contador web

TECNOLOGÍA | INFORMÁTICA

Cómo saber qué antivirus es el mejor

Por COLUMNA CERO. 14/05/2019

¿Cómo se sabe si un software de protección verdaderamente merece la pena y supera a los demás?

tecnología
ordenadores
informatica
antivirus

Cómo saber qué antivirus es el mejor

En otros tiempos los ordenadores, a raíz de la penetración de Internet, solo eran utilizados para buscar información y, como máximo, comunicarse con otras personas en tiempo real. Pero la situación es muy distinta en la actualidad: a diario son empleados con multitud de fines, desde consumir contenidos online hasta realizar compras sin moverse de casa.

Sean cuales sean los usos que le des a tu PC o portátil, conviene que instales el mejor antivirus 2019 para que todo el sistema permanezca seguro al cien por cien y goces de una tranquilidad máxima. Pero, ¿cómo se sabe si un software de protección verdaderamente merece la pena y supera a los demás?

Eficacia repeliendo elementos maliciosos

La primera característica en la que todo usuario ha de fijarse es el índice de efectividad. El nivel de protección ha de alcanzar un mínimo del 98 por ciento. Afortunadamente, hoy en día la mayoría de antivirus que gozan de una gran popularidad rozan el cien por cien.

Sin embargo, la efectividad no solo hace referencia a este aspecto, sino también a otros que son considerados trascendentes. Por ejemplo, ¿sabías que determinados antivirus pueden llegar a dar falsos positivos? Por el contrario, otros no ofrecen nunca este tipo de resultados, siendo fundamental decantarse por éstos últimos.

A su vez, es esencial que el software sea capaz de repeler toda clase de ficheros dañinos, no solo virus. Malware, spyware y tantos otros elementos habilitados para causar estragos circulan por la red, así que contando con el mejor antivirus no sufrirás las consecuencias de ser infectado por esta clase de amenazas.

Los resultados no tardarían en hacerse evidentes: robo de contraseñas, dificultades para hacer un uso normal del ordenador, lentitud generalizada en las operaciones a llevar a cabo, etcétera. Todo ello es evitado por un buen antivirus en términos de eficacia.

La definición va más allá abarcando por supuesto las transacciones en línea. Productos desarrollados por compañías de la talla de McAfee y Kaspersky se encargan de mantener a salvo la identidad propia al navegar por la red, securizando los pagos online y optimizando la privacidad de la que gozas en Internet.

Base de firmas actualizada

El segundo aspecto guarda una relación directa con el primero que ha sido sacado a colación. Y es que la efectividad viene dada principalmente por la base de firmas con la que cuenta el antivirus en cuestión. La misma es utilizada para saber si un elemento detectado es realmente dañino o no.

¿Sabías que constantemente aparecen nuevos virus, troyanos y demás ficheros perjudiciales? Efectivamente, por lo que se convierte en una necesidad de vital importancia apostar por un antivirus cuya base de firmas se actualice de forma muy periódica, a ser posible automáticamente con tal de evitar los clásicos olvidos por parte de los usuarios.

Solo de esta manera estarás protegido ante las nuevas amenazas que van surgiendo. Incluso los virus de más reciente creación serán detectados en tiempo real por el software elegido, aplicando la cuarentena o la eliminación inmediata en función de los parámetros que tú mismo configures, así como del propio criterio del antivirus valorando la gravedad de los ficheros maliciosos.

Compatibilidad e instalaciones

Nuevamente estableciendo una comparación con tiempos anteriores, es palpable una considerable mejoría en el sector de los antivirus. Si bien es cierto que antaño cada versión era compatible con pocos sistemas operativos, a día de hoy es fácil dar con un software utilizable no solo en ordenadores de Microsoft y Apple, sino también en dispositivos móviles.

Pero, ¿de qué sirve tal altísimo nivel de compatibilidad si las instalaciones están muy limitadas? El mejor antivirus no es aquel que solo permite ser activado en uno o dos aparatos tecnológicos, sino el que amplía dicho límite. Algunos, de hecho, van más allá brindando la posibilidad de proceder a la instalación en tantos dispositivos como se desee.

Rendimiento

A principios de los 2000, mantener en segundo plano un antivirus suponía en la mayoría de casos una notable reducción del rendimiento que ofrecía el ordenador en cuestión. Ello no era de extrañar teniendo en cuenta que el hardware de la época resultaba bastante limitado para tales fines.

Afortunadamente en pleno 2019 los ordenadores son mucho más potentes. A pesar de ello, conviene que consultes el impacto que cada antivirus presenta a nivel de procesador y RAM, puesto que podrías quedarte corto con algunos de ellos.

Los mejores antivirus de este año son precisamente aquellos que, a pesar de mantenerse en ejecución, no reducen lo más mínimo el rendimiento del PC, portátil o dispositivo móvil. En efecto, en smartphones y tablets también permanecen repeliendo elementos maliciosos sin que Android o iOS se vean afectados negativamente.


Ni la memoria RAM ni el procesador sufren a consecuencia de los mejores antivirus, por lo que existe la posibilidad de ejecutar multitud de programas y aplicaciones al mismo tiempo junto al software de protección.

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar