Musicoterapia, una barrera ante los estragos del Alzheimer

Por A.M. 01/08/2019

La Organización Mundial de la Salud estima que en 2050 habrá 135 millones de personas en el mundo que padecerán algún tipo de demencia

  • La música mejora el estado emocional y estimula la participación de los pacientes                                         /Pexels, de Pixabay
    La música mejora el estado emocional y estimula la participación de los pacientes /Pexels, de Pixabay
  • La enfermedad de Alzheimer supone una alteración de funciones mentales como el pensamiento o la memoria                                            Sabinevanerp, de Pixabay
    La enfermedad de Alzheimer supone una alteración de funciones mentales como el pensamiento o la memoria Sabinevanerp, de Pixabay
música
OMS
Alzheimer
Demencia
Musicoterapia

Actualmente la demencia es una de las principales causas de discapacidad entre las personas mayores. Este síndrome provoca un deterioro de la memoria y una disminución de la capacidad para poder realizar actividades cotidianas. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a unos 50 millones de personas y adopta múltiples formas, siendo la más común la enfermedad de Alzheimer (EA), la cual supone entre un 60% y un 70% de los casos.

La EA es un trastorno neurodegenerativo que afecta a los procesos mentales necesarios para realizar cualquier tarea como, por ejemplo, la memoria, el lenguaje o la conducta. Aunque aún no existe una cura para este tipo de demencia, numerosos estudios avalan el uso de la música como recurso para controlar los trastornos de conducta asociados a esta enfermedad.

La memoria musical y las emociones son las últimas áreas en desaparecer de las zonas cerebrales. Además,  según han demostrado varios estudios científicos, la música se encuentra en áreas cerebrales distintas a las zonas donde se guardan los recuerdos, lo que permite que gran parte de los afectados conserven sus recuerdos musicales.

Además, algunos estudios han demostrado que la capacidad de los pacientes para cantar melodías relacionadas con sus experiencias, se mantiene hasta estadios finales de la enfermedad, debido a que las redes neuronales musicales que implican el canto son independientes de otros procesos cognitivos, como el lenguaje.

Por ello, los musicoterapeutas emplean las diferentes capacidades de la música para activar recuerdos significativos y favorecer la comunicación emocional entre los pacientes. Los efectos al escuchar las melodías son inmediatos: se despiertan, reaccionan llorando, riendo, incluso, cantando. Tales efectos solo se producen con canciones que ellos pueden reconocer, es decir, que pueden asociar a recuerdos vividos.

Asimismo, como explica el artículo académico Efecto de la musicoterapia como terapia no farmacológica en la enfermedad de Alzheimer,  existen “diferencias en el efecto terapéutico obtenido según el tipo de música, la duración y el número de sesiones”. Los enfermos avanzados son los que mejor responden a la musicoterapia, aunque entre los beneficios generales encontramos que la música ralentiza la pérdida de memoria, facilita el lenguaje, y mejora el estado de ánimo y bienestar de los pacientes.

Eso sí, no debemos olvidar que la musicoterapia es un proceso terapéutico y, como tal, debe ser realizado por un experto que la introduzca y controle sus efectos. Debemos tener en cuenta que con el uso de la música, los pacientes van a relacionar melodías con emociones o recuerdos para, posteriormente, poder expresarlos, ya sea cantando, riendo… Ayudarles a recordar sus sentimientos, pero desconocer cómo deben llegar a expresarlos podría resultar perjudicial para su salud.











Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar