martes, 22 de junio de 2021

“Juego de tronos”: referencias históricas, parte II

Y ahora, hacemos entrega de la segunda parte de las referencias históricas de “Juego de Tronos”


“Juego de tronos”: referencias  históricas, parte II
  • whatsapp
  • linkedin

Desde esta tribuna, entregamos la primera parte de las inspiraciones históricas que J. R. R. Martin utilizó para su “Juego de tronos”, las cuales puedes leer aquí. Ahora, traemos la segunda parte que, esperamos, lo disfruten tanto como la primera parte.

 

Influencias regionales.

Hay muchísimas influencias regionales y es bastante obvio que hay referencias en cada una de las provincias: los hijos del hierro, por ejemplo, son vikingos; los braavosi, son venecianos, hasta tal punto que se puede apreciar un parecido en el origen del nombre. También son grandes espadachines, y los espadachines de la república renacentista de Venecia se hacían llamar bravis.

Braavos, al igual que Venecia, operaba como un estado independiente: Braavos tenía el banco de Hierro, y Venecia, el banco de los Medici; el gremio de “los hombres sin rostro” nos recuerda que, Venecia, fue gobernada por un grupo muy opaco y sospechoso que se hacía llamar “el consejo de los diez”. Esta organización funcionó desde 1310 hasta 1797 y, su propósito, era mantener el estado “estable”, teniendo inquisidores y asesinos a su cargo. Como dato curioso, en las calles de Venecia se pueden encontrar máscaras a modo de buzón donde se podían dejar denuncias que luego serían resueltas por “el consejo”.

Los Dothrakis son jinetes expertos, quieren cabalgar al mundo y están muy unidos a sus caballos, siendo estos una muy clara inspiración de las hordas mongolas de Gengis Khan (1162 – 1227) quienes arrasaron con el este de Europa y casi toda Asia con su caballería ligera. Se dice que los mongoles negociaban los tratados de paz sentados en sus caballos. También es verdad que el cabello largo hace recordar a los nativos americanos. Quizás es una mezcla de ellos. El otro precedente de las invasiones mongolas fue la de Atila, el huno (395 – 453) quien, prácticamente, derrumbó el Imperio Romano y que vino desde Asia tras haber unido a todas las tribus y murió el mismo día de su propia boda.

La antigua Valyria tiene un parecido con el Imperio Romano: se dijo en la serie que habían sido unos grandes conquistadores en todo Westeros. Aquí hacen referencia a la Inglaterra que había sido conquistada por Roma: construyeron carreteras, edificios, puentes, coliseos, etc., aparte de ser un reino que esclavizó y conquistó a todos. Su final no fue un colapso económico sino un desastre natural, ya que los volcanes comenzaron a hacer erupción. En la historia encontramos el paralelismo en Pompeya.

La región de “las ciudades libres”, que fue lo que quedó del imperio Valyrio, están llenas de ruinas de coliseos, por ejemplo. Las pirámides de Meeren es una clara alusión a Egipto, que también fue parte de Roma. Volantis, Astapor, Pentos… parecen inspiradas en Nápoles, París y Lisboa medieval. Las armaduras de los Lannister, claramente, están inspiradas en las armaduras de los samurái. Las espadas de los norteños, son las claymore escocesas, las grandes espadas para usarse a dos manos.

Los Inmaculados son una clara referencia a los Mamelucos, en Egipto, o a los Jenízaros, en el imperio Turco. Los Mamelucos eran separados de sus padres al nacer y eran entrenados como guerreros. Estos ejércitos fueron muy temidos por la cristiandad durante las cruzadas.

 

Influencias religiosas.

Las religiones de Westeros son muchas, pero ninguna es tan controvertida como la adoración a Rolhor, la cual es practicada por sacerdotes y sacerdotisas rojas, como Melissandre. Los principios del "el Señor de la Luz" pueden parecer sacados de una serie de fantasía, pero en realidad, está basada en el Zoroastrismo, una de las religiones monoteístas más antiguas de la historia de la humanidad, ya que se practicó en la antigua Persia, la actual Irán. Ambas religiones se centran en la importancia del fuego y la comprensión de universo, dividido en términos duales: el bien contra el mal, la luz contra la oscuridad, etc. Los practicantes del Zoroastrismo también tienen una figura heroica que está destinada a enfrentarse a las fuerzas del mal en una pelea definitiva, solo que su nombre es Aura Magna. Uno de los símbolos de esta religión es un altar con fuego y, para acercarse a ellos, había que hacerlo con un velo para no contaminar el fuego con el aliento, saliva o con el sudor.

Por otra parte, tenemos a los “dioses antiguos” son muy parecidos a la religión celta, la cual busca sobrevivir a la imposición del “dios único” por parte de la Roma Cristiana: no hay iglesias para predicar, tampoco hay clero y, simplemente, rezan a la naturaleza porque se sienten vinculados a ella.

Te puede interesar