TECNOLOGÍA | 2020 SE SITÚA COMO EL AÑO CLAVE.

La exploración espacial coge carrerilla

Por HEFESTEC. 14/12/2017

La exploración espacial va a coger una velocidad interestelar con el anuncio de EEUU de querer tener una base en la luna, sumando así un fuerte empujón financiero a este campo.

Astronauta trabajando en la ISS

Astronauta trabajando en la ISS

Hace unos días Donald Trump sorprendía al mundo al hacer pública su intención de volver a llevar a la humanidad a la luna, pero esta vez con la idea de establecer bases permanentes en la luna con el fin de mejorar las investigaciones relacionadas con el espacio y usarlas también como ‘paradas’ intermedias entre la Tierra y futuras misiones en Marte.

Lo curioso de este anuncio es que se ha realizado en las mismas fechas en las que la empresa Blue Origin, del dueño de Amazon, probaba con éxito el lanzamiento de su cápsula espacial de transporte humana, con la que pretenden empezar a llevar turistas al espacio en 2019.

Blue Origin es una de las empresas rivales de Space X, la empresa de Elon Musk, y que parecía ser la más avanzada del sector privado hasta la fecha. El papel de Space X en la exploración espacial se está basando en la creación de una tecnología de reutilización de los cohetes que usemos para llegar al espacio con el propósito de reducir los costes de todas las misiones. Pese a unos inicios un poco ‘explosivos’ parece que Space X va bien y ya ha sido empleada por la NASA para enviar algún que otro contenedor a la Estación Espacial Internacional, aunque lo que realmente es interesante es que próximamente van a lanzar un cohete hasta Marte, con un Tesla Roadster, para seguir avanzando en su plan de llegar a Marte en 2020 y establecer una base en 2022.

Pero estas dos empresas no son las únicas que están trabajando en llevar la exploración espacial a niveles de las películas de ciencia ficción, también Boeing ha manifestado su intención de adelantar a Space X en sus planes de llegar a Marte, algo que obviamente puede lograr ya que lleva años trabajando en proyectos junto a la NASA.

Pero esta exploración espacial no parece que vaya a ser solo algo privado y también muchos gobiernos como China e India, a parte de Estados Unidos, ya han manifestado sus intenciones de crear bases en la Luna entorno al año 2020, año que parece que marcará un ante y un después en la exploración espacial y en muchos avances tecnológicos.

Pero, ¿por qué esta obsesión por el espacio?

A parte del afán de exploración y que sea algo a lo que parece que estamos destinados, la exploración espacial ofrece muchas potenciales ventajas que muchos quieren comenzar a explorar para mejorar el futuro del planeta.

El primer motivo por el que se quiere ir al espacio es por la vena curiosa del ser humano que quiere explorar e investigar lo que hay ahí fuera del planeta. El ser humano siempre ha querido saber más y es espacio es la ‘última gran frontera’ a la que se enfrenta y que supone un reto para conocer más sobre el universo, la vida, etc.

El segundo motivo que está detrás de todo este movimiento es un motivo económico. Seguro que has escuchado muchas veces que cada vez que hablan de un asteroide o de un planeta descubierto dicen que está compuesto por este u otro material, pues la principal motivación que existe es la explotación de estos materiales ante la saturación y agotamiento de los recursos terrestres.

De esta manera ya se está trabajando en tecnologías capaces de capturar asteroides o en equipos robóticos que sean capaces de trabajar en el espacio para poder realizar estas tareas de minería espacial. El cohete de ida y vuelta de Space X son también algo muy útil para usarlos como cohetes de carga al igual que usamos ahora camiones, barcos o trenes. Para que te hagas una idea de lo suculento que es el pastel, si una empresa es capaz de ‘conquistar’ un asteroide de tamaño medio y pongamos que este estuviera hecho de hierro, esta empresa tendría una fuente de este material que sería igual o superior a la cantidad de hierro que el hombre ha usado en toda su historia, lo que equivaldría a miles y miles de millones de euros. Sin contar con nuevos materiales que se pudieran conseguir.

Esta minería solo podría ser cosa de manos privadas ya que existe un tratado internacional por el que ningún gobierno puede apropiarse de ningún objeto extraterrestre. Y ya existen empresas como DSI que están trabajando en proyectos para ello.

El tercer motivo tiene que ver con el de la minería y es el de intentar dejar de asfixiar a la Tierra. La idea sería dejar de depender de sus recursos y comenzar a tener un mayor respeto por el medio ambiente natural del planeta. Además, las colonias ayudarían a problemas como la superpoblación que se prevé que nos afectará en poco tiempo.

Como puedes ver, pese a que no se hable demasiado sobre ello, hay por detrás un gran movimiento en torno a la exploración del espacio, un movimiento que se va a ver multiplicado en los próximos años con el anuncio de Donald Trump y con el ‘pique’ entre las distintas empresas del sector que buscan ser las primeras y llevarse el trozo grande del pastel.

TAMBIÉN EN: