llevaron a adoptar el seudónimo de Bernardo Atxaga. Es Licenciado en Económicas por la Universidad de Bilbao (actual Universidad del País Vasco), miembro de la Real Academia de la Lengua Vasca-Euskaltzaindia, y ante todo, un apasionado de la literatura. El paisaje y las gentes del pequeño pueblo de Asteasu marcan la infancia del autor. Un paisaje verde, con caseríos dispersos en las montañas y habitado por una gente mayoritariamente vascoparlante, gente que gustaba de contar historias sobre animales y hechos fantásticos. Fueron esas historias las que Atxaga escuchó cuando con 9-10 años acompañaba a su padre de caserío en caserío a cobrar la luz. Años más tarde, allá por la década de los años 80, serán esas historias, ese mundo del pasado el que quedará plasmado en la geografía imaginaria creada por Atxaga: Obaba.

Mikel Azpiroz

 Ha destacado como pianista y teclista, habiendo desarrollado su carrera musical dentro del jazz y el blues. Sus trabajos más personales, los que ha desarrollado de manera individual, tienen un marcado sentido intimista. Músico y viajero, se inició en la música clásica, si bien muy pronto sintió la llamada de la música africana. En 1995 entró a formar parte del grupo vasco Lau Behi (Cuatro vacas). Paralelamente, en 1996 inició sus colaboraciones con el grupo Parafunk. En 2006 crea el proyecto Elkano Browning Cream, constituido en la actualidad por él mismo en el órgano Hammond, el batería francés Franck Mantegari y a la guitarra y las voces el británico Dave Wilkinson. Una característica del citado grupo es la búsqueda en las raíces africanas si bien no descartan ningún tipo de influencia musical.1? Al margen de este proyecto ha colaborado y colabora con diferentes músicos del País Vasco: Gari, Jabier Muguruza.

Te puede interesar