La nueva forma de ir al médico de forma segura

Las videoconsultas médicas son una forma segura y fiable de hacernos nuestros chequeos y revisiones en tiempos de Covid-19.

Las consultas han cambiado para siempre.
Las consultas han cambiado para siempre.

No es de extrañar esa afirmación que asegura que el coronavirus nos ha cambiado a muchos en muchos ámbitos de nuestra vida. Nuestra rutina, la forma con la que nos relacionamos, la perspectiva de la enfermedad e incluso la muerte… Ahora es diferente a causa de la pandemia que ha sesgado la vida de muchos y ha trastocado, para siempre, los planes de gran cantidad de personas. Incluso hemos cambiado nuestra forma de cuidarnos a través de las mascarillas, del gel hidroalcohólico y de nuevas formas de tener nuestras citas médicas y de asegurarnos que todo lo que no sea la pandemia del coronavirus está en orden.

Sin embargo, tenemos que tener claro que no todos los seguros ofrecen un servicio de calidad. La Seguridad Social muchas veces va lenta y se dilata en el tiempo, y hay servicios que no son todo lo efectivos que deberían. Por ello, el Seguro Médico Privado Adeslas te ofrece una atención de primer nivel gracias a la profesionalidad de sus trabajadores y a una cobertura médica y sanitaria que todo el mundo desearía. Entre sus servicios está el de las videoconsultas, para no correr riesgos a la hora de acudir a revisiones médicas y comprobar que está todo en orden.

¿Qué ventajas ofrece una videoconsulta médica?

El coronavirus no ha provocado que este nuevo tipo de consultas aparezca, pero sí que ha incrementado su uso a niveles exponenciales. Estas consultas online tienen muchas ventajas: por ejemplo, la flexibilidad de espacios y horarios porque podrás conectarte desde el lugar que elijas a un horario mucho menos rígido, adaptándolo a tu jornada. Además, evitarás desplazamientos innecesarios siempre y cuando no sea estrictamente necesario. De esta manera, estarás ahorrándote mucho tiempo que podrás invertir en otros quehaceres de la casa, de tu rutina, de tu tiempo libre…

Incluso no tendrás excusas ya para no acudir al médico por falta de tiempo. Es una manera rápida de poner tu salud al día y todos los informes que ello conlleva. La agilidad de las consultas online es una buena opción para atajar tus posibles problemas de salud y obtener un diagnóstico a la máxima brevedad posible. Además, este diagnóstico será seguro tanto a nivel de detección como de prevención: al no ir a hospitales o centro de salud, estarás ahorrándote riesgos. Por ende, deberás tener claro y fiarte que lo que te diga tu médico online es seguro. Por ende, ni te automediques ni te autodiagnostiques nada fuera de la consulta médica que mantengas a través del teléfono o una videollamada porque estarás poniendo en riesgo tu propia salud y la de los que te rodean. Todo será seguro y fiable, así que no dudes en comenzar a mantener estas consultas a través de Internet.

¿Qué caracteriza una videoconsulta?

Si piensas que tu privacidad puede correr riesgo con una de estas llamadas, quítate la idea de la cabeza. Una de las características de este tipo de llamadas es que la seguridad y la protección de datos son bandera de los profesionales sanitarios para garantizar una consulta privada, serie y segura. Además, la calidad de estas consultas siempe es la máxima posible, ya sea utilizando una línea de Wi-Fi, 3G o 4G e independientemente del dispositivo que utilicemos (ordenador de sobremesa, portátil, una tablet o incluso un teléfono móvil). Solo tendrás que tener presentes dos cosas: evitar zonas donde no haya cobertura y utilizar una red de conexión segura.

Además, tiene muchas herramientas: puedes compartir documentos, recetas, enlaces web, presentaciones… Para que el paciente entienda mejor aquello que el médico le está explicando más gráficamente lo que sucede con cada paciente.

Hasta la fecha, las videoconsultas médicas han obtenido una muy buena valoración por parte del público. Es un servicio de calidad que nos puede agilizar y facilitar la cura de cualquier enfermedad o anomalía, por pequeña que sea. Por ello, es una forma segura, sencilla y rápida de atajar un problema que, si se dilata en el tiempo, puede tener consecuencias muy negativas. ¿A qué esperas? Concierta ya una videoconsulta con tu médico.