lunes, 16 de mayo de 2022

El israelí David Broza despierta las guitarras de Paco de Lucía

"Eran dos guitarras, una negra y la otra rubia", sueña el cantautor sobre su álbum en el que luce el sonido "dulce y puro" de las cuerdas que un día tocó el maestro del flamenco contemporáneo.


El israelí David Broza despierta las guitarras de Paco de Lucía
  • whatsapp
  • linkedin

 

Un inmersión en la guitarra española. Sus ritmos y acordes mediterráneos que llegan hasta las manos del cantautor David Broza. Un esfuerzo en forma de álbum, David Broza... En Casa Limón, que ofrece un giro de 360 grados a la carrera del artista israelí: carece de sus particulares letras y luce exclusivamente el sonido del instrumento popular español. 

Pero lo hace de una forma especial. Ya que once de las doce grabaciones del álbum se tocaron con las guitarras de Paco de Lucía. Las guitarras no se habían tocado desde que el maestro de la música flamenca contemporánea falleció en 2014.

"Al llegar al estudio de Javier Limón, me enseñó dos estuches de guitarras y me invitó a abrirlas", cuenta David Broza. "No explico nada", añade. "Las saqué, tenían el olor dulce de madera y cola que a mí me emborracha, tenían sonido dulce y puro", relata el israelí entusiasmado. "Eran dos guitarras flamencas, una negra y la otra rubia".

Y en un lugar único. El disco ha sido producido por el ganador del premio Grammy Javier Limón y grabado en sus estudios de Madrid. Un "lugar mágico" donde algunos de los mejores guitarristas del mundo, incluidos Paco de Lucía y Tomatito, grabaron sus álbumes. 

"El hecho de grabar en Casa Limón, como desde hace muchos años, es porque es un lugar donde grandes músicos de Latín Jazz, de las músicas afrocubanas, de las músicas iberoamericanas en general y del mediterráneo, crean entre todos un sonido característico", argumenta el productor. 

ENTREVISTA A DÚO CON JAVIER LIMÓN Y DAVID BROZA

Miguel Doncel: Leo que David Broza ha tenido la oportunidad de tocar con las guitarras de Paco de Lucía. ¡Cómo lo conseguisteis!
Javier Limón: Bueno, las guitarras de Paco de Lucía no son las guitarras en principio, propiedad de él. Sino que yo tengo una colección de guitarras muy buenas del luthier Vicente Carrillo, que es el que hizo la marca Paco de Lucía con él, que era socio de Paco y las creó con él. Entonces como a Paco le gustaban tanto mis guitarras, Paco al estudio, no traía guitarras, grababa con las suyas siempre los discos.

Entonces esas guitarras se quedaron ahí, yo nunca de las di a nadie a tocar, salvo para mis pequeñas cosas y cuando llegó David y probó las guitarras pues dijo: "Oye, estas guitarras suenan increíbles. ¿Podría usarlas?". Y yo creo que Paco hubiera dado su beneplácito porque a Paco le gustaban los guitarristas como David, con personalidad y con pulsación y son guitarras que hay que tocar con mucho carácter. No son guitarras para tocar cancioncitas, ¿no?  Y yo creo que David que traía temas que requerían de sonido y de calidad ha hecho un uso maravilloso de estas guitarras.

¿Por qué se graba este disco en Casa Limón?
Se graba en Casa Limón porque es mi estudio y yo era el productor, supongo. Lo que pasa es que luego, el hecho de grabar en Casa Limón, como desde hace muchos años es un lugar donde grandes músicos de Latín jazz, de las músicas afrocubanas, de las músicas iberoamericanas en general y del mediterráneo, hemos creado entre todos, un sonido característico que es bastante reconocible y el hecho de grabar en Casa Limón supone sin querer, que las músicas que se graban ahí se empapan.

Yo creo que es un estudio de autor. Es decir, es un estudio concreto que no vale para cualquier cosa. Es como, por ejemplo, no irías al estudio de Woody Allen para hacer 'Piratas del caribe' y salvando las diferencias con el maestro. Pero que en general, si tu vienes a Casa Limón a grabar un disco, sabes que estás dentro en una horquilla sonora muy concreta. No es un estudio para grabar discos de electrónica o de pop. Es un estudio para grabar músicas de raíz, con mucha vanguardia.

Pero la vanguardia está de hecho en eso, en la cuestión armónica, en los textos, en las melodías, ese tipo de riesgos. No tanto en la cuestión de programaciones o de músicas electrónicas. Yo creo que el disco se graba aquí porque David Broza es uno de los pilares de casa Limón desde hace muchos años.

Este viaje por la guitarra española, ¿qué resultado tiene?
Yo creo que tiene un disco sólido, el disco de guitarra española más sólido del año, no de flamenco sino de guitarra en general. Por la contundencia en el sonido, por el valor de las composiciones de David y también por el momento en el que sale. Un momento muy especial para todo el mundo donde quizá es un disco instrumental hecho por un tipo que normalmente canta y compone canciones, yo creo que es tan extraordinario como los tiempos que vivimos.

¿Por qué elegiste a David Broza para esta creación musical?
Bueno, yo no elegí a David Broza. Él me eligió a mí, porque él es el compositor, el creador y el líder del proyecto. Yo creo que nos elegimos mutuamente porque hay una relación tanto de amistad, como de admiración, como de sinergias y bueno, somos muy complementarios a la hora de trabajar. Nos llevamos bien, todo es fácil, tenemos los mismos gustos, así que todo bien.

¿Estás seguro de que tendrá buenos resultados teniendo en cuenta la pandemia por el Covid-19?
Bueno, es que para mis los buenos resultados no son ‘likes’ o ventas ni nada que tenga que ver con la masa. Para mí el buen resultado es que es un disco bonito que queda para siempre. Y que es parte del legado musical de Casa Limón y de David Broza. Entonces, desde ese punto de visto, el disco ya ha tenido muy buen resultado.

"Mi alma está súper tocada por la cultura española, la comida y el vino"

MD: ¿En qué piensas cuando tocas?
David Broza: ¡Muy buena pregunta! Cuando toco la guitarra hay varias situaciones. En vivo, me concentro absolutamente en las emociones del tema ya que he practicado horas y no tengo que pensar en la técnica. Las emociones son muy fuertes especialmente cuando no hay letras ni historias que contar. Es una sensación muy nueva para mí, después de más de 43 años siendo cantautor.

Supongo que en el repertorio hay alguna composición que puedas resaltar.
Tengo más de 450 temas grabados y hay varios que son muy especiales. Hay canciones que son más populares y otras que a mí me encantan pero son menos conocidos. Por ejemplo, 'Flor En Masada' para mí es un tema excepcional. Por eso elegí grabarlo por tercera vez y esta vez tener al gran trompetista Randy Brecker aportando su magia a la música. Yo oigo en este tema, el desierto de Judea, el flamenco gitano y ahora el Jazz. Como siempre, yo mezclo cosas y estilos: soy súper ecléctico.

¿Por qué dedicas 'Nili´s waltz' a tu esposa?
Está dedicado a mi mujer, Nili Lotan, que es súper diseñadora de moda en Nueva York. Yo suelo sentarme a componer música a las primeras horas del día cuando todo está fresco y relajado, antes que empiece el jaleo. Mientras yo estaba sentado frente a la ventana del salón, componiendo el tema, sentí al aire moviéndose detrás de mi espalda. Mire hacia atrás y vi a Nili, medio bailando el vals. Me emocioné y ella dio definición al tema. Por eso entonces se lo dediqué a ella. ¡Mi gran amor! 

Qué sentiste cuando cogiste por primera vez la guitarra de Paco de Lucía.
Toda la situación fue muy improvisada. Al llegar al estudio de Javier Limón, me enseñó dos estuches de guitarras y me invitó a abrirlas. No explico nada. Las saqué, tenían el olor dulce de madera y cola que a mí me emborracha, tenían sonido dulce y puro. Eran dos guitarras flamencas, una negra y la otra rubia. Empecé tocándolas y me encantó, pero solamente por curiosidad. Fue entonces, cuando Javier me contó que el último que las tocó fue Paco de Lucia (que descanse en Paz) y que eran suyas para grabar en el estudio. 

Me cogió por sorpresa. Fue entonces que Javier insistió en que grabara unos temas con ellas. ¡Jamás en mi vida he cambiado mis guitarras por otras! Yo suelo tocar en toda mi carrera de 43 años con mi gran clásica, la de Contreras. La madrileña. Por fin grabé once de los doce temas con estas. Me encanta el sonido y el carácter de estas guitarras. Pero después de todo esto, sigo con mi Contreras.

¿Qué te une a España?
Pase mi juventud en Madrid. Desde los doce hasta los 18 años. Esta época es muy crítica para un joven. Entonces, parte de mi alma está súper tocada por la cultura española, la comida y el vino. Pero más que nada, es la gente. Me siento muy en casa en España. 

¿Es popular en Israel el estilo que nos presentas en este disco?
El estilo de este álbum es muy distinto. Es mi primer disco instrumental. ¡Mi público tiene que acostumbrarse a escucharme tocando guitarra sin cantar! Se va acostumbrando…

¿Crees que en Palestina también?
En Palestina no creo que tengan plataformas en las emisoras de música instrumental occidental. Es cosa de gusto general. ¡Pero en vivo les encanta!

¿Cuál es tu sueño, David?
Mi sueño… Hoy mismo es poder llegar y hacer una gran gira en España con este álbum. 

¿Estarás de promoción en España?
En el momento que sea posible, llegaré a España a promocionar el álbum y daré conciertos. Por cierto, ésto es seguro. ¡Añoro mucho España!

Y así, David Broza de la mano del productor Javier Limón, traen en esta entrevista a dúo ese pequeño gran viaje por la música flamenca. Un deleite sin igual, acordes incomparables, canciones que recuerdan el arte de la música española. 

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar