contador web

TECNOLOGÍA | UBER

Travis Kalanick, el fundador de Uber, dimite como CEO

Por CARLOS CÁCERES FERNÁNDEZ. 21/06/2017

Los accionistas fuerzan a Kalanick a dar un paso al lado en la dirección de la compañía, que se había visto comprometida en varios escándalos últimamente.

dimisión
director
inversores
uber
Kalanick

Travis Kalanick, ex director ejecutivo de Uber.

Travis Kalanick ha dimitido como director ejecutivo de Uber, el servicio de transporte que ayudó a fundar en 2009 y que se ha convertido en una empresa gigante, después de que una revuelta de accionistas hiciera insostenible para él permanecer en la empresa. La salida de Kalanick estuvo muy presionada después de varias horas dramáticas en las que se involucraron a los inversores de Uber, según dos personas con conocimiento de lo ocurrido.

Ayer martes, cinco de los principales inversores de Uber exigieron que Kalanick renunciara inmediatamente. Los inversores incluyeron a uno de los mayores accionistas de Uber, la firma de capital de riesgo Benchmark, que tiene a uno de sus socios, Bill Gurley, en la directiva de Uber. Los inversores exigieron que Kalanick renunciara en una carta que le entregaron mientras estaba en Chicago.

En la carta, titulada "Moving Uber Forward", los inversores escribieron a Kalanick que debía irse inmediatamente y que la compañía necesitaba un cambio de liderazgo. Kalanick, de 40 años, consultó con al menos un miembro del consejo de Uber, y después de largas conversaciones con algunos inversores, accedió a dimitir, aunque permanecerá en el consejo de administración de Uber.

"Me encanta Uber más que nada en el mundo y en este momento difícil en mi vida personal he aceptado la petición de los inversores a dar un paso a un lado para que Uber pueda volver a lcrecer en vez de distraerse con otros asuntos”, dijo Kalanick en una declaración.

El consejo de Uber dijo en un comunicado que Kalanick había "siempre puesto a Uber en primer lugar" y que su renuncia como jefe ejecutivo le daría a la compañía "espacio para afrontar con garantías este nuevo capítulo en la historia de Uber."

El movimiento tapa meses de preguntas sobre el liderazgo de Uber, que se ha convertido en un excelente ejemplo de la cultura de start-up de Silicon Valley que ha ido mal. La compañía ha sido expuesta este año con casos de acoso sexual y discriminación. Los problemas de Kalanick comenzaron a principios de año después de que un ex ingeniero de Uber detallara lo que ella calificó como acoso sexual en la compañía. Fue el inicio de más quejas y propició que se efectuaran investigaciones internas. Además, Uber ha estado lidiando con un pleito de propiedad intelectual de Waymo, el negocio automovilístico que opera bajo la compañía matriz de Google, y una investigación federal sobre una herramienta de software que Uber usó para eludir alguna aplicación de la ley.

Uber ha estado tratando de superar su difícil historia, que ha crecido ligada a Kalanick. En los últimos meses, Uber despidió a más de 20 empleados después de una investigación, emprendió grandes cambios para profesionalizar su lugar de trabajo y está buscando nuevos ejecutivos, incluyendo un director de operaciones.

Kalanick dijo la semana pasada que se ausentaría por tiempo indefinido de Uber, en parte para trabajar en sí mismo y para recuperarse por la muerte de su madre. Dijo que la gestión cotidiana de Uber recaería en un comité de más de 10 ejecutivos.

Pero la carta de los accionistas ponía de manifiesto que su retirada no fue suficiente para algunos inversores que han inyectado millones de dólares a la compañía, la cual ha visto su valoración aumentar a casi 70.000 millones de dólares. Para ellos, Kalanick tenía que irse.

Los cinco accionistas que exigieron la renuncia de Kalanick incluyen algunas de las empresas de capital de riesgo más prestigiosas de la industria tecnológica, que invirtieron en Uber en una etapa temprana de la vida de la compañía, así como una firma de fondos mutuos. Aparte de Benchmark, son First Round Capital, Lowercase Capital, Menlo Ventures y Fidelity Investments, que en conjunto poseen más de un cuarto de las acciones de Uber. Debido a que algunos de los inversores tienen un tipo de acciones que les otorga un gran número de votos, se diría que tienen alrededor del 40 por ciento del poder de voto de Uber. Benchmark, Lowercase, First Round, Menlo Ventures y Fidelity no han respondido a las preguntas de los periodistas.

La renuncia de Kalanick abre la pregunta de quién puede tomar el control de Uber, especialmente desde que la compañía ha sido tan asociada a su imagen. Además, Kalanick probablemente seguirá estando presente allí, ya que todavía conserva el control de la mayoría de las acciones con derecho a voto de Uber.

Hacer públicos estos asuntos es relativamente inusual en Silicon Valley, donde los inversionistas a menudo elogian a los empresarios y su agresividad, especialmente si sus compañías están creciendo rápidamente. Sólo cuando esas empresas se encuentran en una situación precaria o están bajando, los accionistas se movilizan para proteger su inversión.

En el caso de Uber, una de las empresas privadas más valoradas del mundo, los inversores podrían perder miles de millones de dólares si la empresa fuese valorada a la baja.

Uber, que ha recaudado más de 14.000 millones de dólares de los inversores desde su fundación en 2009, tiene una amplia base de accionistas, aparte de los que firmaron la carta. Los inversores de Uber también incluyen TPG Capital, el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita, gigantes de fondos mutuos como BlackRock y clientes ricos de empresas como Morgan Stanley y Goldman Sachs.

En la carta, además de la renuncia inmediata de Kalanick, los cinco accionistas pidieron una mejor supervisión de la ejecutiva de la compañía, ocupando dos de los tres escaños vacíos del consejo con "directores verdaderamente independientes". También exigieron que Kalanick apoyara una junta directiva, dirigida por un nuevo jefe ejecutivo y que Uber inmediatamente contrate a un experimentado director financiero.

Kalanick está renunciando mientras Uber trabaja para mejorar sus relaciones con algunos de sus grupos. El martes, la compañía envió un email a sus conductores, que trabajan como contratistas, para hacerles saber que pronto se les permitiría aceptar propinas, algo que no habían podido hacer hasta el momento.

"Durante los próximos 180 días estamos comprometidos a mejorar la conducción de Uber y hacerlo mejor que nunca", dijo la compañía. "Sabemos que hay un largo camino por recorrer, pero no nos detendremos hasta que lleguemos allí".

TAMBIÉN EN:

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar