CIENCIA | ESTUDIO DEL GENOMA EN LA PENÍNSULA IBÉRICA.

Científicos del CSIC y de Harvard reconstruyen la historia genómica de la península ibérica

Por JUAN JOSÉ IGLESIAS ABAD. 15/03/2019

Un estudio internacional coliderado por el CSIC y la Universidad de Harvard , ha diseñado la reconstrucción de  un mapa genético de la Península que abarca los últimos 8000 años.

CSIC
ciencia
historia
genoma
Harvard
Península Ibérica
Science
Cromosomas
Neolítico

Iñigo Olalde et al. The genomic history of the Iberian Peninsula over the past 8000 years. Science. DOI:0.1126/science.aav1444


La investigación se ha publicado en la revista Science. Ha analizado los genomas de 271 habitantes de la Península de diferentes épocas históricas y los ha contrastado con datos previos recogidos en estudios previos de otros 1107 individuos antiguos y de 2862 modernos. Sus resultados muestran una invasión de descendientes de poblaciones esteparias que reemplazó a casi todos los hombres hace 4000 años. Estos resultados muestran una imagen inédita hasta el momento que señala una clara transformación de la población ibérica a lo largo de distintas etapas históricas y prehistóricas.



En la Edad del Bronce, entre 4000 y 4500 años atrás, la llegada de grupos descendientes de pastores de las estepas de Europa del Este, supuso el reemplazo de aproximadamente el 40% de la población local y de casi el 100% de los hombres.



"(...) De forma progresiva durante una etapa que pudo durar unos 400 años, los linajes del cromosoma Y presentes hasta entonces en la Iberia de finales del Neolítico fueron casi totalmente sustituidos por un linaje, R1b-M269, de adolescencia esteparia", explica Carles Lalueza-Fox, científico del CSIC perteneciente al Instituto de Biología Evolutiva. Según el propio Lalueza-Fox, una explicación posible sería que las mujeres ibéricas locales prefirieran a los recién llegado de Europa Central en un contexto de "fuerte estratificación social". Esto explicaría la ausencia de evidencias que justifiquen un desplazamiento violento.



La población vasca actual presenta una genética típica de la Iberia de la Edad del Hierro.

Como ejemplo de este fenómeno de reemplazo, el estudio documenta una sepultura encontrada en un yacimiento de la Edad del Bronce en la localidad de Castillejo de Bonete (Ciudad Real). De los dos individuos hallados en el enterramiento, el hombre presenta ascendencia de la estepa, mientras que la mujer es genéticamente similar a los ibéricos anteriores al Neolítico tardío.



Otra de las conclusiones interesantes del estudio es que la genética de los vascos actuales apenas ha cambiado desde la Edad del Hierro (hace 3000 años). A diferencia de otras regiones de la península, apenas presentan influencias de migraciones posteriores como los romanos, los griegos o los musulmanes. El euskera es la única lengua preindoeuropea que todavía se habla en Europa.



También concluye que la corriente genética que subió desde África hasta la Península es mucho más antigua de lo documentado hasta ahora. Se registra la presencia en la zona de Madrid, de un individuo procedente de África hace unos 4000 años. Tenía ancestralidad subsahariana. El análisis del mapa genético muestra profundas modificaciones en épocas más actuales. Hay gran impacto genético que expresa que en la época de la Edad Media, al menos un cuarto de la ancestralidad ibérica había sido reemplazada por nuevos flujos de población provinientes de las civilizaciones romana, griega, fenicia, visigoda y musulmana.

La investigación ha sido financiada por "La Caixa", FEDER-MINECO, el National Institute of Health, la Paul G. Allen Family Foundation y el Howard Hughes Medical Institute, entre otros.




Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar