CULTURA | LITERATURA

Curiosidades sobre la vida de Woody Allen que tal vez desconocías

Por MIGUEL DONCEL. 21/05/2020

Desde su expulsión de la universidad hasta las terapias o el miedo a la muerte han marcado la vida del cineasta y son recogidas en 'A proposito de nada', su autobiografía recientemente publicada.

Woody Allen repasa su vida en un libro lleno de autocrítica e indulgencia.

Woody Allen repasa su vida en un libro lleno de autocrítica e indulgencia.

 

Hablar de Woody Allen es traer a la memoría grandes películas. Pero también, por suerte o por desgracia, recuerda momentos de su vida llenos de escándalo. Precisamente esos hitos son los que repasa el oscarizado en 'A propósito de nada', su atobiografía recién publicada en España.

Y es que, el director, escritor, actor y comediante estadounidense, cuya carrera abarca más de seis décadas con una filmografía de más de cuarenta y cinco películas, ha dado rienda suelta a las letras. Allen se adentra en sus miedos, particularmente su temor a la muerte, y cuenta su paso por las terapias e incluso cuenta que fue expulsado de la universidad. 

'A propósito de nada' llega a nuestro país de la mano de Alianza Editorial, con traducción de Eduardo Hojman. Una obra que su editorial original, Hachette, se habría negado a publicar. Ya que sus propios trabajadores realizaron un parón contra la empresa por dar voz al cineasta acusado de abusos sexuales.

El director comienza la obra hablando sobre el mismo día en que abrió por primera vez los ojos, aderezando lo escrito con el sarcasmo que tanto le caracteriza: "Por fin llego al mundo, un mundo en el que jamás me sentiré cómodo".

'A PROPÓSITO DE NADA' ES LA AUTOBIOGRAFÍA DE WOODY ALLEN LLENA DE AUTOCOMPASIÓN

Quizá porque confiesa que nunca tuvo un especial arraigo por la cultura. No nació ni creció en una familia sensible al arte. "Asistí a mi primera obra en Broadway a los diecisiete años, y descubrí la pintura por mi cuenta cuando hacía novillos, porque necesitaba un lugar cálido donde pasar el tiempo y los museos eran gratis o baratos". 

Pero a pesar de ello ha logrado llegar a la cumbre del séptimo arte. No sin olvidar en sus creaciones los muchos trastornos nerviosos y alteraciones emocionales de los que Allen ha hecho gala en sus personajes.

 

Aunque hay uno que le ha obsesionado particularmente: la tanatofobia o el miedo hacia la muerte. "Algunas personas ven el vaso medio vacío, otras lo ven medio lleno", dice. "Yo siempre veía el ataúd medio lleno", ha bromeado en alguna ocasión. 

A su favor hay que decir que nunca fue una rata de biblioteca. "La gente cree que, porque tengo una complexión más bien pequeña y llevo gafas, no puedo haber sido muy atlético", comenta. Pero su interés por el deporte y el ejercicio ha llegado muy lejos. Además de atletismo y baloncesto, jugaba en segunda base en la liga escolar de béisbol. 

Se burló de sus profesores cuando le preguntaron cuál era su objetivo en la vida

Pero... ¿Por qué lo expulsaron de la Universidad de Nueva York? "No tenía ningún deseo de asistir a la universidad", escribe. "Para evitar que mi madre se prendiera fuego a lo bonzo, le di una oportunidad". Ya pueden ustedes imaginar el resultado: todas las asignaturas suspensas. 

Incluso llegaba reírse de sus profesores. Cuenta que en una reunión con los educadores le preguntaron cuál era su objetivo en la vida. "Respondí que quería forjar en la herrería de mi alma la conciencia increada de mi raza y ver si podía reproducirla masivamente en plástico", relata. Fue en ese momento cuando se cruzaron varias miradas y le aconsejaron que consultara a un psiquiatra.

Eso sí, Allen ya consultaba a un especialista. Pero con escasos resultados. "Mis avances con los temas profundos han sido completamente inexistentes: sigo teniendo los mismos temores, conflictos y debilidades con los que cargaba a los diecisiete años"

Uno de los puntos más calientes de la autobiografía del director es en el que explica cómo comenzó su romance con quien fuera su hijastra y actual mujer, Soon-Yi. "Ahora dejadme que os explique en detalle como Soon-Yi y yo pasamos de ser dos personas que nunca se había caído especialmente bien a una pareja que ya lleva más de veinte años casada y que sigue amándose apasionadamente".

Y así será como termine su ciclo. De la misma manera en la que nació, desconcertado, bajo su irónico punto de vista y similar al final de su primer matrimonio. "Desde el momento en que acertó el número fertilizante ganador, se apartó de mi. […] Y, de una manera franca y sin ahorrarse nada", habla sobre Mia Farrow.

Precisamente este tóxico romance con su exmujer abarca gran parte del libro. Fue ella quien se separó de él en el mismo momento que se quedó embarazada, antes de adoptar un total de catorce hijos de los cuales dos se suicidaron y una murió de sida completamente sola. Finalmente, fue ella quien le acusaría de abusos sexuales.