martes, 4 de octubre de 2022

House of the Dragon: Primeras impresiones sin spoilers

House of the Dragon comparte la misma sangre que Game of Thrones


House of the Dragon: Primeras impresiones sin spoilers
  • whatsapp
  • linkedin

Cuando comencé con la serie, me sorprendió lo mucho que se sentía como volver a casa. Parece que este espectáculo  está trayendo a los fanáticos de regreso a Westeros, de regreso a este mundo en el que han pasado tanto tiempo durante la última década. Mucho de eso se debe a la elección de música de Ramin Djawadi, quien también compuso la música para la serie original, o las amplias tomas de lugares familiares como King's Landing. Escuchar nombres familiares como Targaryen y Lannister, Baratheon y Stark.

Al mismo tiempo, cuanto más miraba, más clara era una cosa: House of the Dragon no es una reedición de Game of Thrones. Ni siquiera es el mismo tipo de programa, en realidad, aunque tiene muchas cosas en común. Mientras que Game of Thrones era una historia de fantasía épica que presentaba a varias familias prominentes que entraban en conflicto, House of the Dragon es una saga familiar con elementos de fantasía. Hemos escuchado al elenco y al equipo decir en numerosas ocasiones que House of the Dragon es una historia más íntima que se centra en los Targaryen. Y ahora que lo he visto, puedo decir con convicción que esto no es solo hablar.

En el transcurso de la serie, conoceremos a varias generaciones de Targaryen. Nacimientos, matrimonios y muertes naturales son un enfoque mucho más importante en esta serie, porque esas son algunas de las cosas que cambian una familia. La primera temporada de House of the Dragon abarca décadas, y hay un gran salto en el tiempo en personajes como Rhaenyra y Alicent que son interpretados por diferentes actores. House of the Dragon hace algunas cosas muy interesantes con su largo lapso de tiempo.

De alguna manera, House of the Dragon se siente como una serie de antología. Cada episodio se destaca por sí solo de maneras interesantes que es posible que ni siquiera te des cuenta hasta que hayas profundizado en la temporada y mires hacia atrás.

House of the Dragon brinda a los espectadores un complicado pantano político para navegar junto con los personajes, contado en un formato un poco menos tradicional que el de Thrones, con un lenguaje que se acerca más a Shakespeare que al drama televisivo moderno. Esta es una era más antigua de Westeros, casi 200 años antes del programa original, y se siente así. Se refleja en todo, desde cómo hablan los personajes hasta la decoración del set.

El elenco es estelar, y las relaciones son complejas.

En cuanto a los actores, una vez más me sorprendieron gratamente. Game of Thrones contó con un elenco ridículamente memorable. ¿Cómo podría competir House of the Dragon?

Paddy Considine es magnético como el rey Viserys I Targaryen, el gobernante que solo quiere mantener felices a su familia y a todos sus aliados políticos. Matt Smith es tan brillante como siempre como Daemon Targaryen, logrando que el príncipe rebelde simpatice incluso cuando a menudo hace cosas horribles. Milly Alcock y Emily Carey me cautivaron particularmente como Rhaenyra y Alicent jóvenes, aportando  mucha  profundidad a esos personajes en sus años más jóvenes. El rango de su trabajo es más amplio de lo que esperaba, y ambos realmente lo sacan del parque. Fabien Frankel como Criston Cole es otro destacado. Honestamente, podría seguir adelante.

El programa hace un trabajo realmente encomiable al brindar a sus diversos personajes no solo grandes momentos para mostrar sus personalidades, sino también pequeños momentos agonizantes en los que estamos cerca de su punto de vista y vemos sus luchas personales incluso cuando quienes los rodean no lo hacen. Es fácil simpatizar con ellos y las cosas se complican  cuando se enfrentan a personas que no conocen todos los detalles que nosotros conocemos.

Otra cosa que creo que vale la pena mencionar es que Alicent y Rhaenyra no son los únicos personajes afectados por ese gran salto en el tiempo. Hay otros personajes refundidos, y aquellos que no lo están se hacen retoques en el maquillaje y el vestuario para que sepamos que ha pasado el tiempo. En general, la forma en que el espectáculo maneja el paso del tiempo es impresionante.

¿Qué sería de la Casa del Dragón sin dragones?

Los dragones son muy expresivos. Ver cómo los diferentes dragones vuelan de manera diferente, actúan de manera diferente... es simplemente divertido e inyecta una gran dosis de asombro en la serie.

El campo de batalla

House of the Dragon tiene muchos momentos llenos de acción. Pero se siente menos como si hubiera una escena de acción obligatoria en cada episodio y más como si el programa eligiera cuándo enfatizar esos elementos. Una vez más, es una quemadura más lenta. Pero cuando entra en acción, House of the Dragon lo hace bien.

El Veredicto sin spoilers de House of the Dragon

House of the Dragon está aquí, y es gloriosa. Es lo suficientemente diferente de Juego de tronos como para valerse por sí mismo, incluso dejando en claro que ambos son parte de la misma familia. Es una serie compleja, oscura y trágica con actuaciones de primer nivel, hermosos efectos y un enfoque audaz de la narración.

  • whatsapp
  • linkedin
Luis Gerardo Harris Oberto
Autor

Luis Gerardo Harris Oberto

Ingeniero Indrustrial, Escritor e Influencer del mundo del corazón y la farándula española

Te puede interesar