INTERNACIONAL | DURANTE AÑOS SE HA OCULTADO Y A LOS PROFESORES, QUE ERAN DESPEDIDOS, SE LES DABA CARTAS DE RECOMENDACIÓN

Salen a la luz abusos sexuales en un colegio de élite de Estados Unidos

Por MARÍA MORENO FERNÁNDEZ. 14/04/2017

Choate Rosemary Hall, el colegio de élite de Connecticut cuyo más reconocido alumno fue el presidente John F. Kennedy, ha reconocido los incidentes entre los que hay una violación.

  • Choate Rosemary Hall.
    Choate Rosemary Hall.
  • Choate Rosemary Hall.
    Choate Rosemary Hall.
  • Choate Rosemary Hall desde el aire.
    Choate Rosemary Hall desde el aire.
  • Cheyenne Montgomery con su maestro Björn Runquist en un evento escolar en 1992.
    Cheyenne Montgomery con su maestro Björn Runquist en un evento escolar en 1992.
EEUU
abusos
sexuales
Colegio
Kennedy
Connecticut

Choate Rosemary Hall, el colegio de élite de Connecticut, publicó ayer que al menos 12 ex profesores habían cometido abusos sexuales y, al menos en un caso, violaron a estudiantes durante los años sesenta.

Las acusaciones, reveladas en un informe preparado por un investigador para el consejo de administración, incluyen casos de "besos íntimos" y "contacto íntimo". Los padres de una estudiante de Choate se quejaron a la escuela a principios de los años 80 después de que su hija cogiese un herpes de un profesor de inglés. Y, en otro caso, el informe describe la violación de un estudiante en un viaje escolar a Costa Rica.

Ninguna de las acciones de los profesores fue denunciada a la policía. En algunos casos, a los profesores se les permitió renunciar después de ser acusados con pruebas de mala conducta. Los administradores escribieron cartas de recomendaciones para los maestros que fueron despedidos.

Choate, en Wallingford, Connecticut, es una escuela de sangre azul cuyos ex alumnos incluyen el presidente John F. Kennedy y su hermano Joseph P. Kennedy Jr. Es la última de una serie de prestigiosas academias privadas que han registrado casos de abuso sexual por miembros de la facultad, incluyendo St. George's School, en Rhode Island, y Horace Mann y Poly Prep en la ciudad de Nueva York.

Choate es una escuela de sangre azul cuyos ex alumnos incluyen el presidente John F. Kennedy y su hermano Joseph P. Kennedy Jr.

"Son sistemas cerrados, especialmente aquellas escuelas privadas residenciales donde los niños están separados de sus padres", dijo Paul Mones, un abogado que representa a víctimas de abuso sexual. "No es como una escuela pública, con gente entrando y saliendo todo el tiempo. Hay muchas más oportunidades para que los maestros hagan esto".

Choate dijo que se había visto obligado a examinar esta fea historia en 2013, después de que dos ex alumnos alertaran a la escuela sobre la mala conducta sexual que habían experimentado como estudiantes, según el informe. En 2016, The Boston Globe publicó un artículo que describía los abusos en la escuela, y poco después, Choate anunció que había nombrado a un investigador del bufete Covington & Burling.

En una carta a los miembros de la comunidad escolar que acompañó el informe, Michael J. Carr, presidente del consejo de administración, y Alex D. Curtis, el director, se disculparon y agradecieron a las víctimas que se atrevieron a hablar. "Esperamos que a través de este informe, nuestra comunidad pueda abordar la cuestión de la conducta sexual de adultos de manera franca y directa", decía la carta. "A lo largo de este auto-examen, nuestra meta ha sido reunirnos como comunidad para proveer apoyo a aquellos que sufrieron abuso, para aprender del pasado".

El informe nombra a 12 ex miembros de la facultad acusados de abusar de los estudiantes, tanto hombres como mujeres. En algunos casos, los miembros del cuerpo docente tuvieron relaciones sexuales con los estudiantes durante meses, algunos de los cuales continuaron después de que los estudiantes abandonaran la escuela.

En el episodio de Costa Rica, un profesor de español llamado Jaime Rivera-Murillo habría violado a un estudiante de 17 años en una piscina después de haber bebido mucho con un grupo de estudiantes. Otro estudiante fue quien auxilió a la joven.

A la mañana siguiente, los estudiantes le dijeron a la administración de la escuela lo que había sucedido, y el decano de los estudiantes fue a Costa Rica a investigar. El señor Rivera Murillo fue llamado de vuelta a la escuela y despedido por “una causa justa”, pero continuó trabajando en otras escuelas de Connecticut, incluso como director de una escuela secundaria en el condado de Litchfield. Dimitió del cargo un mes después de que el investigador de Choate contactara con él.

Según el informe, Rivera-Murillo dijo que había estado bebiendo con los estudiantes, pero negó cualquier conducta sexual inapropiada.

De los 12 ex profesores identificados, cinco están muertos. De los siete restantes, ninguno ha respondido a las llamadas de los periodistas. El informe dice que no hay miembros actuales de la facultad que estén implicados en el abuso, y que los investigadores no habían recibido informes de episodios relacionados con los estudiantes actuales.

Durante años, la escuela mantuvo las acusaciones de mala conducta sexual de forma interna, según el informe. "Los asuntos de mala conducta sexual fueron manejados internamente y en silencio", dijo. "Incluso cuando un maestro fue expulsado o renunció en medio del curso escolar por haber tenido una mala conducta sexual con un estudiante, al resto de la facultad no se les dio mucha información y en ocasiones ninguna sobre la marcha del maestro y, cuando se les comunicó, se les recomendó no decir nada sobre la situación si se les preguntaba".

Cheyenne Montgomery se graduó de Choate en 1992, y como estudiante, dijo que sufrió abusos de parte de dos profesores. En una entrevista telefónica, Montgomery se describió como una estudiante inusual de Choate porque tenía muy poco dinero. Generalmente no se nombra a las víctimas de agresión sexual por su nombre, pero Montgomery quiso compartir su historia públicamente. Angus Mairs, un profesor de matemáticas, animó a los estudiantes a acudir a él para obtener ayuda extra, relató, y durante su segundo año, sugirió que lo visitara para estudiar. "Las conversaciones con él comenzaron a ser más personales", dijo. "Él empezó a compartir información sobre sí mismo y a conocerme más, sobre todo me preguntaba acerca de mi padre, y más o menos de esta forma, comencé a sentir como si fuésemos novio y novia. Y la relación se hizo física”. El Sr. Mairs dejó Choate al final del año escolar.

Cheyenne Montgomery con su maestro Björn Runquist en un evento escolar en 1992.

Durante el último año de Montgomery, dijo, fue maltratada nuevamente, esta vez por un maestro de francés, Björn Runquist, a quien le había contado sobre el abuso que sufrió a manos de Mairs. Poco después de graduarse, Choate se enteró de que entre los dos había una relación inapropiada, aunque el informe dice que los administradores no fueron conscientes de que la relación era sexual. El informe dijo que este fue el motivo por el que Runquist abandonó la escuela al final del curso académico. Luego "regresó a la Escuela Kent, donde había dado clases antes de unirse al cuerpo docente de Choate, y de donde se retiró en 2013”. Montgomery contó su experiencia en el artículo 2016 Boston Globe.

En un año tan cercano como 2010, un miembro de la facultad que llevaba mucho tiempo trabajando llamado Charles Timlin besó a una estudiante y le hizo comentarios sexuales inapropiados, según el informe. Edward Shanahan, el director en aquel momento, dijo que el Timlin había sido un "miembro de la facultad durante 25 años, gran maestro, gran entrenador, gran miembro de la facultad", y decidió que la conducta no justificaba su despido.

Shanahan dejó que Timlin se quedara en Choate con la condición de ver a un psiquiatra. También se le pidió que firmara una carta de renuncia, la cual podría ser usada si alguna otra acusación salía a la luz o si el episodio con el estudiante "se convertía en algo más público". En el otoño de ese año, el padre del estudiante se puso en contacto con él, por lo que después la escuela despidió a Timlin, aunque se le pagó todo el año académico.

Montgomery describió la publicación del informe como un paso importante, pero dijo que aún quedaba mucho trabajo por hacer. "Estas cosas estaban realmente incrustadas en la cultura del momento, y no sólo en Choate", dijo. "Se han hecho muchos progresos, pero no podemos sentir que hemos terminado” y añadió: "Estamos hablando del pasado porque tenemos que tratar con esto en el presente".

TAMBIÉN EN:
Galifresh da el salto a Latinoamérica

Por FERNANDO RODRÍGUEZ ESTÉVEZ

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar