contador web

CULTURA | MUSEO REINA SOFÍA

Picasso se va de Madrid

Por MIGUEL DONCEL. 04/09/2017

La muestra del malagueño, que enseña las raíces del Guernica y su particular iconografía, se despide hoy del Museo Nacional Reina Sofía desde que se estrenase en abril.

Madrid
Picasso
MuseoReinaSofía
Piedadyterror

Vista de sala en 'Piedad y terror. Camino a Guernica'.

Hoy cuatro de septiembre se despide del Museo Nacional Reina Sofía la exposición ‘Piedad y terror. Camino a Guernica’ de Picasso. Por la muestra, han pasado más de 625.000 personas desde que se estrenó el 5 de abril.

Esta muestra, que se produce por motivo del 80 aniversario de la primera vez que se expuso Guernica, busca enseñar a los espectadores la visión del pintor malagueño sobre la guerra moderna además de su peculiar iconografía para demostrar los efectos que trae consigo.

Los objetos expuestos en ‘Piedad y terror. Camino a Guernica’ se centran en las raíces del imaginario de la obra que retrata la masacre que sacudió en la Guerra Civil la localidad vasca y que están presentes en obras anteriores de Picasso. La entrada para visitar todo el Museo Reina Sofía cuesta 8€ (diez en taquilla), y la muestra de Picasso -incluida en el precio-, la segunda más visitada del museo detrás de Dalí.

¿OSCURIDAD O DESESPERACIÓN?

“Cuando a principios de 1937 Pablo Picasso recibió el encargo de pintar un cuadro para el Pabellón Español, contestó a los delegados de la República que no estaba seguro de poder ofrecerles lo que querían”, así se presenta la exposición en la web del Reina Sofía. El proyecto, dirigido por Manuel Borja-Villel y Rosario Peiró, ha contado con la colaboración del Museo Nacional Picasso de París.

Los objetos expuestos se centran en las raíces del Guernica.

Timothy James Clark, comisario de la exposición, ha explicado: “Es extraordinario como el Guernica se ha constituido de alguna forma como la escena trágica de nuestra cultura”. Así, añade que “una de las cosas que creían que podían hacer pensar en el Guernica como una tragedia moderna, pensar en ello en relación a la idea de Aristóteles que proponía que es necesario para la cultura disponer del espectáculo del espanto, de perdición, de terror, dolor, la catástrofe”.

“¿Existe una continuidad entre Guernica y la visión de la humanidad, extraña y con frecuencia angustiada, que Picasso había desplegado a lo largo de la década anterior? ¿Cómo afectó el característico conjunto de preocupaciones del artista, cuya oscuridad por momentos parece llegar a la desesperación, al cuadro definitivo de mujeres y animales en pleno sufrimiento?”, son preguntas que podrán tener respuesta hasta hoy.




Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar