CULTURA | EN EL PAVOROSO INCENDIO QUE HA DESTRUIDO EL MUSEO NACIONAL DE HISTORIA NATURAL DE RÍO SE PERDIÓ EL CRÁNEO DE LUZIANA, UNA DE LAS "PRIMERAS" AMERICANAS

Luziana, uno de los patrimonios de la humanidad perdidos en el incendio del Museo de Río

Por GUSTAVO A. ORDOÑO MARÍN. 05/09/2018

El cráneo bautizado como Luziana, encontrado en Minas Gerais en 1975, suponía uno de los más valiosos patrimonios del museo que ardió en Río de Janeiro.

incendio
Luziana
Museo Nacional de Río
patrimonios de la humanidad
fósil

Fotograma del documental de la BBC News donde se recreó el rostro de Luzi

Hasta que en 2000 se encontraron los restos fósiles de la mujer de Naharon, una osamenta de 13.600 años de antigüedad, hallados en México, durante mucho tiempo el cráneo de "Luziana" fueron los restos humanos más antiguos encontrados en el continente americano. El nombre de Luziana fue puesto en homenaje al fósil homínido encontrado un año antes, en 1974 en Etiopía, 'Lucy', que con más 3 millones de años era el primer resto de un homínido tan antiguo encontrado en el mundo.

El cráneo bautizado como Luziana, joya del patrimonio prehistórico de América Latina, fue encontrado en una cueva del estado brasileño de Minas Gerais en 1975. El equipo de arqueólogos que tuvo el hallazgo fue una expedición conjunta franco-brasileña capitaneada por la arqueóloga Annette Laming-Emperaire.

Durante mucho tiempo fue objeto de polémica científica al no tener rasgos asiáticos, sino negroides (africanos). Eso suponía abrir una teoría nueva en las primeras migraciones a América que incluía la posibilidad del componente africano anterior al asiático que llegó por el Estrecho de Bering. Estuvo en laboratorios y almacenes más de 20 años y cuando se exhibió por primera vez, en 1999, Luzia atrajo una atención mediática más que nada por ser presentada por científicos brasileños como los restos humanos más antiguos nunca encontrados en el hemisferio Occidental.

El cráneo de "Luziana": una de las mayores pérdidas del incendio del Museo de Río

En ese determinante dato radicaba la importancia de un fósil ahora perdido para siempre. Era la única evidencia de una posible doble emigración de primitivos homo sapiens a América, unos con el componente asiático y otros, anteriores a esa gran migración euroasiática, con características africanas.

Esta teoría no cobró fuerza hasta los estudios recientes, en 2011, del bioantropólogo brasileño Walter Neves. Los detractores argumentan que el fósil de Luziana no tenía ni 12.000 años de antigüedad  y que precisamente se data en esa fecha la llegada "masiva" de euroasiáticos a la zona del Cono Sur americano. Pero Neves argumenta con la misma lógica que la población del tipo africano de Luziana pudo llegar unos 3.000 años antes (hacia los 15.000 años), llegando hasta el sur y luego mestizándose con la población nueva de tipo asiático.

Sea así o no, la desaparición definitiva de Luziana tras el devastador incendio en el Museo Nacional de Río, dificulta seguir con las investigaciones y supone una irreparable pérdida de patrimonio de la humanidad.




TAMBIÉN EN:

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar