| ALUMNOS DE LA TÉCNICA SUPERIOR DE INGENIERÍA DE LA EDIFICACIÓN (ETSIE) HAN PROYECTADO LA REHABILITACIÓN DE ESTAS EDIFICACIONES Y LES HAN INVENTADO NUEVOS USOS.

Un rayo de esperanza para el patrimonio histórico de Benicalap

Por PILAR HERREROS MARTI. 07/06/2018

Un barrio de origen árabe y cuatro emblemáticos edificios históricos centran la exposición 'Benicalap, Estudio y Puesta en valor de su patrimonio arquitectónico' .

La exposición se puede visitar en la la Biblioteca Municipal Carmelina Sánchez-Cutillas de Valencia.

La exposición se puede visitar en la la Biblioteca Municipal Carmelina Sánchez-Cutillas de Valencia.


Benicalap, cuya parte inicial del topónimo significa ‘hijo’ en árabe, remonta sus orígenes a una alquería andalusí. Siglos y siglos de historia que han ido moldeando y dejando su huella en esta zona de la huerta valenciana. De ese paso del tiempo nos habla una riqueza patrimonial que cuenta el pasado pero que también forma parte de su futuro. Nueve alumnos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Edificación (ETSIE) han proyectado la rehabilitación de cuatro de los edificios más emblemáticos de este barrio y les han inventado nuevos usos. Una escuela-museo de cerámica para la fábrica de Mayólicas de la Ceramo, una granja escuela para la alquería dels Moros, el nuevo museo fallero para el Casino del Americano o un hotel rural en la alquería de la Torre son algunas de estas interesantes propuestas. Sus trabajos pueden verse hasta el 8 de junio en la Biblioteca Municipal Carmelina Sánchez-Cutillas de Benicalap.



Más de 700 años de historia



El arqueólogo Victor Algarra, en su intervención en la inauguración de la exposición el pasado 22 de mayo, aseguró que "todavía queda esperanza para Benicalap y sus edificios históricos". Algarra argumentó que "la alquería dels Moros, la alquería de la Torre, el Casino del Americano y la Ceramo son piezas por sí mismas de un alto valor arquitectónico, pero ante todo son elementos que nos hablan de un territorio pasado que ha ido evolucionando, que ha ido sumando capas, que ha compartido con alguno de estos edificios más de 700 años. Es por ello que requieren un tratamiento integrado en su contexto.”



A la pregunta de cuáles son los valores de la alquería dels Moros, Víctor Algarra destacó que, además de contar con una larga evolución histórica desde finales del siglo XIII, esta alquería "es única al situarse a día de hoy integrada en su territorio de huerta donde se mantienen todavía el tramado de acequias, caminos y parcelas de cultivo tradicionales, además de mantenerse intacto su entorno inmediato junto a su huerto cerrado y las alquerías de Lluna y de la Torre".  Sobre esta última alquería, la profesora Carmen Cárcel afirmó "que la imagen actual que todos conocemos es el producto de la transformación llevada a cabo seguramente a finales del siglo XIX sobre dos antiguas explotaciones agrarias adosadas para revertirse en una alquería de recreo burguesa".



Sobre la Ceramo la historiadora Sara Soriano adelantó que se han llevado a cabo dos actuaciones sobre la fábrica encargadas por el Ayuntamiento, un inventario arqueológico y un exhaustivo estudio histórico del edificio, que servirán de orientación sobre las siguientes actuaciones a realizar en el inmueble y los posibles usos a los que podría destinarse la futura rehabilitación de la fábrica.



Por otro lado, la historiadora Ana Reig habló sobre la propiedad del Casino del Americano, nombre por el que se conoce a la Quinta de Nuestra Señora de las Mercedes, construido en 1869 por el maestro de obras Manuel Piñón para el matrimonio formado por Joaquín Megía y Mercedes González-Larrinaga. Este singular edificio se corresponde con un tipo de arquitectura propio de las villas indianas caracterizadas por ser una edificación de grandes dimensiones y estar rodeada de exóticos jardines que reflejan la riqueza de sus dueños.

El concejal de Gobierno Interior, Sergi Campillo, presente en la inauguración, aseguró la implicación del Ayuntamiento en la conservación de estos inmuebles protegidos que habían sido completamente olvidados por los gobiernos anteriores. Campillo recordó que el Govern de la Nau ya ha invertido medio millón de euros en la conservación de estos edificios.

Proyecto PROyCO

La exposición es producto del Convenio de Colaboración Universidad-Ciudad suscrito entre la Universidad Politécnica de Valencia, el Ayuntamiento de Valencia y los barrios de Valencia, estando desarrollado por profesores y alumnos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Edificación (ETSIE). Este Proyecto de Colaboración, desde que se puso en marcha hace más de cinco años, está trabajado sobre la arquitectura tradicional de los distintos barrios de la ciudad, Campanar, Benimaclet y, actualmente, Benicalap, Marchalenes y Torrefiel. En palabras de Carmen Cárcel, profesora responsable del Proyecto PROyCO, el objetivo principal es"potenciar la investigación universitaria y sus recursos humanos en pos del conocimiento, la concienciación y la salvaguarda de la riqueza del patrimonio arquitectónico tradicional, que son señas inequívocas de la identidad de la Huerta de Valencia y pertenecen al legado heredado de los actuales barrios que formaron parte de este paisaje histórico tan característico de nuestra Ciudad."



Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar