Avances científicos en la eterna lucha contra el sida

Por JUAN JOSÉ IGLESIAS ABAD. 16/04/2019

Se ha desvelado la interacción entre el 'talón de Aquiles' del virus y los anticuerpos más eficaces para su tratamiento.

investigación
SIDA
CSIC
enfermedad
ciencia
Cura del sida
anticuerpos
inmunoterapia

Representación del virus VIH (izquierda) y los anticuerpos anti-MPER enganchados a la proteína Env (derecha).


Un estudio internacional participado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha detectado y cuantificado la interacción que actúa entre la región MPER de la espículas del VIH, apodada como el talón de Aquiles del virus del sida, y los anticuerpos anti-MPER, hasta la fecha, los más efectivos contra el virus. Los resultados de la investigación se han publicado en la revista Nature Communications y se espera que puedan ayudar en el desarrollo de futuras inmunoterapias para luchar contra la enfermedad.



Los anticuerpos anti-MPER bloquean la infección mediada por casi todas las cepas y variantes del virus del sida.

"En la base de las espículas externas del virus VIH existe una zona denominada MPER que es altamente sensible al ataque por anticuerpos. Nuestro trabajo demuestra que los anticuerpos dirigidos a esa zona, los anti-MPER, hacen Diana en el VIH bajo condiciones imprevistas y que podemos afinar su puntería si los modificamos mediante ingeniería", explicaba José Luis Nieva, investigador del Instituto Biofísica, centro mixto del CSIC y la Universidad del País Vasco.



El mayor problema a la hora de atacar al virus VIH es que muta con cada ciclo de replicación, con lo que no existe un sólo virus, sino multitud de variantes. La alta cobertura de los anticuerpos dirigidos a la zona MPER les permite detectar y desactivar la gran mayoría de las variantes circulantes, que causan contagios e infecciones a nivel global. La inmunización pasiva con este tipo de anticuerpos ha demostrado ser eficaz en la prevención de infecciones por VIH en animales y capaz de contenerla en humanos infectados, por eso ha sido considerada como una posible alternativa a la vacunación y a los tratamientos antirretrovirales al uso,  bastante agresivos para el cuerpo de los enfermos.



Nieva añade que "el diseño y la construcción de anticuerpos anti-MPER más potentes que puedan ajustarse a la superficie el virus es una idea novedosa dentro de este campo de investigación. Si se consigue, podríamos ser capaces de desarrollar herramientas terapéuticas más efectivas, no solo en el caso de la infección por VIH, sino también en los casos de infecciones causadas por otros patógenos".


TAMBIÉN EN:

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar