contador web

CIENCIA | LA ESCENA DEL OSO DEAMBULANDO SOBRE SUS HUESOS BUSCANDO DESESPERADAMENTE COMIDA Y MURIÉNDOSE DE HAMBRE HAN SIDO GRABADAS PARA QUE EL PROBLEMA NO PASE DESAPERCIBIDO POR LA SOCIEDAD

Un fotógrafo graba la muerte de un oso polar por inanición para National Geographic

El cambio climático está causando ya grandes estragos en el Planeta. Con el deshielo de los polos, sigue la cadena de catástrofes. Animales, como los osos polares, ya padecen las consecuencias.

  • Momento en el que el oso polar grabado por el naturalista Paul Nicklen muere de hambre sobre el suelo del Ártico / Fotografía tomada del video de Paul Nicklen para National Geographic
    Momento en el que el oso polar grabado por el naturalista Paul Nicklen muere de hambre sobre el suelo del Ártico / Fotografía tomada del video de Paul Nicklen para National Geographic
  • Oso Polar / Fotografía: Pixabay
    Oso Polar / Fotografía: Pixabay
  • imagen de las Islas Baffin en Canadá, lugar en donde se grabó la secuencia del oso moribundo por inanición / Fotografía de Ansgar Walk
    imagen de las Islas Baffin en Canadá, lugar en donde se grabó la secuencia del oso moribundo por inanición / Fotografía de Ansgar Walk
cambio
climático
Hambre
oso
Deshielo
Polar

Estamos avisados desde hace muchos años. En 2015, un informe de la WWF Internacional alertaba de que en las próximas décadas veremos cómo van desapareciendo especies de la Tierra como consecuencia de los devastadores efectos del cambio climático. En ese informe se alertaba ya de que al menos diez especies ya se están extinguiendo por esta causa. No son animales cualesquiera. Los naturalistas señalan que son especies emblemáticas que han convivido con el Hombre durante cientos de años, pero no son capaces de sobrevivir ante los efectos del cambio climático provocados por la mano del hombre. En la relación figuran el oso panda gigante, el orangután de Sumatra, el oso polar, el elefante africano, la ballena azul, la tortuga verde, los arrecifes de coral, los abejorros o la flor Edelweiss. El informe de la WWF también alertaba de que hay muchas otras especies que están desapareciendo por la misma causa.

Paul Nicklen, un fotógrafo, cineasta y biólogo marino canadiense, ha conseguido un documento para National Geographic que está dando la vuelta al mundo y que está sirviendo para denunciar, una vez más, las consecuencias irreversibles del cambio climático.

Este verano, Paul Nicklen y los cineastas del grupo de conservación Sea Legacy, filmaron en las Islas Baffin, en Canadá, un espectáculo desgarrador de la naturaleza. Ante sus pupilas, atónitos, observaban como un gigantesco oso polar estaba en los huesos, deambulando, buscando desesperadamente algo que comer. El animal estaba exhausto, tremendamente fatigado, echando espumarajos por la boca y en un estado agónico. El grupo del reputado fotógrafo naturalista no dudaron un instante. Era necesario captar el momento de la muerte del oso para denunciar al mundo las graves consecuencias que la mano del hombre está provocando sobre el planeta, con una consciencia plena de los estragos que está causando sin hacer nada, o casi nada, por evitarlo. El ejemplo trata además de ser pegadógico. Ahora son los osos polares, a continuación serán otros animales. Al final, también será el Hombre. Algunos científicos, como Stephen Hawking, ya señalan que la vida del Hombre en la Tierra no superará los 600 años.

Nicklen confiesa que después de haber visto en estado salvaje a más de 3000 osos al norte de Canadá no ha superado la desgarradora imagen, la más dura que ha visto en su vida según manifiesta el fotógrafo, de ver al oso demacrado y muerto de hambre. "Nos quedamos allí llorando, filmando con lágrimas rodando por nuestras mejillas", ha explicado el experto.

A la ya de por sí denigrante imagen del poderoso animal ártico arrastrándose sobre sus patas traseras sin apenas fuerzas para tirar de su enorme cuerpo, la imagen cobra todavía mas fuerza cuando el hambriento animal se asoma sobre un bidón buscando algún alimento que llevarse a la boca. El oso al encontrarse el oxidado bidón no pudo resistir la tentación de darse una última oportunidad. Metió su cabeza y con sus zarpas arañaba el fondo con la esperanza de encontrarse algún bocado que le diese energía para sobrevivir un día más. El bidón no estaba colocado allí por casualidad. Es de los pescadores Inuit, es decir, esquimales. Desde hace más de 1.000 años los Inuit, tradicionalmente, estas gentes pescaban sido personas que han usando sus manos, y han recogido pescados en vertederos, usando sus lanzas de pesca de tres puntas para pescar.

En el vertedero el oso apenas ha encontrado un hueso. Se lo lleva a la boca y trata de engullirlo sin fuerzas. El resultado es dantesco. Finalmente, tras horas deambulando, el oso se rinde y se desploma sobre el escaso hielo del Ártico. Tardó dos días más en morir.

Nicklen ha recibido críticas por haber grabado estas desgarradoras escenas, apelando a una falta de humanidad por parte del naturalista. El famoso fotógrafo y articulista ha explicado las razones por las que no ha echado una mano al oso moribundo. "Primero, uno no va caminando por ahí con una pistola tranquilizadora y con 400 libras de carne de foca. Segundo, lo único que habría conseguido es haber prolongado la miseria de ese oso. Y, tercero, alimentar a los osos polares salvajes es ilegal en Canadá", argumentó razonadamente.

Además, el fotógrafo ha querido llamar la atención de la sociedad con la grabación de las imágenes. "Cuando los científicos dicen que los osos se están extinguiendo, quiero que la gente se dé cuenta de lo que parece. Los osos morirán de hambre y así es como se ve un oso muerto de hambre", añadió.

La historia de este oso no es la historia de una desgracia de un animal. Nicklen propone con este artículo videográfico transmitir un mensaje acerca de cómo el clima cálido tiene consecuencias mortales. Para el naturalista, los osos polares han sufrido durante muchos años, de forma involuntaria, los efectos del cambio climático. Estos animales, al vivir en las regiones árticas, son los primeros que sienten el impacto del calentamiento global de la Tierra. Con la subida de las temperaturas ha llegado el aumento del nivel del mar, el deshielo y el cambio de las condiciones de salinidad del agua. Esos cambios también han afectado a la cadena alimentaria.

En condiciones normales, los osos grandes de media tonelada encuentran concentraciones de focas en el hielo marino. Durante los meses de verano, no es raro que los osos polares pasen meses sin comer mientras esperan que se solidifique el hielo del Ártico.

En 2002, un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza predijo que el cambio climático podría eventualmente llevar al peligro o la extinción del oso polar. Aquél informe descubrió también que los osos polares se movían del hielo a la tierra antes y permanecían en tierra por más tiempo, prolongando de manera no saludable la temporada de ayuno de los osos. Hacia el final del verano, la mayoría de los osos estudiados por el Fondo Mundial para la Naturaleza mostraban signos de inanición. Quince años más tarde, los terrenos de caza helados de los osos polares están en condiciones lamentables. El Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo, que rastrea anualmente la cobertura de hielo marino, ha observado regularmente mínimos históricos en la cobertura de hielo marino, una disminución que se espera empeore.

Un estudio recientemente publicado en la revista Biosciences analizó cómo la ciencia climática a menudo se desacredita falsamente. El estudio descubrió que los que niegan el clima pueden minimizar la amenaza del cambio climático al desacreditar la amenaza que enfrentan los osos polares.

Sin embargo, un estudio publicado el año pasado por la Unión Europea de Geociencias y este año por el Servicio Geológico de los Estados Unidos confirma que el derretimiento del hielo marino continúa siendo una amenaza existencial para los osos polares.

La cuestión es, ¿cuándo va a reaccionar el Hombre para evitar estas catástrofes? Lo que hoy sucede a los osos podría ser un aviso para el mañana del Hombre.




NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar