contador web

"Autorretrato de otro". La obra de Tetsuya Ishida en el Museo Reina Sofía

Por JUAN JOSÉ IGLESIAS ABAD. 12/04/2019

Se exhibirá entre el 12 de abril y el 8 de septiembre en el Palacio de Velázquez del Parque del Retiro.

Madrid
exposiciones
arte
Museo Reina Sofía
Tetsuya
Ishida

Tetsuya Ishida, Kiro [Viaje de regreso], 2003. Acrílico y óleo sobre lienzo, 45,5 x 38 cm. Colección particular, fotografía: Takemi Art Photos, cortesía Kyuryudo Art Publishing Co., Ltd.

El artista japonés Tetsuya Ishida ( Yaizu, Shizuoka, 1973 - Tokio, 2005) analiza mediante su pintura la desolación de la sociedad japonesa. Una sociedad alterada de forma radical por el desarrollo tecnológico y por las sucesivas crisis económicas y políticas a escala planetaria. Centra su mirada en el rostro del sujeto contemporáneo e indaga en la desolación e incertidumbre de su actual situación. Retrata con precisión descriptiva el estado de ánimo de su generación, marcada por el estallido de la burbuja financiera e inmobiliaria y los despidos masivos que en 1991 sumieron a Japón en una profunda crisis.

Con un estilo personal que evoca constantemente la distopía, Tetsuyo Ishida ha forjado durante diez años un corpus de trabajo centrado en la incomunicación y la alienación del ser humano en un mundo dominado por fuerzas incontrolables. Utiliza la imaginería ya recurrente del escolar/oficinista que le sirve para promover una crítica tenaz de los sistemas educativos y laborales regidos por crueles imperativos de productividad y competitividad.

Recuerda al mítico relato de Kafka en sus estudios de la metamorfosis del cuerpo humano fusionándolo con ciertas especies de insectos, dispositivos tecnológicos o medios de transporte. La claustrofobia es una de sus señas de identidad. Utilizada con precisión pavorosa para atrapar físicamente figuras humanas en agujeros y construcciones o formando parte de cadenas de montaje, como en un re-make pictórico de "Tiempos Modernos".

La búsqueda de identidad es uno de los temas recurrentes del arte y la literatura contemporáneos. Ishida entronca esta búsqueda vital con la vuelta a la infancia y a un componente escatológico reprimido. Evoca la magia perdida de los parques de atracciones y la tristeza que invade terrenos baldíos, que sirven de telón de fondo para narrar una apatía social que ha sucumbido a la maquinaria financiera y al consumo como vicio y no como necesidad.

Su temprana muerte por un posible suicidio a la edad de 32 años, le otorga a su obra un sentido trágico muy cercano a la claustrofobia, la angustia y la transformación  que trataba en sus cuadros.




NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar