Mascarillas de tela: errores de uso

Por JOEM. 07/04/2020

Una mascarilla de tela no tiene la misma efectividad que una fabricada bajo estándares técnicos pero puede ayudar a protegernos donde el distanciamiento social es difícil

Mascarilla casera

Mascarilla casera

Usar una mascarilla de tela puedo hacernos tomar conciencia sobre las actitudes y comportamientos a tomar en cuenta cuando, por causas mayores, tenemos que salir a la calle.

En varios países con alto índice de contagio, las autoridades recomendaron el uso de mascarillas de tela. En otros, su uso hizo obligatorio pero ¿estás usando correctamente la mascarilla? Te presentamos los errores más comunes al usar esta protección.

1) Asumir que son protección de grado médico. Las mascarillas de tela no garantizan la protección que ofrecen las quirúrgicas o los respiradores N95 de uso médico sino que sirven para desacelerar la propagación, según la CDC de los EEUU.

2) Dejar de lavarse las manos o evitar la distancia social. “Hay cosas comprobadas que todos podemos hacer: mantener la distancia, lavarse las manos, toser o estornudar con el codo y evitar tocarse la cara”, según el director de la OMS Tedros Adhanom.

3) Cubrirse solo la boca. Las vías respiratorias deben ser protegidas, así que se deben cubrir nariz y boca. No se le debe poner a niños menores de 2 años ni a personas con problemas respiratorios, según el CDC de los EEUU.

4) No lavar las mascarillas de tela tras su uso. No lavarlas tras el uso puede hacer que se conviertan en un foco de infección. Su lavado, sin embargo, no debe dañarlas ni hacerles perder su forma.

5) Tocarla y no lavarse las manos. Es imperativo evitar tocarla porque puede contener patógenos. Antes de ponerla y quitarla, hay que lavarse las manos. Cuando no se usan deben ser almacenadas y una bolsa de papel limpia y cerrada o en un recipiente transpirable, según el CDC de los EEUU.