contador web

CIENCIA | ESTUDIO

Buenas prácticas para prevenir la resistencia a los antibióticos

Por SONIA ALFONSO SÁNCHEZ. 20/09/2017

Lierni Txintxurreta ha elaborado un estudio sobre el uso que se hace de los antibióticos en las farmacias hospitalarias y los mecanismos por los que algunas bacterias resisten a los medicamentos.

resistencia
salud
estudio
UPV/EHU
antibióticos

Lierni Txintxurreta, autora de la tesis

En su estudio propone además, una batería de medidas para prevenir la resistencia, uno de los retos a los que se enfrenta el sector sanitario y que podrían suponer la pérdida de la eficacia futura de estos fármacos.

Su trabajo se titula "El uso racional de los antibióticos de amplio espectro: la seguridad del paciente y el problema de la resistencia". Destaca que la resistencia a los antibióticos se está convirtiendo en un grave problema de salud pública. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, cada año 480.000 personas en todo el mundo presentan alguna bacteria multirresistente, microorganismos capaces de sobrevivir a la acción de varios antibióticos.

Algunas de las prácticas humanas que están favoreciendo el desarrollo de la resistencia a los antibióticos son el abuso y la incorrecta utilización de los antibióticos por parte de profesionales y pacientes. A ello hay que sumar el elevado uso de estos medicamentos que hace el sector ganadero.

El problema de la resistencia a los antibióticos tiene un enorme impacto en el sistema sanitario y en la atención hospitalaria. Además de que el estado del paciente puede verse seriamente agravado, aumenta el periodo de hospitalización. El coste del tratamiento también se incrementa debido a la necesidad de recurrir a más pruebas diagnósticas y a antibióticos más específicos y caros. Y además, puede suponer el retorno de enfermedades que habían dejado de preocuparnos. " Algunas enfermedades que estaban camino de ser erradicadas están volviendo a resurgir y la incidencia de enfermedades como la tuberculosis o el paludismo está aumentando debido, entre otros factores, al problema de la resistencia", explica.

La consecuencia más grave puede ser que nos quedemos sin armas para combatir las infecciones. En esta situación, muchas prácticas clínicas, como la cirugía, el trasplante de órganos, los tratamientos contra la diabetes o la quimioterapia, " se podrían volver muy peligrosos a falta de antibióticos eficaces".

Buenas prácticas

Destaca que hacer frente al problema de la resistencia está en manos de todos, que no es sólo responsabilidad de los profesionales sanitarios. " Me gustaría subrayar que todos nosotros tenemos algo que hacer, cómo actuar. No miremos siempre hacia afuera, gota a gota se hace un océano", insiste.

En su trabajo recomienda una serie de buenas prácticas para los diferentes agentes del sistema sanitario, con el objetivo de prevenir el problema de la resistencia. En el caso de los pacientes, esas medidas consisten en tomar sólo antibióticos prescritos por un profesional de la salud y sólo cuando éste lo considere necesario; seguir las instrucciones de los profesionales; no usar los antibióticos que le han sobrado a otra persona; no abandonar el tratamiento antes de tiempo aunque hayan desaparecido los síntomas; no usar restos de antibióticos y prevenir las infecciones. En el caso de los profesionales, aconseja evitar las infecciones mediante una correcta higiene de las manos, el material sanitario y el lugar de trabajo; prescribir y dispensar antibióticos sólo en casos necesarios y compartir información con los grupos de trabajo ya existentes en esta materia.

Lierni aboga porque se informe a los pacientes no sólo sobre la correcta administración de los antibióticos sino también sobre el problema de la resistencia y sobre los riesgos que tiene usar mal los antibióticos.

TAMBIÉN EN:
NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar